fbpx
Tag

Aborto

Browsing

El Superior Tribunal de Justicia absolvió a la Doctora Estrella Perramón. El máximo órgano judicial revocó una sentencia condenatoria contra la profesional por el caso ocurrido en el 2015 en El Maitén.

El Superior Tribunal de Justicia revocó la sentencia de la Cámara de Apelaciones de Esquel y absolvió a la Dra. María Estrella Perramón, en la causa relacionada con la muerte de una joven de 17 años a la que la médica le practicó un aborto, en la localidad de El Maitén, en diciembre de 2015.

El recurso de la querella quedó desierto porque no se presentó a la audiencia de impugnación.

En primera instancia, el juez Colabelli absolvió a la imputada Perramón por el delito de aborto consentido seguido de muerte, pero condenó a la nombrada a un mes de prisión en suspenso y a un año de inhabilitación especial para el ejercicio de la medicina, circunscribiendo el hecho al delito de lesiones culposas, en perjuicio de Keila Jaqueline Jones.

Los ministros Alejandro Panizzi, Mario Vivas y Miguel Donnet coincidieron con la defensa en que, al comienzo, Perramón fue acusada por aborto voluntario seguido de muerte y –alternativamente– por homicidio culposo. Esa variación impidió, la refutación y eventualmente, el ofrecimiento de nuevas pruebas tendientes a cumplir su propósito.

Los ministros afirmaron que se transgredió el principio de congruencia, que implica la correspondencia entre el hecho imputado en la acusación y el descripto en la sentencia.

Afirmaron que “esa identidad descriptiva del hecho (en uno y otro acto procesal) ha faltado en el caso que juzgamos”.

El hecho por el que se acusó a María Estrella Perramón consistió en que ésta provocó las lesiones que ulteriormente devinieron en la muerte de Keila Jaqueline Jones como consecuencia directa del aborto voluntario.

Sin embargo, la condena se basó en la figura del homicidio imprudente simple tipificado por el artículo 84, primer párrafo del Código Penal, aunque finalmente, como quedó escrito, se la condenó por lesiones culposas.

Es decir, se la condenó por un delito culposo cuando se la había acusado, como se dijo, por uno complejo (doloso en principio y culposo en su resultado) que incluía inescindiblemente una práctica abortiva voluntaria de parte de la autora y de la víctima.

 

Diario Jornada

Marta Paniagua, abogada de la nena, acusó a las autoridades sanitarias de Jujuy de dilatar la interrupción.

Una nena de 12 años fue internada en el hospital Guillermo Paterson, de la ciudad de San Pedro, en Jujuy, con un fuerte dolor estomacal y los médicos que la asistieron constataron que se trataba de un embarazo.

Su familia denunció ante la Justicia que la nena había sufrido una violación por parte de un vecino de 65 años y exigieron a las autoridades la interrupción legal. Sin embargo, los profesionales se negaron a realizar el aborto, pese a que en nuestro país, desde 1921, es legal en casos de violación y de peligro para la vida para la gestante, tal como lo establece el Código Penal.

Marta Paniagua, abogada de la nena, acusó a las autoridades sanitarias de Jujuy de dilatar la interrupción. “Eso es cometer una tortura contra una niña. Es ir contra su derecho, y revictimizarla”, expresó en diálogo con Página 12. “Ese mismo día, la madre y la niña hicieron el pedido y dieron su consentimiento para la interrupción del embarazo, que es de 23 semanas y cinco días, según nos informó el director del hospital (el doctor Marcelo Villa)”, explicó.

Marcelo Briones un profesional del hospital, salió a hablar con la prensa para proponer que el embarazo siga su curso entre seis y ocho semanas “para que el bebé tenga mejor calidad de vida”.

Señaló que los médicos consideran que “no es una interrupción legal del embarazo, sino es un parto prematuro”, lo que podría conllevar secuelas graves para el bebé. “No estamos pidiendo que se lleven al bebé a la casa, lo que queremos es que el bebé nazca vivo y tenga una buena calidad de vida”, concluyó.

Telefe Noticias

El domingo se conoció la terrible noticia que sacudió a la ciudad de La Plata. La policía detuvo a la pareja luego de que se encontrara el feto calcinado. Sucedió en la localidad de Lisandro Olmos.

En un primer momento trascendió que se trataba de una criatura de dos meses, sin embargo, las pericias descartaron esta hipótesis y la pareja fue acusada de realizar un aborto clandestino, prender fuego al feto y descartarlo en un basural.

Los efectivos policiales encontraron el pequeño cuerpo calcinado, luego de ser alertados por los vecinos.

El chico de 18 años dijo que la joven de 16 años había quedado embazada y que, entre navidad y año nuevo, decidieron interrumpir el embarazo -que llevaba 5 meses- con una pastilla.

El hallazgo se produjo descampado de 199 entre 40 y 41 y en un primer momento trascendió que se trataba de una criatura de dos meses.

Sin embargo, en medio de la detención, el joven acusado le contó a los efectivos policiales la relación que mantenía con su prima desde hacía un año.

Ahora, según indicaron fuentes judiciales a los colegas de 0221.com.ar, se intenta determinar por medio de una autopsia cómo fue el aborto y en en qué condiciones se produjo.

Telefe Noticias

Un grupo de militantes “Provida” entiende que el show de la artista adorada por los adolescentes “es una apología al delito”, por su posición de la artista a favor del aborto legal. La actriz cobrará más de un millón de pesos.

La cantante Lali Espósito actuará en una nueva edición de la Fiesta de la Confluencia que se realizará en Neuquén Capital del 10 al 12 de febrero. Sin embargo, un sector de la comunidad, integrado por militantes “Provida” le piden al intendente que revise la contratación de la famosa por su manifestación a favor del aborto legal. La talentosa ídola adolescente cobrará más de un millón de pesos, lo que también generó polémica en la comunidad neuquina.

La noticia hizo delirar a sus fans, pero desde un sector repudiaron su presencia. Se trata de un grupo de militantes “Provida”, que le reclaman al intendente Horacio “Pechi” Quiroga “que revise esta medida, porque estaría incurriendo en una promoción indirecta de la legalización del aborto”.

Por medio del sitio de peticiones online Change.org, difundieron una campaña llamada “No queremos a Lali Espósito en la Fiesta de la Confluencia” que hastaahora ya sumó más de mil adherentes.

“Ante la información difundida por los medios locales, que habla sobre la posible participación de la artista Lali Espósito en la Fiesta de la Confluencia, queremos expresar nuestro repudio hacia esta potencial contratación por parte del municipio de la ciudad.

La artista es activista y vocera de una campaña que pretende la legalización del aborto y así apoya un proyecto de ley que contempla el homicidio del ser humano en su vida intrauterina. Esto fue rechazado masivamente por el ciudadano neuquino, demostrado en las numerosas y multitudinarias marchas, y por los representes del pueblo en el Senado de la Nación”, resume la petición de Change.org contra la presentación de Lali en la fiesta patagónica.

Más abajo, el texto agrega: “Entendemos que no constituye una forma de censura. La cantante puede seguir expresándose a través de los medios de comunicación hegemónicos por los que habitualmente lo hace. Y puede trabajar libremente en actividades en las que no estén afectados nuestros impuestos, con los cuales preferimos promocionar los destacados artistas regionales”.

Por el momento se desconoce cuál será la decisión del intendente municipal pero cualquiera de las dos definiciones al respecto traerá polémica, según resume Minuto Neuquén.

El mismo diario confirmó que el pasado 6 de diciembre se rubricó un contrato entre la Municipalidad de Neuquén y la firma Hook producciones SRL, que representa a Lali Espósito, quien cobrará 1.100.000 pesos por su actuación en la celebración patagónica, lo que también generó polémica debido a que la artista y talentosa ídola adolescente será la actuación más cara de los festejos.

ADN Sur

Será la octava vez que las impulsoras de la iniciativa lo lleven al Congreso. Ahora, buscarán mayores consensos para conseguir que se convierta en ley. El escepticismo de los provida y la estrategia del sector “verde” que buscará revancha.

El proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) buscará su revancha en el 2019. El debate por el aborto legal, seguro y gratuito, que generó una división en la sociedad -entre “verdes” y “celestes”- y hasta dividió las propias filas del Gobierno, volverá a ser presentado en el Congreso en marzo del año que viene.

Será la octava vez que las impulsoras de la iniciativa lo lleven al Parlamento, en donde intentarán buscar un mayor consenso tras el rechazo del Senado en agosto.

La Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, un colectivo de más de 300 organizaciones, está trabajando en la redacción de un nuevo proyecto que mantendrá la premisa de la IVE en instituciones de salud de todo el país, pero tendrá cambios con respecto al debatido en 2018.

Según confirmaron a Clarín, en los primeros días de marzo el texto sería aprobado en un plenario de la Campaña, en donde participarán representantes de toda la Argentina, para poder presentarlo en el Congreso en ese mismo mes.

Para el sector provida, la estrategia de las impulsoras del aborto legal no podrá prosperar, ya que en 2019 la composición del Senado será la misma que este año y necesitarán un recambio de bancas para obtener otro resultado. En la Cámara Alta, el proyecto había sido rechazado por 38 votos negativos, contra 31 a favor.

Sin embargo, los legisladores que acompañan esta iniciativa se mostraron más optimistas. El diputado oficialista Daniel Lipovetzky, presidente de la Comisión de Legislación General y una de las figuras del Gobierno que más defendió la implementación de la IVE, indició que uno de los objetivos será presentar un documento con más firmas que las 70 de la última vez.

Con respecto a la búsqueda de ampliar los apoyos, la diputada de la UCR Brenda Austin, también defensora del aborto legal, aseguró que “hay que construir estrategias” que permitan “ampliar la base de sustentación” para poder llegar a la sanción definitiva. “Hay un proceso cultural y generacional que nos conduce a eso”, agregó.

 

TN

El Superior Tribunal de Justicia decidirá en los próximos días si revoca la condena a la médica María Estrella Perramón a un mes de prisión en suspenso y un año de inhabilitación para ejercer. Se la había acusado de la muerte de la joven Keyla, de 17 años, días después de haberle practicado una interrupción legal del embarazo. El juicio en Esquel la absolvió por el aborto pero la condenó por lesiones culposas.

Según la sentencia del juez José Colabelli, la médica Perramón, que trabajaba en el Hospital de El Maitén, al interrumpir el embarazo causó una infección mortal para la paciente.

Pero la defensa sostiene que incluso hoy en día no se conocen las causas de la muerte de Keyla porque no se investigaron ni se preservaron las muestras para poder determinarla.

Alejandra Tolosa, abogada defensora, relató los hechos ante los ministros Mario Vivas, Alejandro Panizzi y Miguel Donnet. La joven se presentó en el Hospital el 1° de diciembre de 2015 y solicitó la interrupción legal de su embarazo. Perramón le realizó el tratamiento con pastillas para interrumpir la gestación.

La joven vuelve al Hospital el 3 con dolores abdominales propios de esta práctica pero en buen estado de salud. El 5 de diciembre ingresa a la guardia con diarrea y vómitos. La medican para calmar el cuadro y vuelve a su casa pero horas más tarde regresa a la guardia. Tras unos estudios la derivan al Hospital de Esquel.

La operan por líquido en la cavidad abdominal pero la revisión ginecológica no encontró infección en útero ni intestinos. Luego de una segunda intervención quirúrgica, fallece.

Para la abogada de Perramón, la investigación del caso no buscó la causa de la muerte sino que persiguió a la médica.

Sostiene que en el fallo de la Cámara de Esquel, las juezas Carina Estefanía y Nelly García se basaron en el testimonio de Chinda Brandolino, doctora que integra la Fundación “Más Vida” y brindó datos erróneos y falsos. Según Tolosa, se desecharon otros testimonios que certificaron la seguridad que presenta la interrupción medicamentosa del embarazo.

“Se investigó únicamente a Perramón por la interrupción legal, entendiendo esa práctica como criminal e insegura, por tal motivo nunca se investigó la verdadera causa de la muerte”. La defensora agregó que “al no tener certezas, mal se puede determinar una conducta de la médica que hubiera evitado ese desmejoramiento en la salud”.

Explicó que a la médica primero la acusan por aborto, luego por homicidio culposo, “ya no por la legalidad del aborto sino por una mala praxis médica después de la interrupción. Le atribuyen la lesión que desmejora la salud; la culpan del desmejoramiento en la salud, no del fallecimiento, vinculándolo con la práctica de la interrupción legal cuando nunca se demostró un nexo causal entre el aborto medicamentoso, que tiene cero riesgo según la Organización Mundial de la Salud, con el fallecimiento. No existe nexo causal pero se la culpabiliza por haber hecho la práctica”.

La defensora deslizó que la joven pudo desarrollar una crisis blástica de origen leucimoide. “No se pudo descartar o confirmar porque no se preservó adecuadamente el material de la médula ósea y es una muestra más del poco interés que hubo en la investigación”.

Para la defensa de Perramón, el fallo de la Cámara de Esquel es “sesgado y arbitrario”, viola el principio de culpabilidad, el derecho de defensa en juicio y la garantía del aborto no punible. Además desalienta a otros médicos que pueden temer “estas criminalizaciones a quienes cumplen el deber jurídico de garantizar la práctica del aborto no punible”.

Tolosa considera que el fallo del STJ puede sentar jurisprudencia. Ya fue pionero con el caso F.A.L. y Chubut también con el protocolo de atención a abortos no punibles. “Es una oportunidad importante de reafirmar la garantía del debido proceso en relación a los derechos de la imputada y del acceso al aborto no punible”, aseguró.

Habló la representante del Instituto Nacional de las Mujeres, Luz Torres. Pidió la absolución y presentó un recurso de “Amicus curiae”: una presentación como tercero ajeno al litigio que voluntariamente ofrece su opinión para colaborar en la resolución.

Torres dijo que Perramón procedió cómo indican las guías de interrupción legal de embarazo y que no se comprobó la influencia que tuvo esta práctica en la muerte de Keyla. Por eso sin pruebas se viola el principio de culpabilidad. “No se valoró la prueba ya que tanto la sentencia en primera instancia como en Cámara fueron con preconceptos sobre la interrupción legal y quienes llevan estas prácticas”.

“Descartaron el análisis de la historia clínica, no analizaron la mensajería del celular de Keyla ni tuvieron en cuenta los testimonios e informes médicos de las ginecólogas del Hospital de Esquel, María Pía Brizzio y Julieta Epifane. Tampoco de la especialista Stella Maris Manzano y de González quienes constatan que no hay origen ginecológico en el deterioro de la salud que derivó en la muerte”.

El Instituto afirmó que la imputación se basó en estigmatizar a las médicas. Y que condenas así impiden abordar la problemática de la numerosa cantidad de mujeres que mueren por abortos inseguros.

Perramón sigue trabajando. Ayer no estuvo por problemas de salud. Incluso pidió licencia. En estos años tuvo dificultades para ejercer tanto en el sistema de salud como en la Justicia. “Sufre persecución y hostigamiento”, dijo su defensora.

El presidente de la Alianza Cristiana Evangélica (Aciera) hace un balance del debate nacional sobre el aborto en el que su sector tuvo una participación decisiva, con más de medio millón de personas en la calle. El enojo con Pichetto y los planes a futuro de este emergente actor de peso en la escena pública.

Dieron la sorpresa el pasado 4 de agosto en el Obelisco congregando a unas 600 mil personas para manifestarse contra la legalización del aborto; una demostración nacional que impactó fuertemente en la opinión pública de todo el país, pero muy especialmente en el ánimo de los senadores que pocos días después tenían que debatir el proyecto de aborto legal que ya tenía media sanción de diputados.

A la marcha también asistieron muchos católicos, pero el grueso del esfuerzo movilizador lo hizo Aciera, la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina, la más numerosa de las asociaciones del ámbito protestante en nuestro país.

¿Quiénes son y qué piensan estos evangélicos cuya presencia y acción superan ampliamente la atención pública que reciben? O que recibían hasta ahora.

Rubén Proietti es pastor de la Iglesia Bautista, una de las denominaciones que integran esta Alianza, y preside Aciera desde hace varios años. También es presidente de la Alianza Evangélica Latinoamericana. En esta charla con Infobae, desde Colombia donde se encuentra de gira, Proietti explica que la marcha al Obelisco se hizo a pulmón ya que, contra lo que muchos creen, no reciben subsidios estatales; también habla de los planes a futuro -entre otros, la gestación de un movimiento empresario afín-; expone la posición de Aciera sobre la Educación Sexual en las escuelas confesionales y responde a la pregunta de si tienen o no la intención de crear un partido político evangélico.

“Esto de querer usar el Código para forzar lo contrario de lo que se votó, nos habla del país que tenemos”, lamenta también Proietti.

Tres días después de la histórica sesión en el Senado, Aciera envió una dura carta al senador Miguel Ángel Pichetto que en su exposición trató de “retrógrados” a católicos y evangélicos. “Señor Senador, las iglesias ‘No jugamos con la conciencia de la gente’, por el contrario, la despertamos, (contra) los políticos que ocultan el exterminio y eliminación de los niños por nacer bajo eufemismos tales como ‘aborto, interrupción voluntaria, derecho de la mujer, modernidad, estado laico”.

¿Qué balance hace del debate de estas semanas en torno al proyecto de legalización del aborto?

— El balance es altamente positivo, pero tal vez podríamos agregar que no debía ser una sorpresa. En primer lugar porque, lo he dicho varias veces, la cultura argentina, la historia argentina, independientemente de que está plasmado en la Constitución y en tantos acuerdos, es a favor de la vida en todos sus aspectos. Incluso lo ocurrido en Diputados fue algo reñido con la honestidad y con la realidad, porque están los videos de diputados que mostraban el pañuelo celeste y decían “estamos a favor de la vida” y que a última hora cambiaron su voto. Eso no es honesto, eso desilusiona, eso muestra que la politiquería -no la política, que es una ciencia- hace que cualquiera se venda por treinta monedas de plata, sea por temor a lo que le digan en el partido, porque le mandan o no el presupuesto… por lo que sea. Eso es terrible. Yo jamás votaría a un hombre o a una mujer que no me dé la seguridad de que va a representar lo que quiero. Y no es pensamiento único; ellos se manifestaron a favor de la vida, de las dos vidas, cambiaron el voto y produjeron esos cuatro votos de diferencia. Frente a eso, yo se lo dije al pueblo evangélico, no hemos perdido, ellos han hecho un gol sin consultar el VAR.

— ¿O sea?

— De una manera casi ilegítima. Así que eso nos animó más en la lucha en el Senado pensando que no habíamos perdido. Tampoco quiero que se entienda esto como un River-Boca; me dolió mucho que se tratara este debate como los verdes contra los celestes, cuando acá de lo que se habla es de la vida. Y no hablo como religión. Quiero que los verdes me expliquen: si la Academia de Medicina, si la ciencia médica, dice que el ser nace en la concepción, si todos entendemos -las verdes también- que la vida se gesta por el acto sexual en el que el espermatozoide con el óvulo fecundan, entonces la vida no nace por una fórmula matemática, no nace porque a alguien se le ocurrió, entonces si ahí nace la vida ¿de qué estamos hablando? Sacarse el embrión es muerte. Eso por un lado. Por otro lado, están las leyes. No entiendo cómo gente de la ley como los legisladores pueden así, abiertamente, como si nada, irse contra la ley. Esto lamentablemente nos hace replantear qué sistema tenemos o cómo funcionan las instituciones porque no tiene sentido…

La ONU se quejó por el voto del Senado… ¿Desde cuándo me van a regir la vida desde afuera?

— Ahora bien, a pesar del resultado, que como usted bien dice fue muy ajustado en Diputados y totalmente contrario al aborto en el Senado, se habló de la posibilidad de reintroducir el tema en el debate del Código Penal. ¿A qué cree que se debe esto?

— Yo entiendo que hay mucha presión, mucha influencia de afuera. Habrán visto que la ONU se quejó porque el Senado… ¿De qué estamos hablando? ¿Desde cuándo me van a regir la vida desde afuera? Ahora, esto, como argentinos, es una falta grave. Falta la moral. Falta el sentido común. Falta la honestidad. Esto de querer usar el Código para forzar lo contrario de lo que se votó, nos habla del país que tenemos, lamentablemente. No hay seriedad, no hay ninguna seguridad jurídica. Es muy grave, no sabemos dónde podemos pisar y pisamos.

— Es anti-democrático, anti-republicano incluso.

— Por eso digo: tenemos que revisar el sistema. Otra cosa: el día 8 en el Congreso, la policía estaba toda apuntando hacia el lado verde, del lado celeste no había un solo policía. Todos saben que los que predicamos la fe tenemos un comportamiento que nada tiene que ver con la agresividad de los verdes. Nosotros tenemos iglesias que han sido pintadas, diputados que han sido golpeados, amenazados. ¿Qué es esto? ¿De qué sociedad estamos hablando? Creo que a nivel de la Justicia tendría que haber una mano más firme, y del gobierno también. Porque no puede ser que en nombre de los derechos de todos algunos invadan los derechos de los otros.

— Se intentó reducir el argumento contrario a la legalización del aborto a una cuestión de moral religiosa.

— Bueno, y lo que dijo Ginés (González García) recién, que los que están a favor de la vida están a favor de la muerte. Es un estropajo. Esto es lo mismo que pasa con las redes, que cualquiera las usa para mentir, para decir cualquier cosa; es una lástima. Ahora, tenemos que pensar seriamente, porque vamos de cabeza para abajo, no hay moral, no hay conducta, no hay ética, no hay valores, vale todo.

— ¿Le sorprendió, pese al gran protagonismo que tuvieron los evangélicos en la calle en estos días, su escasa presencia en los medios? Salvo la última marcha en el Obelisco, que fue tan impactante que no se pudo eludir. ¿Le sorprende la desproporción entre la visibilidad que se le da a la iglesia evangélica con la cobertura de los medios a los grupos pro aborto legal?

— Estamos acostumbrados. No nos sorprende porque toda la vida ha pasado esto. Ojo, no todos los medios, pero muchos hicieron una ostentación a favor del “verde” de una manera poco profesional. Pero estamos acostumbrados a que nos ignoren. Por eso habrá llamado la atención esa manifestación de un pueblo que calladamente predica los valores, los principios que hacen bien a la sociedad. Porque nosotros no predicamos para ganar adeptos, que eso quede claro: la prueba está que no tenemos ningún problema en ir juntos con los católicos en esto. Uno predica para que el hombre tenga una relación con Dios, con el Creador, y en consecuencia que su vida se alinee con los principios divinos, que no son para nada del otro mundo. Todos se agarran de lo lindo de los principios cristianos, pero no van al efecto que es el poder de Dios manifestado en la resurrección de Jesucristo. De eso hay que hablar. Se lo dije a Cristina (Kirchner) en su momento: Jesucristo está vivo, es el único Dios de todos los que se mencionan que vive, los demás están todos muertos.

¿Quién creen que contiene a las mujeres que quieren abortar, que no tienen a quién recurrir? ¿Quién creen que las socorre? Y no hablo sólo de la Iglesia Evangélica…

— ¿No hay también una cuota de ignorancia histórica en el sentido de que muchos de los principios que se consideran “laicos”, que hacen a la convivencia social, en realidad tienen una raíz cristiana, o judeocristiana? No es que se construyó la república o la democracia “en contra de” sino “basada en” esos principios…

— Sí. Ni hablar, ni hablar. Por eso me da risa porque todos viven de los beneficios de la iglesia evangélica, cristiana. Pero cuando llega el momento, los intereses y el egoísmo hacen que algunos se olviden y corran para otro lado. Pero quiero subrayar que esa manifestación que tanto impactó no surge de la nada, es el fruto de la tarea silenciosa que se hace en los barrios. ¿O quién creen que contiene a las mujeres que quieren abortar, que no tienen a quién recurrir? ¿Quién creen que las socorre, a dónde buscan ayuda? Y no me refiero solamente a la Iglesia Evangélica, pero sí hablo por ellas porque puedo dar fe de ese trabajo pastoral constante.

— En el comunicado de ACIERA, posterior a la votación en el Senado, ustedes sostienen que no hay nada que festejar porque persiste el drama del aborto. ¿Qué se proponen hacer en adelante?

— Decimos no hay nada que celebrar porque no hemos logramos que no se aborte más. Incluso leí que en Pacheco una chica de 24 años se hizo un aborto clandestino y murió, dejando dos hijas. Logramos que no se despenalice el aborto, que no se despenalice el desentenderse, el matar, el “sacarse” la vida de adentro del cuerpo de la mujer; pero el aborto sigue. Lo nuestro es el trabajo práctico. Lo que hacemos ahora es incentivar, tomar más en serio la prédica de la Iglesia, para que no se aborte.

— ¿Cómo se logra eso?

— Bueno, el mensaje evangélico es llegar virgen al matrimonio. Yo sé que habrá una tribuna inmensa que se mata de risa. Que se rían. Lo que quiero decir es que por el lado nuestro no se van a producir muchos abortos. Ahora, comprendemos a esa gran tribuna que piensa diferente, que se entrega al placer sin responsabilidad. Eso es lo que tenemos que combatir y estamos en eso, la prédica es ésa. Pero bueno, Dios mismo en la Palabra dice te ofrezco la vida y la muerte, escogé lo que querés. Dios nos da libre albedrío, entonces uno predica el Evangelio, muchos se convierten, gracias a Dios, se ve en el crecimiento de la Iglesia Evangélica, pero es una multitud todavía la que vive a espaldas de Dios. Entonces a ellos les recomendamos todos los métodos anticonceptivos habidos y por haber, para que sean responsables, porque cuando vas a tener relaciones sexuales no podés negar que estás en el área para que se produzca…

¿Cómo nos vamos a negar a dar Educación Sexual en nuestras escuelas?

— Eso justamente me lleva a otra pregunta le quería hacer. En este debate surgió el tema de la Ley de Educación Sexual Integral, aprobada hace años y que no se aplica o se aplica parcialmente. ¿En las escuelas evangélicas dan Educación Sexual? ¿O se niegan a darla?

— ¿¡Pero cómo nos vamos a negar a dar Educación Sexual!? Si nosotros creemos que es uno de los elementos para combatir los abortos, porque ahí es donde se toma conciencia, si no, es una viva la pepa. Yo me imagino que el chico y la chica que van por allí y llegan hasta las últimas consecuencias muchas veces no tienen noción de lo que implica. Por eso es fundamental la educación sexual. Lo hacemos en nuestras escuelas y queremos que se haga en todos lados, porque justamente por no hacerlo, pasa lo que pasa, es una de las causas.

— Se lo preguntaba porque cuando se dice que no se aplica la ley siempre se culpa a la Iglesia, en especial a la Católica, aunque tampoco es verdad que en las escuelas católicas no se dé educación sexual, en muchas sí se da.

— Sí, yo no puedo responder por la Iglesia Católica pero los evangélicos…

No es lindo que el pastor diga ‘use preservativo’, pero tenemos que ser conscientes y decir ‘sean responsables y no produzcan vidas que después se eliminan’

— Es un argumento para señalar que los que se oponen al aborto también se oponen a la prevención. Un callejón sin salida.

— No quiero entrar en discusión, tenemos un poquitito de diferencias con la Iglesia Católica, porque ellos han hablado siempre de la planificación familiar, están en todo su derecho. Ojo, no es lindo que el pastor diga “use preservativo”, pero vuelvo a repetir: tenemos que ser conscientes y estar lejos de, como dicen algunos, el pensamiento único, homofóbico, esas estupideces que dicen, porque si el 80 por ciento de la tribuna no teme a Dios, en el sentido de que lo respeta y tiene en cuenta sus principios, y bueno, frente a esa gente decimos: señores, sean responsables y no produzcan vidas que después se eliminan.

— Otro tema: la adopción. En Estados Unidos, por poner un ejemplo, está bastante arraigada la costumbre, en caso de embarazos no planeado, de dar al niño en adopción. La ley lo favorece. ¿Tienen pensado pedir o apoyar una reforma de la ley de adopción que la vuelva más ágil?

— Hace tiempo que lo hacemos y la misma declaración de ACIERA lo dice. Cuando decimos cómo combatir el aborto y cómo seguir, estamos hablando de contener a la mujer del embarazo no deseado, que haya no solo una ley de adopción para los hijos, que ya funciona, sino de adopción en el vientre de la madre que no quiere tener a ese hijo. Trabajamos por eso. Además de contener, aconsejar y ayudar a la mujer que se acerca.

— Cuando se hizo la marcha en el Obelisco, hubo comentarios del tipo “marchan con nuestros impuestos”… ¿Ustedes reciben subsidio estatal?

— De ninguna manera, predicamos lo contrario, la separación de la Iglesia del Estado. Todo lo que se hace a nivel evangélico como obra social se hace con el dinero de los creyentes. Con eso se les paga a los pastores, se construyen los templos, se desarrollan programas en diferentes lugares. Ahora, con esto no nos metemos con la Iglesia Católica. Sé que ahora hay un conflicto, pero para nosotros lo que pase con la Iglesia Católica es otro tema. No decimos que si le dan a la Iglesia Católica nos tienen que dar a nosotros, lejos de eso. Sostenemos la separación de la Iglesia y del Estado y por lo tanto no recibimos nada, salvo algunas escuelas, que reciben algo, como el grueso de las privadas. Me acuerdo que después de aquel gran evento de oración que hicimos el sábado 11 de noviembre de 1999, Eduardo Duhalde, que era gobernador, nos llamó por el impacto que le produjo, y estaba Aníbal Fernández de secretario; era el martes siguiente en la Quinta de San Vicente. Y ellos decían: no puede ser, si los católicos tienen escuelas y reciben subsidios, ¿por qué los evangélicos no van a recibir? Y desde entonces algunas escuelas reciben algo. Pero la inmensa mayoría de las escuelas evangélicas no reciben subsidios. Y las iglesias, nada.

De ninguna manera sostenemos un partido confesional
— Justamente a raíz de la dimensión de la marcha del otro día, que sin duda tuvo impacto en el ánimo de algunos senadores dubitativos, surgió la versión de que algunos evangélicos están pensando en formar un partido político.

— ¡Qué bueno que me lo pregunta y ojalá ponga mi respuesta en letras mayúsculas! No. Lo mismo pasó cuando tuvimos el evento con (el pastor Luis) Palau en el Obelisco, que Santo Biasatti, Gelblung y otros dijeron un millón de personas -nosotros no creemos que fueran tantos, pero fue una cosa muy grande- y Cristina cuando recibe a Palau le dice: “Esa multitud me quitaba el aire. Ni el partido peronista junta la gente que juntan ustedes”. Entonces los periodistas me dijeron: “Ustedes con todos los que son están en condiciones de formar un partido político, ¿nunca lo pensaron?” Bueno, como Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas que representa más de 15.000 iglesias, enfáticamente digo que de ninguna manera sostenemos un partido confesional. De ninguna manera. Ahora, cada uno que hable y diga lo que quiera, debe haber alguno con sueños o delirios de grandeza, pero de ninguna manera. Ojo, por ahí se arma un partido evangélico, yo no lo puedo evitar, pero de ninguna manera va a tener la aprobación de la multitud de las iglesias. Muchas Iglesias son independientes, si no están en Aciera no respondemos por ellas, que quede claro.

— O sea para Aciera es un tema cerrado.

— Es un principio. A diferencia de años pasados, cuando de política ni se hablaba, desde ACIERA queremos que todo el que sienta un llamado a la política vaya, ejecute. Incluso tenemos como principio que el pastor que siente el llamado a la política, debe dejar el pastorado, dejar el púlpito, y seguir ese llamado. Porque en el momento en que el pastor está en un partido y va a dar el mensaje a la congregación, la está induciendo o comprometiendo con su partido. Ahí no hay libre albedrío ni libertad de conciencia. Por el libre albedrío que Dios nos dio, cada uno es responsable de lo que hace. Pero no debe dejarse manipular. Entonces, que quede claro, lo dice el presidente de ACIERA: no hay ni habrá de parte de la Alianza Evangélica un partido evangélico, de ninguna manera. Sí, evangélicos que vayan a política, están en todo su derecho y ojalá lo hagan para que puedan influir más desde nuestros principios y valores.

— ¿Qué iglesias integran Aciera? ¿La mayoría es pentecostal?

— Sí, ahora, siempre digo que no se puede ser cristiano sin ser pentecostal, en el sentido de que si no se nace de nuevo, y por obra del Espíritu Santo, no se puede ser hijo de Dios [N. de la R: Según la Biblia, en Pentecostés, se produce la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles reunidos, cincuenta días después de la Resurrección de Jesucristo]. Lo dice clarito la Palabra de Dios. Pero dentro de ACIERA, la mayoría de las denominaciones son Pentecostales, pero también están los Bautistas, la Alianza Cristiana Misionera, el Ejército de Salvación, la Unión Evangélica, los Hermanos Libres, los Nazarenos, los Menonitas, es decir Iglesias que no son de corte pentecostal. Un 75 por ciento de los cristianos evangélicos pertenecen a organizaciones Pentecostales. La más grande de todas es la Unión de la Asamblea de Dios. En Argentina y en América Latina. Acá su presidente es el pastor Enrique Strohschein. Son Iglesias muy grandes, multitudinarias. Son más de 2.000 en el país las Iglesias que pertenecen a la Unión de la Asamblea de Dios. Y también está la Asamblea de Dios. Después está la Iglesia de Dios, que también es Pentecostal, y otra que se llama Iglesia Pentecostal Misionera, etcétera. Ahora bien, todas las que están en ACIERA predican a Cristo, no hay dualidad de doctrina, ACIERA conglomera a Iglesias que tienen un mismo sentir: la obediencia a Dios, la prédica de la Palabra, anunciar que hay que recibir a Cristo en el corazón y anunciar que Jesucristo vuelve, que de eso pocos hablan. Así como vino una vez y se fue a los cielos, volverá. Al final, me está haciendo hacer un mensaje… (risas).

Lo del Obelisco fue algo que tapó la boca, que sacudió; fue la movilización de los que tienen fe
— ¿Qué cálculo hicieron ustedes de cuánta gente hubo el sábado 4 en el obelisco?

— Bueno, Clarín dijo 650.000 personas, y me parece que es un buen número. Yo lo que digo siempre es que cuando algo es multitudinario no perdamos tiempo en si fueron 100, 200 o 300. Fue algo que tapó la boca, que sacudió, que fue tapa de los diarios. Esa es la movilización de los que tienen fe. Vinieron de todas las provincias. Pero, por más micros que se renten, lo que vale ahí es el sacrificio de venir de tan lejos.

— Seguro. A raíz del debate por los subsidios, hubo gente que aclaró que pagaban de su bolsillo para venir, ¿es cierto?

— Aportaban, se traían la comida y hasta las bolsitas para levantar los residuos. Es así, ni siquiera tenemos, y eso a mí me preocupa, preferiría tenerlo y estoy trabajando para eso, un movimiento empresarial, como para decir financian todos los micros, no lo tenemos. Ahora, todo esto de la movilización nació el 5 de julio, cuando convocamos desde ACIERA a todos los referentes nacionales. Me querían mandar pastores y yo dije no, pastores no, referentes. Y vinieron de los 24 distritos, las provincias y la Capital, y ahí se tomó la decisión del 4 de agosto. Personalmente, me conformaba con dos micros por provincia. Fue sorprendente lo que llevaron, treinta, cuarenta, ciento cuarenta micros, una cosa de locos. Y sí, pagándose cada uno lo suyo. Un esfuerzo tremendo.

— ¿Por qué dice referente y no pastor, cuál sería la diferencia?

— Aclaro. En una ciudad, Salta por ejemplo, hay un montón de pastores, pero hay un comité pastoral. El presidente y el vice del comité pastoral son los referentes, son la cara de los pastores en la ciudad. En la Ciudad de Buenos Aires, tenemos un Consejo de Pastores, en la provincia, pasando la General Paz, hay una Confraternidad de Pastores extraordinaria, que está compuesta no por pastores sino por Consejos Pastorales, que a su vez agrupan a los pastores…

— Como una CGT… (risas)

— No, no, de ninguna manera, porque estos encuentros de pastoral son, número uno, para orar por la ciudad y los gobernantes. Número dos, para ver de qué manera pueden servir mejor a la sociedad ahí donde están. Número tres, para orar por la extensión del Evangelio. Número cuatro, para confraternizar y orar entre ellos. En cuanto a nuestro estatuto, queremo que salga la ley de personería jurídica, que ya está en Diputados. Hace más de 25 años que estamos con eso.

— Se refiere a la nueva ley de cultos.

— Exactamente, sí.

— Actualmente son una asociación.

— Claro. Aciera, lo dice su nombre, es una alianza. Pero como no tenemos personería tenemos que ser federación. Entonces es Faciero, Federación Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina. Eso hay que terminarlo. Y las Iglesias lo mismo, son asociaciones, son federaciones. Yo soy pastor, pero legalmente no lo soy, no somos pastores porque no estamos reconocidos como culto. Y esto tampoco tiene nada que ver con la Iglesia Católica. Es más, la Conferencia Episcopal Argentina nos ha apoyado, incluso el mismo cardenal Jorge Bergoglio cuando estaba acá… No, es un tema como el de la ley de adopción en el que venimos con un poco de atraso.

— Usted está en Colombia en este momento. ¿Qué repercusión ha tenido en el exterior este voto del Senado argentino? Porque en cierto modo fue un resultado a contramano de lo que está pasando en el resto del mundo…

— Sí, aunque Hungría ahora tomó una decisión similar. Y creo que Trump en Estados Unidos puede dar marcha atrás. Además, yo presido la Alianza de Iglesias también en América Latina, la AEL. Es increíble cómo los países de América Latina apoyaron a la Argentina. Y ahora mismo recibimos felicitaciones de muchos países, porque esto ha sido una bendición para América Latina.

—¿Qué feligresía representan ustedes?

— Ojalá haya un censo serio. En primer lugar, tenemos los números del Conicet en 2008: un 11 por ciento de evangélicos. Quién sabe cuántos seremos ahora. Por lo general se cuenta a los miembros solamente, que son los bautizados, pero no se tiene en cuenta a las familias, a la gente que concurre a la Iglesia pero no es miembro. Todo el mundo sabe lo que la Iglesia Evangélica crece. Por eso, me animo a pensar que estaremos, superando los 9 millones de creyentes. Colombia tiene 11 millones; nos supera. Ahora bien, nosotros no predicamos una religión, una versión de los principios de la religión, predicamos el mensaje de Cristo, una revelación de lo que hizo Dios para llegar al hombre, para que éste pueda volver a restablecer la relación con Dios a través de Jesucristo, porque está alejado. Y eso es para todos. Así que no es que estamos defendiendo un partido, una religión, no.

Hay una reacción contra Pichetto que ni le cuento. La Iglesia Evangélica tiene más de 200 años en el país
— ¿Las cifras que me daba se refieren a ACIERA solamente o a todos los evangélicos?

— Hablo del movimiento evangélico en su conjunto. Pero dentro de éste Aciera es el grupo más grande y a la vez el más variado. Y eso es lo que le da la potencia, porque si dominara una denominación o un grupo cada día habría conflictos. Por eso nos sentimos ofendidos por los comentarios de Pichetto en el Senado. Hay una reacción contra Pichetto que ni le cuento. La Iglesia Evangélica tiene más de 200 años en el país y una enorme obra. Las primeras sesenta maestras que trajo Sarmiento eran evangélicas. Fue una ofensa muy grande la de Pichetto.

— ¿Usted diría que esa feligresía evangélica tiene alguna adscripción partidaria mayoritaria?

— No, tenemos de todo, incluso en el consejo directivo. En Aciera cuando hay elecciones llamamos a todos los candidatos de los distintos partidos, a presidente, a gobernadores, a concejales, lo que sea, y oramos por ellos para que puedan brillar donde están.

Infobae

Cientos de personas se acercaron esta tarde, desde las 14, a la esquina de Corrientes y Callao para participar de una apostasía masiva, es decir, para dejar de pertenecer oficialmente a la Iglesia católica, en una actividad convocada por la Coalición Argentina por un Estado Laico (CAEL) a través de las redes sociales.

“La apostasía es un acto simbólico en el que estás diciendo ‘Yo no quiero que la Iglesia hable en mi nombre’ -explicó a LA NACION César Rosenstein, abogado y miembro de CAEL-. Es un acto individual que uno puede resimbolizar y hacer un acto político cuando la Iglesia es la principal fuerza que se opone a la ampliación y reconocimiento de derechos. Nosotros queremos hacer un movimiento no partidario y hacerlo en conjunto”. Según Rosenstein, la cantidad de participantes superó ampliamente las expectativas.

La Coalición Argentina por el Estado Laico fue fundada hace 12 años y ya realizó varias apostasías colectivas

Desde un escritorio montado en la vereda, los miembros de CAEL explicaban a los solicitantes cómo completar el documento para iniciar el trámite, en el que es necesario presentar nombre, apellido y fecha y parroquia de bautismo. La fila para participar alcanzaba por momentos la media cuadra de largo y en ella abundaban los pañuelos verdes, a favor de la legalización del aborto, y los anaranjados, por la separación de la Iglesia y el Estado.

Aunque CAEL fue fundada hace doce años y organizó la primer apostasía colectiva en 2009, el interés por desafiliarse a la Iglesia creció en las últimas semanas durante el debate por el aborto y, especialmente, después de que el Senado rechazara el proyecto para legalizarlo. Muchas de las personas que se acercaron hoy fueron bautizadas durante su infancia pero no se reconocen católicos practicantes.

Para iniciar el trámite de renuncia es necesario saber la fecha y la parroquia donde se hizo el bautismoMario Astutti, un diseñador industrial de 44 años, explicó a LA NACION sus razones para renunciar: “Después de tantos debates sobre leyes inclusivas, en los que la Iglesia se opone, caés en cuenta de que tiene peso político por la cantidad de gente que representa. Soy un bautizado por default, porque mis padres son creyentes, pero yo no, y no se pueden tomar decisiones sobre derechos que tienen que ver con el Estado desde creencias personales”.

Astutti opina que la “bajada de línea de la Iglesia es muy fuerte” y dice que la conoció “desde adentro” porque fue a un colegio de curas. “Las nuevas generaciones tienen otra mirada con respecto a la fe y las religiones y el debate sobre el aborto fue la gota que rebalsó el vaso por las exposiciones que se vieron”, argumentó.

CAEL presentará todos los formularios recolectados en la Conferencia Espiscopal ArgentinaAunque una de los propósitos de CAEL es que el Estado “deje de financiar a la Iglesia católica”, Rosenstein indicó que eso no va a lograrse con la apostasía. “Si esta semana 30.000 personas apostatan, el mes que viene la Iglesia no va a cobrar ni más ni menos”, explicó, rebatiendo la idea común de que ese dinero depende de la cantidad de bautizados que hay en sus registros.

Según el abogado, las partidas que recibe la institución religiosa están reglamentadas por “subsidios arrancados por los gobiernos militares, con lo cual es mentira que hay que reformar la Constitución para echar por tierra esas asignaciones específicas: con solo derogar esos decretos alcanza”.

Los formularios que recibió hoy CAEL hasta las 18, junto a otros recolectados en diferentes puntos del país en actividades similares, serán presentados por la organización el próximo viernes a las 12 ante la Conferencia Episcopal Argentina, en un evento presidido por Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

 

 

La Nación

Hasta el momento, las autoridades municipales mantenían un fuerte hermetismo con respecto al tema, sin embargo el doctor Esteban Sieling, director ejecutivo del hospital afirmó la existencia del hecho. “Está confirmado, relacionado con un aborto provocado, no espontáneo”, como se pensó en un primer momento. 

El director, agregó en el programa Materia Prima, de FM Plaza 92.1:  “no tenemos permiso de los familiares para dar información, es un tema legal. Por la confidencialidad de la familia no puedo dar información”.

El martes, en un hospital de la localidad bonaerense de Tigre, murió “Liz”, una mujer de 34 años y madre de un niño de dos, que también se había realizado un aborto casero, utilizando una rama de perejil.

Cronica

La Autoridad Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (AnmAT) aprobó en julio de utilización del misoprostol para la interrupción voluntaria del embarazo en el marco de la ley actual. La disposición se dio a conocer luego del rechazo del proyecto en el Senado.

El misoprostol es utilizado para la inducción del parto a través de comprimidos vaginales de 25 ug, pero el ente regulador autorizó al Laboratorio Domínguez S.A. su producción con una concentración de 200 ug con otros fines gineco-obstétricos.

Hasta el momento, aparece en la lista de medicamentos con un Plan de Gestión de Riesgos (PGR) del organismo y su uso será intrahospitalaria sólo para centros con unidad de obstetricia.

Según publicó El Cronista, el Laboratorio Domínguez recibió el 2 de julio pasado la autorización para producir “la especialidad medicinal que se denominará MISOP 200 con la nueva concentración de misoprostol 200 ug, forma farmaceutica comprimidos vaginales”.

Entonces, debido al anexo de la disposición 6726/2018 de la Anmat, el laboratorio podrá producir las pastillas en sus presentaciones de blísters de 4, 8, 20, 48 y 100 comprimidos, siempre para su venta exclusiva con receta archivada y para uso hospitalario.

La Directora Técnica del laboratorio, farmacéutica Sandra Carina Rismondo, aseguró que la institución ya hizo la presentación para lograr un cambio de condiciones de expendio que permita la venta en farmacias de la presentación de 12 comprimidos, siempre bajo receta archivada. Por su parte, desde el ente regulador aseguraron que el pedido está “en estudio”.

De acuerdo al PGR, los centros médicos que adquieran los comprimidos deberán dar cuenta del uso que se le den y el número promedio de partos en la institución “con el objetivo de evitar el uso ilegal del medicamento”. Además, el laboratorio que produce las pastillas deberá informar cuáles son las instituciones que las adquieren.

 

 

Infocielo