Tag

Aborto Legal

Browsing

Tras el rechazo al aborto legal en el Senado, el Gobierno evalúa impulsar la despenalización de la mujer en la interrupción voluntaria del embarazo en el proyecto de reforma del Código Penal que enviará este mes al Congreso. De ese modo no habrá que esperar al próximo tratamiento con fecha incierta para avanzar en ese paso que en la Casa Rosada consideran menos controvertido, aunque la asistencia médica garantizada por parte del Estado quedaría limitada a los casos de violación y riesgo de vida de la mujer.

La despenalización, de todo modos, podría generar una nueva polémica y ya abrió un debate dentro del propio Gobierno. Según el proyecto de reforma de Código Penal que adelantó Clarín, por ahora la despenalización queda a criterio de cada juez. Lo que se evalúa ahora, a la luz del debate, es si no hay que ir un paso más allá y directamente sacar el castigo para las mujeres. Esto impulsa, por caso, el ministro de Justicia, Germán Garavano.

En la Casa Rosada corrieron los análisis sobre el impacto político del rechazo al proyecto de legalización, luego de que Mauricio Macri habilitara el debate y tomara mayor impulso con la media sanción en Diputados. Las especulaciones van desde el efecto neutro hasta cierto impacto negativo o la pérdida de capitalizaruna ley histórica. “No importa cuál sea el resultado, hoy ganará la democracia”, dijo en la mañana del miércoles el Presidente, tomando distancia con la decisión del Congreso luego de haber arrancado “en defensa de la vida” y más adelante expresar una opinión diferente en privado: “El tema central es el derecho de las mujeres a decidir”. El Presidente encadenó reuniones en Olivos durante toda la jornada y no siguió el debate, según contaron sus colaboradores.

La alternativa de avance acotado en el Código Penal será analizada en las próximas horas. “Sabemos que por un tiempo es la única chance que queda”, dijo a Clarín uno de los funcionarios a favor de la legalización y con la mirada en que la despenalización de la mujer reúne consenso, aun de los sectores que resistieron el proyecto.

Para la reforma del Código, la comisión de expertos deja en manos del juez la posibilidad de despenalizar a la mujer -para la que se prevén de 1 a 3 años de prisión por abortar-, pero el Ministerio de Justicia buscaría que directamente quede sin sanción en la redacción. De ese modo el aborto seguiría configurado como un delito, aunque no habría pena para la mujer (se mantendrá para médicos, cirujanos, farmacéuticos, como en el actual Código).

Eliminar el aborto del texto, la “opción de máxima” como calificó un integrante del Gabinete, quedó descartada: “Sería volver a generar una discusión muy fuerte. El consenso que vislumbramos en la sociedad e incluso en la Iglesia, aunque no lo expresen abiertamente, es que la mujer no sea penalizada. Es algo que todas las partes tolerarían”.

En esa reforma a su vez el Ejecutivo propondrá convertir en ley los pronunciamientos de la Corte Suprema en el fallo “F.A.L”, de 2012 y garantizar un protocolo de asistencia médica para los abortos producto de una violación o por riesgo de vida de la mujer. Un sector de los impulsores de la legalización exploraron llevar al recinto del Senado una iniciativa en esa línea, ante la perspectiva desfavorable en la previa.

 

 

 

Clarín

Los tres senadores por Chubut, Nancy González (FpV), Juan Mario Pais (FpV) y Alfredo Luenzo (Chubut Somos Todos) votaron a favor de la despenalización del aborto, que finalmente fue rechazada esta madrugada en la Cámara alta.

El senador Alfredo Luenzo manifestó en su discurso en el Senado que “la provincia del Chubut es pionera en la consagración de derechos sexuales y reproductivos tanto en el área legislativa como en la jurisprudencia, que marcó tendencia nacional en materia de Interrupción Legal del Embarazo (ILE)” y remarcó: “Nuestra provincia tiene una historia asociada a esta temática, un reconocimiento nacional en su abordaje y tratamiento, pero también una historia asociada al profundo respeto por los derechos. Y la salud es un derecho humano básico, sustentado por diversos principios y valores. El aborto es un problema de Salud Pública porque produce muertes y enfermedades, evitables en una población joven y sana. Es un problema de equidad de género porque sólo afecta a las mujeres, adultas y adolescentes”.

Agregó que “la mayor tasa de complicación la padecen las mujeres pobres que acceden a la práctica en lugares inseguros. La evidencia internacional es muy sólida respecto a que la despenalización del aborto reduce la mortalidad materna, las complicaciones graves y el número de abortos totales. El Derecho a la Salud es reconocido por tratados internacionales que nuestro país ha firmado, ratificado e ingresado a la legislación nacional con jerarquía constitucional. Los mismos son fundamentales a la hora de interpretar la prestación del servicio de Salud Pública. El Estado debe tener una postura inclusiva y de equidad ante esta realidad, y actuar en consecuencia, derribando las barreras económicas y sociales que hoy limitan el acceso a una práctica segura a la gran mayoría de las mujeres que soliciten una ILE”.

“La interrupción legal del embarazo va más allá de ser una cuestión médica e involucra muchos aspectos de la vida de la persona, tales como la intimidad, la autodeterminación y un complejo de derechos ya reconocidos en diversas normativas nacionales, tales como las Leyes Nº 25.673, de Salud Sexual y Procreación Responsable, y la Nº 26.529, de Derechos del Paciente en su relación con los Profesionales e Instituciones de Salud”, sumó entre otras definiciones.

Por su parte, la senadora Nancy González dijo que “tengo que agradecer a los que me agredieron, a los que me pidieron que mate a mis hijas y a mis nietos porque me fortalecieron. Soy católica pero cuando me votaron, me votaron que legisle para todos los ciudadanos argentinos”.

“Esta ola verde no la puede parar. No seamos conservadores, ¿qué estamos esperando? ¿Que venga otra generación a votar esto?Maternar es político, no puede quedar en un mandato biológico. Las mujeres deben elegir, no lo podemos imponer”, agregó la senadora del FpV.

Consideró en su discurso: “todos podemos hacer historia. Con este debate y esta votación podemos hacer una sociedad más igualitaria” y remarcó que “con este proyecto de ley estamos ampliando la democracia”.

En tanto, Juan Mario Pais  expresó: “Estoy a favor de esta ley. Entiendo que es necesaria, urgente y que -de ser sancionada- nos dará una sociedad un poco más justa, un poco más igualitaria, un poco más digna para las mujeres”, remarcó en su discurso en el recinto del Senado.

“Estoy seguro de que la sociedad avanzó y que, si no es hoy, esto pronto será ley. La sociedad se merece esta ley y que no actuemos con hipocresía. Este es un tema de derechos humanos y de salud pública”, fundamentó.

“A las mujeres muchas veces se las reivindica desde el discurso, pero se las sigue discriminando desde la sociedad, el derecho y el Estado”, añadió Pais.

La media sanción que la ley de despenalización del aborto obtuvo en Diputados finalmente fue rechazada en el Senado tras una sesión histórica y maratónica. La votación se concretó pasadas las 2:30 de la madrugada y culminó con 38 votos en contra, 31 a favor y dos abstenciones.

ADN Sur

El Senado rechazó la legalización del aborto por 38 votos en contra y 31 a favor y rápidamente, los medios del mundo se hicieron eco de la noticia, a tal punto que ocupó la primera plana de los principales sitios estadounidenses y europeos.

The New York Times (Estados Unidos) reflejó que “los defensores de la legalización del aborto en la patria del Papa Francisco fueron aplastados pero no adoptados tras perder la batalla final legislativa”.

CNN (Estados Unidos) también destaca la decisión “en la patria del Papa” y que el Senado “aplasta las esperanzas de los defensores de los derechos pro-aborto”.

En España, el portal ABC informó sobre los números de la votación (38 en contra y 31 a favor), destacó que “el debate se alargó 16 horas” y que, tras la negativa, el proyecto “no podrá ser presentado nuevamente para su tratamiento parlamentario hasta el año próximo”.

En tanto, El País (España) asegura: “La Argentina del siglo XXI e integrada al mundo que pregona Mauricio Macri seguirá con una deuda histórica con las mujeres: el aborto legal. La ley vigente data de 1921 y sólo permite el aborto en caso de violación o riesgo de vida para la madre, dos supuestos que suponían un avance hace 97 años pero que hoy no responden a las nuevas demandas sociales”, desarrolla el artículo.

El Sol

En la Argentina el aborto seguirá siendo ilegal. El Senado rechazó hoy el proyecto que el 14 de junio había aprobado la Cámara de Diputados, que permitía la interrupción del aborto sin causales hasta la semana 14 de embarazo. La votación se produjo tras casi 17 horas de una sesión en la que se escucharon encendidos discursos a favor y en contra.

Afuera, la plaza del Congreso y decenas de cuadras alrededor permanecieron repletas de manifestantes con pañuelos verdes y celestes, a quienes no amedrentaron la lluvia, el viento y el frío.

La sesión cautivó la atención de todo el país y generó expectativas en el mundo: por primera vez en el Congreso argentino se debatía un proyecto de legalización del aborto, práctica que está penada bajo cualquier circunstancia desde 1886 y con sólo dos excepciones desde 1921: cuando está en riesgo la salud de la mujer gestante o cuando el embarazo es fruto de una violación.

El proyecto llegó a los recintos del Congreso después de que el presidente Mauricio Macri impulsó formalmente el debate y al cabo de siete intentos consecutivos de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, un colectivo de organizaciones de mujeres fundado en 2004 que anunció que seguirá insistiendo todos los años hasta que sea ley.

Como manda la Constitución, habiendo sido rechazada se cayó la media sanción de Diputados y el proyecto de legalización del aborto no podrá volver a ser debatido en ninguna cámara hasta el 1º de marzo próximo.

Pero, en los hechos, la próxima discusión se postergaría hasta 2020, porque el año que viene la composición de ambas cámaras seguirá siendo la misma y no tendría sentido insistir con las mismas voluntades parlamentarias.

En Diputados el proyecto había sido aprobado por 129 votos a favor, 125 en contra y 1 abstención (de la justicialista cordobesa Alejandra Vigo). Hoy, en el Senado, la iniciativa fue rechazada por 38 votos negativos, 31 afirmativos y dos abstenciones, de la neuquina Lucila Crexell (MPN) y el santafesino Omar Perott (PJ).

Todos los senadores estuvieron presentes, salvo la saluiseña María Eugenia Catalfamo, que anunció su posición a favor pero pidió licencia por cursar el octavo mes de un embarazo con complicaciones.

La ventaja de los senadores celestes se había pronunciado en la última semana, cuando la mayoría de los indefinidos que quedaban se había volcado al No. Los verdes ensayaron un manotazo de ahogado en la víspera de la sesión, al intentar convencer a senadores del Sí o del No a ir por un proyecto de despenalización para que no caiga la ley. Pero no tuvieron éxito: ya era tarde.

Argumentos y arengas

En el recinto hablaron 63 de los 72 senadores. De los 9 que no hablaron, siete votaron en contra José Alperovich (PJ-Tucumán), Carlos Menem (PJ-La Rioja), Carlos Reutemann (Santa Fe Federal), Juan Carlos Marino (UCR-La Pampa), Blanca Porcel (Frente Cívico-Santiago del Estero), Carlos Espínola (PJ-Corrientes) y Julio Martínez (UCR-La Rioja). Los restantes son Eduardo Costa (UCR-Santa Cruz), que votó a favor, y María Eugenia Catalfamo (PJ-San Luis), de licencia por embarazo.

Algunos discursos se destacaron por vehemencia y frases polémicas. Por ejemplo, Esteban Bullrich (PRO-Capital Federal), que comparó a las mujeres que abortan con monos. “Las convenciones nos diferencian a los seres humanos del resto de los mamíferos placentarios. Nos llevaron, a pesar de compartir un 99% de nuestro ADN con los chimpancés, a no resolver las disputas como los chimpancés. No nos matamos ni nos canibalizamos”, dijo.

Horas después, Rodolfo Urtubey (PJ-Salta) ensayó una poco feliz distinción entre tipos de violación: “En algunos casos la violación no tiene un componente de violencia sobre la mujer, como en los casos de abuso intrafamiliar donde no hay violencia”, dijo. Fue tan criticado en medios y redes que minutos después debió pedir la palabra en el recinto para aclarar sus dichos: “Debí haber dicho violaciones sin forzamiento físico. Me refería a casos de dominación, donde hay violencia estructural”, sostuvo e indicó que estaba justamente promoviendo una ampliación de las causales de aborto no punible.

“¿Por qué no legislar para la mujer y para el niño por nacer, para que todos los argentinos en este país tengan su vida protegida?”, se preguntó la senadora Silvia Elías de Pérez, la principal figura de los antiabortistas.

“Quiero desagraviar al pueblo católico, al pueblo evangélico y a otros credos, que han sido criticados, vapuleados y atacados simplemente por mostrar su religiosidad, en un país en que la libertad de culto está consagrada en su Constitución”, afirmó la radical tucumana.

Luis Petcoff Naidenoff después dijo que como católico diferenciaba “la creencia del rol del Estado”, porque se formó “en un partido que tiene visión laica”. “La creencia mayoritaria no puede imponerse a toda la sociedad”, dijo el radical formoseño.

Una hora antes, Cristina Kirchner indicó que no fue su hija, Florencia, militante feminista, quien le hizo cambiar de opinión sino que “las miles de chicas que salieron a la calle”. “Estamos rechazando un proyecto sin proponer nada alternativo. Y la situación va a seguir siendo la misma”, dijo la expresidenta en alusión a las muertes por abortos clandestinos.

Después de Cristina, Miguel Pichetto formuló un discurso de corte anticlerical en el que rescató decisión de Macri de haber permitido el debate, pero lo cuestionó por no ir a fondo “para que esta ley saliera”. “Este tema se nos pasó, debemos hacer una autocrítica. Tal vez les tuvimos miedo a estructuras dominantes y viejas, que aparecen siempre en la Argentina en posiciones retrógradas, como la Iglesia Católica y algunos credos evangélicos”, dijo el jefe del bloque del PJ.

El rionegrino vaticinó que “más temprano que tarde, en un día seguramente más luminoso que este gris y triste de lluvia” de ayer en Buenos Aires “las mujeres van a tener la respuesta normativa que necesitan”. Y se dirigió a los antiabortistas: “Vencerán pero no convencerán”.

 

 

 

Los Andes

La senadora peronista de Chubut se mostró esperanzada en poder revertir la tendencia en contra y afirmó que “no aprobar el aborto legal es no escucha a la calle”. 
A pesar de que en su propia provincia casi el 80% está en contra del aborto legal, según encuestas viralizadas los últimos días.
“Espero que esto sea ley, que podamos brindar un derecho más a las mujeres, espero que podamos tener una ley por abortos clandestinos. Espero que en el debate, los senadores que están en contra puedan escuchar, espero que escuchen a la calle, van a haber casi dos millones de persona”, dijo.
Y agregó: “Nosotros por ahí somos de otra generación, por ahí hay senadores que no entienden estos cambios, que llamen a ultimo momento a sus hijos e hijas y opinen lo que piensan ellos. Mañana el hijo o nuera de una senadora puede pasar por esto y ojalá no sea penalizada por esto”.

Hoy el proyecto de ley sobre la legalización del aborto será votado en el Senado de la Nación y el país está pendiente: la zona del Congreso está vallada por las muchas manifestaciones que se esperan a lo largo de todo el día y las redes sociales están monotemáticas. Con alusión tanto a favor como en contra, Facebook, Twitter e Instagram estallan en mensajes alusivos.

La tensión y la espera se siente también en los diarios internacionales. Ayer, en la contratapa de The New York Times, la ONG Amnistía Internacional publicó un aviso verde a página completa en el que pedía a los senadores su apoyo y decía: “El mundo los está mirando”. Hoy, los sitios de los diarios más importantes también hablan de lo que está por ocurrir en la Argentina.

La Nación

El presidente Mauricio Macri compartió un mensaje en Facebook a menos de una hora del comienzo estipulado de la sesión sobre la legalización del aborto en el Senado, a la que calificó de “trascendental”.

En el texto, de cuatro párrafos y titulado “No importa cuál sea el resultado, hoy ganará la democracia”, el Presidente reconoce que en el debate por la legalización del aborto se hizo evidente que “las divisiones en las creencias sobre un tema a veces pueden ser irreconciliables” y que, al mismo tiempo, “nos plantea como sociedad un escenario pacífico para promover y realizar cambios”.

 

 

 

La Nación

El Senado tratará hoy el proyecto de legalización del aborto en el marco de una sesión especial que se anticipa histórica y con fuerte expectativa en torno a la votación. Luego de tres semanas de debate en las comisiones de Salud, de Justicia y de Asuntos Constitucionales por las que pasaron más de cien expositores a favor y en contra de la legalización, el Senado tratará a partir de las 9.30 el proyecto que fue aprobado por la Cámara de Diputados el 14 de junio pasado.

Entre los senadores hubo un acuerdo respecto al tiempo para hablar en el recinto: los presidentes de las tres comisiones que intervinieron tendrán 15 minutos, los jefes de bloque 30 y el resto de los oradores 10 minutos cada uno.

Los legisladores a favor con el justicialista Miguel Pichetto a la cabeza acordaron con la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal una serie de cambios al proyecto aprobado por Diputados, a los efectos de sumar voluntades.

El proyecto 

La iniciativa aprobada por la Cámara de Diputados establece que la interrupción voluntaria del embarazo a simple solicitud podrá realizarse en hospitales públicos y clínicas privadas de manera gratuita hasta la semana 14 de gestación. Se establece además un plazo de cinco días desde el momento de la solicitud para que el profesional de la salud o la institución médica lleve adelante el aborto y se impone una pena de entre tres meses y un año de prisión y el doble de inhabilitación para el médico que obstaculice o dilate injustificadamente la práctica.

El proyecto fija la creación de un registro estadístico para llevar un control sobre la cantidad de abortos que se realizan por año, también la creación de un registro para médicos que se declaren objetores de conciencia frente a esta práctica pero prohíbe la objeción institucional. Sólo se autoriza la interrupción del embarazo después de la semana 14 cuando existan causales graves como el embarazo producto de una violación, la inviabilidad de vida extrauterina para el feto y el riesgo de salud de la mujer.
Si el proyecto fuera aprobado en general se pasará a la votación artículo por artículo, donde se discutirán los cambios acordados.

Amnistía

En tanto, la organización Amnistía Internacional publicó ayer un aviso de una página en la contratapa del diario estadounidense The New York Times donde reclamó la aprobación del proyecto de ley de despenalización del aborto en la Argentina.

“Queremos enviar un mensaje a los senadores de Argentina: el mundo los está mirando”, señaló el aviso de color verde en la contratapa matutino estadounidense, con imágenes de los pañuelos utilizados por el sector que impulsa la aprobación de la ley.

“(La organización) está observando para ver si votarán en favor de las mujeres y para poner fin al grave sufrimiento causado por la criminalización del aborto”, señaló Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas. “Los millones de mujeres que tan apasionadamente luchan por sus derechos deben saber que gente de todo el mundo se solidariza con ellas. Es hora de que los senadores demuestren que no les darán la espalda”, indicó Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

En su sitio web oficial, la organización sostuvo que “el acceso a un aborto sin riesgos es un derecho humano”. “Pero en Argentina el acceso al aborto sigue siendo ilegal y está limitado sólo a los casos en los que hay riesgo para la vida o la salud de la persona embarazada o cuando el embarazo es consecuencia de una violación”, manifestó.

Seguridad

Tras una serie de reuniones entre funcionarios del Gobierno de la Ciudad, la Defensoría del Pueblo y representantes de los organismos a favor y en contra del proyecto sobre aborto legal finalmente se diseñó un amplio operativo de seguridad. “Se acordaron las zonas que tendrán ambas partes teniendo en cuenta un reparto equitativo, además de la ubicación de los espacios para la prensa, las pantallas de proyección y los puestos de Defensa Civil y del SAME. También las zonas donde cada uno de los grupos tendrá para acceder al entorno del Congreso y en donde colocarán sus escenarios y carpas temáticas”, se informó oficialmente.

En tanto, la Defensoría del Pueblo porteña observará el desarrollo de las movilizaciones convocadas frente al Senado, en cumplimiento de la misión que la ONU le encomendó como mediadora de conflictos en la vía pública. El organismo dispondrá de un operativo que estará integrado por un equipo de observadores que recorrerá la zona, su objetivo será verificar el dispositivo de seguridad desplegado por el Gobierno porteño y supervisar el desarrollo de las marchas sobre la base de las Directrices para la Observación de Manifestaciones y Protestas Sociales elaboradas por la Oficina Regional para América del Sur del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en conjunto con las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos y Defensorías del Pueblo de la región, se informó.

 

 

La Arena