Tag

Aborto

Browsing

Leandro Rodríguez Lastra, médico ginecólogo de la ciudad de Cipolletti, fue declaro culpable del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público por obstruir un aborto no punible a una joven de 19 años víctima de violación.

El juez Álvaro Meynet dio a conocer su veredicto y en los próximos días informará la pena que puede ser de hasta 2 años de prisión en suspenso e inhabilitación para ejercer la medicina.

El hecho ocurrió en abril de 2017 cuando la joven de 19 años llegó al hospital Pedro Moguillansky de Cipoletti, derivada del centro de salud de la localidad Fernández Oro mientras ya cursaba un aborto. Había tomado pastillas para interrumpir ese embarazo.

Rodríguez Lastra era jefe del servicio de Ginecología del hospital y, según contó, tras evaluar el caso resolvió impedir que el aborto se produzca mediante la aplicación de medicamentos, accionando contrariamente a lo indicado por la ley provincial 4.796, el decreto provincial 182/2016 y la ley nacional 26.485.

La joven fue obligada a seguir con un embarazo no deseado y el bebé fue dado en adopción. “La joven fue sometida a torturas. Estuvo internada durante meses hasta que se le practicó la cesárea. El sufrimiento provocado ha sido muy alto”, explicó a Cosecha Roja Ruth Zurbriggen, integrante de la colectiva feminista La Revuelta. Desde el día del parto la chica estuvo bajo tratamiento psiquiátrico y tuvo varios intentos de suicidio.

El Ministerio Público Fiscal estuvo presidido por Santiago Márquez Gauna y Anabela Camporesi, quienes afirmaron en su acusación que “el ginecólogo hizo todo lo posible para no hacer la ILE pese a que en ese entonces no era objetor de conciencia”, por lo que lo definieron como un obstructor.

 

 

cba24n

Con las 800 butacas y los palcos de la sala cubiertos con los pañuelos verdes de la Campaña Nacional por el Aborto Legal Seguro y Gratuito, el sábado 18 se estrena “Que sea Ley! en el Festival de Cannes. Entre el público estarán varias de las referentes históricas de la Campaña, que viajarán especialmente para acompañar la primera proyección de la película que muestra la lucha para lograr la legalización del aborto en Argentina. El escenario es especial: en Francia el aborto es legal desde 1975. Como en toda Europa y todos los países del mundo desarrollado.

La película es de Juan Solanas, que filmó durante meses y recorrió gran parte del país para hablar con mujeres que debieron someterse a intervenciones clandestinas, familiares de algunas muertas y otras protagonistas de esta lucha, como las mujeres de la Campaña y las legisladoras “sororas” que votaron a favor del aborto legal.

“Crecí en Francia. Llegué en el 77, en el exilio. Nunca escuché hablar de abortos porque no era un tema, era legal. Estando en el 2000 en Buenos Aires me enteré que en Argentina estaba prohibido y me pareció una locura, un delirio, porque en algunas cuestiones el país es de avanzada, pero en esto claramente no”, dice Solanas a Clarín. Entonces filmó “Nordeste”, donde hay una escena de una mujer abortando porque no podía seguir adelante con ese embarazo.

El año pasado, Solanas leyó que el Congreso iba a debatir la legalización del aborto. Sintió esperanza. Devoró cada nota sobre el tema. Por primera vez, el proyecto de la Campaña pasaba de la mesa de entradas del Congreso. Era la séptima vez que lo presentaba. El debate en Diputados duró algo más de dos meses. La Cámara Baja votó a favor.

“Aquella noche me quedé despierto esperando la votación, que al final ocurrió a la mañana. Y lloré, lloré de la emoción ante el televisor”, cuenta el cineasta, que ahí nomás tomó su cámara y viajó a Buenos Aires. Desde hace cinco años vive en Uruguay. “No tenía idea de lo que era la fuerza de esas mujeres en la calle, las chicas, la marea verde. Me quedé shockeado, en un shock positivo”.

El debate por la legalización pasó al Senado. Solanas -52 años, hijo de “Pino”- siguió filmando. Incluso aquella noche de la votación, fría, ventosa. La Cámara Alta votó en contra. Eran las tres de la mañana y las mujeres lloraban en la calle. Solanas captó la desazón. “En ese momento decidí que haría una película. Mostrar la realidad de las mujeres. Pretendo mostrar las cosas de manera honesta, informar. Hay personas que no quieren meterse ni opinar, parecen avestruces que esconden la cabeza. Hay temas en los que no se puede ser indiferente. A mí me mueve la igualdad, la justicia social, adhiero al feminismo”, dice Solanas.

Cuenta que también se acercó a los sectores de pañuelos celestes, los que se oponen al aborto. “Fui rechazado al contar lo que estaba haciendo, sentí paranoia y hostilidad. Igual hay testimonios en la película, están, y están presentados de manera honesta, no como caricaturas”. Solanas asegura que basta con escuchar las historias de las mujeres y familiares que debieron pasar por la clandestinidad.

En su película están los familiares de Liliana Herrera, que murió en agosto del año pasado al desangrarse tras un aborto clandestino en Santiago del Estero, Liliana tenía 22 años y dos hijitas de 3 y 6. En “¡Que sea ley!” también están los familiares de Ana María Acevedo, que a los 19 años murió porque en el Hospital Iturraspe de Santa Fe se negaron a practicarle un aborto y tenía cáncer. Tampoco la dejaron hacer un tratamiento con quimio, para no lastimar al feto. Fue en 2007. Su historia es un emblema. Su madre, Norma Cuevas, también estará en Cannes.

“Creo que después de escuchar esas historias no se puede sostener eso de las dos vidas. Además, las creencias son personales, para adentro, no se deben imponer a los demás. Busco la reflexión”. Solanas también dice que en su película hay energía, festividad, vitalidad: “El movimiento feminista es muy poderoso, avanza, es de vanguardia. No tengo ninguna duda que el aborto será ley. Me da vergüenza que aún no lo sea porque perdemos tiempo y las mujeres siguen muriendo”.

Marta Alanis, referente histórica de la Campaña y de Católicas por el Derecho a Decidir estará en la premiere mundial del Festival de Cannes. Será una de las mujeres argentinas que podrá ver la proyección especial en la Sala 60E a las 16.45 del 18 de mayo. “¡Estoy tan emocionada!”, dice a Clarín. Cuenta que llevan dos mil pañuelos verdes de la Campaña y que algunos serán gigantes, para que cuelguen de los palcos.

“Somos unas doce las que podemos viajar, porque no tenemos recursos. Pero allá se sumarán militantes de Francia, España”. Cuenta Marta que el domingo a las 11 darán una conferencia de prensa a medios internacionales: “Vamos a contar lo que pasa en Argentina. En Europa no pueden creer no sólo que el aborto no sea aún legal sino que además esté frenado por grupos fundamentalistas. Las argentinas sentimos mucha vergüenza”.

Elba Ibáñez fue estrangulada y golpeada salvajemente antes de morir. Lorenzo Quiroga, un hombre de la municipalidad de Fiambalá, reconoció el crimen ante el fiscal del caso. El hijo de Quiroga, que desapareció de la ciudad, genera sospechas.

El hombre, un turista, caminaba por el costado de la ruta 60, a la altura del pueblo de Fiambalá en el oeste de la provincia Catamarca. Había llegado algunos días antes, comenzaba a conocer los paisajes del lugar que eligió para pasar sus vacaciones. Mientras realizaba la caminata, cerca de las 10 de la mañana, algo le llamó la atención al costado de la ruta. Era una especie de bulto que se veía a lo lejos, sobre el pasto.

Pensó que era una bolsa con residuos que alguien había tirado. Se acercó por las dudas. Cuando estaba a pocos centímetros su cara cambió al horror. Hizo algunos pasos para atrás y, temblando, tomó su celular. La transpiración de las manos no le permitía marcar el número de la Policía provincial. Tenía frente a él un cuerpo sin vida, a simple vista muy golpeado. Cuando los efectivos finalmente llegaron confirmaron que se trataba de una mujer. Algunas horas después se sabría que el cadáver que había encontrado el turista pertenecía a Elba Ibáñez, una mujer de 35 años que, de acuerdo a pericias posteriores, cursaba el segundo mes de un embarazo al morir.

Cuando la división de Policía Científica comenzó a inspeccionar el lugar encontró el bolso de la víctima: en el interior estaba su teléfono celular, algunas pertenencias y documentos. Sin embargo, había algo que a los investigadores les llamó particularmente la atención: una tableta de misoprostol, un medicamento utilizado habitualmente para realizar abortos.

¿Por qué Elba llevaba ese medicamento encima? ¿Tenía algo que ver con la muerte? ¿Quién fue la última persona que había estado con ella? ¿Cuáles fueron sus últimas conversaciones? ¿Dónde había estado la noche anterior? Todos estos interrogantes y más aparecieron en la cabeza del fiscal de la causa, Jorge Barros Risatti. Allí comenzó una investigación extenuante que lleva un mes y que llegó a su punto culmine en las últimas horas con una extraña y desesperada confesión que cambió todo.
La primera pericia que recibió en su escritorio el fiscal fue la autopsia del cuerpo. El documento hablaba de golpes en rostro y cráneo con objeto contundente mientras la víctima estaba con vida. Además, señalaba que la causa de muerte fue una asfixia, producida con algún tipo de soga. Barros Risatti pudo ver claramente las marcas en el cuello en fotos tomadas al cadáver.

Elba Ibáñez trabajaba en la municipalidad de Fiambalá con un contrato temporal y por un sueldo muy bajo, una empleada precarizada en el área de desarrollo social. “Era una persona extremadamente introvertida. Con un perfil bajísimo. Gran parte de la investigación está centrada en conocer más detalles de la vida de la mujer para entender lo que pasó. A su familia prácticamente no le contaba nada. Sólo le decía algunas cosas a una amiga y compañera de trabajo, era a la única que le confiaba las cosas que le pasaban”, dice uno de los investigadores.

Esa amiga fue una de las primeras en declarar ante la Justicia. La mujer contó ante el fiscal que su amiga Elba le había confesado que había quedado embarazada: “Me habló del bebé pero nunca de quién era el padre. También me dijo que no quería tenerlo.”

Según la reconstrucción de los hechos que hizo la justicia, Elba comenzó a buscar la manera de abortar. Pidió, discretamente y con cuidado, consejos a distintos compañeros de trabajo hasta que alguien le dio la respuesta que estaba esperando. Le recomendaron hablar con una persona que podía ayudarla. Alguien que “sabía cómo hacerlo y sin dolor”, un hombre del área de obras públicas de la misma municipalidad llamado Lorenzo Quiroga de 74 años. El hombre supuestamente se dedicaba, además de su trabajo como servidor público, a realizar abortos clandestinos en su domicilio.

El viernes pasado llegó a manos del fiscal el informe de los peritajes que se hicieron sobre el celular de la víctima, un análisis que tardó más de 20 días. Allí se supo quién fue la última persona con la que tuvo contacto Elba antes de morir: Lorenzo Quiroga.

Esa información fue suficiente para que el juez Marcelo González ordenara un allanamiento en el domicilio del funcionario. Allí los efectivos se llevaron una sorpresa. Encontraron varias armas de guerra como un rifle marca Winchester y municiones marca Magtech calibre .44. Si bien no encontraron ningún elemento que pudiera incriminar a Quiroga directamente con la muerte de Elba, decidieron dejarlo detenido por portación de arma de guerra.

“Cuando lo dejaron preso le hicieron una ‘trampita judicial’. No le dijeron por qué lo detenían ni lo notificaron hasta último momento. Buscaban que pensara que estaba detenido por el crimen. Finalmente salió bien”, desliza una fuente cercana al caso.

El domingo, minutos antes de ser indagado por el delito de tenencia de arma de guerra, Quiroga pidió hablar con el fiscal urgentemente. Quería contar algo y lo hizo. Frente al doctor Barros confesó su participación en la muerte de la mujer aunque aclaró que no la golpeó ni la estranguló a pesar de las marcas encontradas en el cuerpo: dijo que fue un accidente.

El hombre explicó que conocía a Elba como compañera de trabajo, aclaró que no los unía ninguna relación sentimental más allá de un vínculo laboral. Luego relató cómo se sucedieron, según él, los hechos aquel jueves 28 de marzo.

“Habíamos quedado por teléfono en que la pasaba a buscar por la casa y la llevaba a la mía. Yo me atrasé. Se me hizo tarde. Me llamó varias veces, estaba desesperada y ansiosa. Ella empezó caminar para este lado y la levanté con la camioneta a mitad de camino y fuimos a mi casa”, contó Quiroga.

Al llegar a este punto, el hombre de 74 años intentó explicar el tipo de aborto que realizaba. Según sus palabras no se trata de un procedimiento quirúrgico sino que se realiza un tratamiento que incluye una sonda, inyecciones y medicamentos. Contó que se inicia en ese momento pero que el feto es expulsado algunos días después. Eso dio alguna pauta a los investigadores de porque encontraron en la cartera de Elba el comprimido de misoprostol.

Más tarde en su relato, Quiroga indicó que “en un momento del tratamiento la chica comenzó a descomponerse. Se desmayó. No tenía pulso. Intenté  reanimarla pero no pude. Se murió. No supe qué hacer. Cargué el cuerpo en la camioneta Renault Kangoo gris y como le tenía aprecio, la dejé en una zona transitada para que sea encontrada lo más rápido posible”.

Así fue la confesión. Los investigadores creen que es verosímil hasta cierto punto.El tramo de la muerte choca de lleno con lo que dice la autopsia: golpes y asfixia. Ante esta evidencia, y consultado por el fiscal, el acusado no pudo responder mucho. “Cuando la estaba dejando en la ruta se me cayó y se golpeó la cabeza con el piso, por eso deben ser los golpes”, dijo. No cierra. No encaja. Los médicos que realizaron la autopsia dejaron en claro que los golpes fueron en vida.

“En base a lo que pudimos reconstruir creemos que dice la verdad hasta el momento puntual de la muerte. Las evidencias y las prueban muestran que la muerte no se dio como él dice. Algo pasó durante o después del procedimiento del aborto. Eso es lo que todavía no pudimos descubrir. Tampoco tenemos en claro quién es el padre del bebé. No creemos que sea Quiroga”, concluye un investigador que sigue de cerca el caso.

Algunas otras preguntas que todavía se hace la Justicia catamarqueña por estas horas: ¿Quiroga, un hombre mayor de 74 años, trabajaba sólo haciendo estos abortos clandestinos? Teniendo en cuenta su avanzada edad, ¿pudo cargar y transportar el cuerpo de Elba sin ayuda de nadie?

El funcionario tiene un hijo que ronda los 40 años. Los detectives que siguen el caso detectaron que el hombre desapareció del pueblo luego del crimen y dejó de frecuentar la casa del padre mientras este aún permanecía en libertad. Llama la atención porque dejó de mostrarse aunque por el momento no hay ninguna prueba que lo una al crimen.

Un cargo municipal

Cuando la noticia de la detención de Quiroga tomo trascendencia mediática, desde el entorno de la intendenta Roxana Paulon salieron a desmentir que el hombre fuera funcionario o pertenezca al gabinete municipal: “Está circulando una información errónea, que menciona a Quiroga como integrante del gobierno. Esto no es correcto. El sólo tiene un contrato de locación de servicio. No era jefe y no tenía ningún cargo jerárquico”, se defendió Romina Carrizo, directora de gobierno, en dialogo con La Isla FM.

Sin embargo, son muchos los empleados que declararon en la justicia con respecto a este tema y todos coinciden en que Quiroga tomaba decisiones y hasta formaba parte de las reuniones de gabinete. Inclusive en una foto se lo ve sentado a escasos centímetros de la intendenta en una conferencia de prensa cuando se estaban anunciando una serie de medidas de ámbito municipal. No parece ser alguien ajeno al núcleo.

El martes 30 de abril, el juez de garantías de la zona confirmó el encierro de Quiroga y la Justicia tendrá 10 días para recabar más pruebas para que la detención se convierta en prisión preventiva. Poco después, Quiroga sufrió una descompensación y tuvo que ser trasladado a un hospital zonal. “Estamos esperando que lleguen unos resultados claves de pericias que mandamos a hacer. Tienen que ver con algunos rastros que se encontraron en la casa y muestras que se le extrajeron a al víctima. Se están analizando en otra provincia y por eso los plazos se extienden”, dice una persona con accedo al expediente.

La Justicia tiene aún un misterio que central que resolver: qué fue lo que pasó aquella noche de jueves dentro de la casa del acusado. Algo sucedió en aquel procedimiento de aborto, algo que precipitó las cosas, que llevó a que Elba fuera golpeada y asfixiada hasta morir.

La familia de Elba ya realizó tres marchas pidiendo justicia por la muerte de la joven: “Estamos destruidos, queremos saber que pasó. Tenemos miedo de que si fue Quiroga salga de la cárcel por falta de pruebas. No queremos impunidad como en tantos otros casos”.

Por lo pronto, el abogado de la familia, Luciano Rojas, no está de acuerdo con la calificación legal que consta en la causa: “Homicidio simple nos parece poco. Consideramos que hay muchos agravantes que deberían ser incluidos. El hecho de que la haya llevado sola a un lugar donde no podía pedir ayuda a terceros es alevosía, por lo que vamos por la cadena perpetua”, dice Rojas.

Fuente: Infobae

La precandidata a diputada provincial de la lista Somos Vida, Amalia Granata fue a votar en las PASO de Santa Fe y la sorprendió una presidenta de mesa con el pañuelo verde a favor del aborto legal. Parece que la situación no le cayó para nada bien, lo que quedó reflejado en su cara a través de las fotos que le sacaron al momento de llegar al su mesa de votación, la 4266.

Granata, que es una fervorosa y reconocida militante en contra de la legalización del aborto, opinó sobre lo sucedido retuiteando comentarios de otros usuarios y hasta de dirigentes de su propio espacio.

Por ejemplo, el de Walter Ghione, que es el segundo en la lista de precandidatos a diputados en la lista Somos Vida. El dirigente publicó las imágenes y escribió: “#PASO2019 Claro acto de provocación de la presidenta de mesa (4266), recibiendo a @AmelieGranata con el pañuelo verde. Nosotros pidiéndole a nuestros militantes que no lleven el pañuelo celeste para no provocar y vivir la verdadera fiesta de la democracia. Así estamos en #SantaFe”.

La política santafesina se vio revolucionada este miércoles 17/04 cuando un caso de violencia de género los tocó de cerca. Y es que la conmoción se apoderó en Santa Fe tras conocerse la detención de un concejal del Frente Progresista Cívico y Social por haber golpeado a su ex mujer hasta provocarle un aborto que ya tenía 20 semanas de gestación.

Se trata de Cristian Yoel Sartor, quien fue interceptado por la Policía cuando se trasladaba por la ruta provincial número 1. En ese momento, el concejal iba camino a encontrarse con su abogado.

Luego de ser arrestado, Sartor fue trasladado a la Unidad Regional de la policía santafesina y ahora será investigado por el presunto forzamiento de un aborto.

Según la denuncia que hizo la mujer, Sartor la golpeó en la zona abdominal el domingo pasado y tuvo que ser asistida en el Hospital Guillermo Rawson, donde constataron la pérdida del embarazo. Además tenía múltiples lesiones traumáticas y su estado es delicado.

“Nos reunimos y se tomó la decisión de llamar al involucrado y solicitarle que renuncie, cosa que hizo. No estamos dispuestos a admitir ni aceptar en nuestro equipo que estas cosas sucedan. Es inaceptable”, manifestó a los medios locales el intendente Mario Migno, tras enterarse del hecho. “Ahora él tendrá que dar las explicaciones donde corresponde, en su conciencia y en la justicia”, añadió.

Sartor había sido electo en 2017 como concejal y será reemplazado por la suplente Brenda Ramos. La ciudad de San Javier es cabecera del departamento del mismo nombre y está ubicada unos 150 kilómetros al norte de la capital de la provincia de Santa Fe.

 

 

Urgente 24

El Poder Ejecutivo Nacional envió la noche del lunes al Senado de la Nación el proyecto de ley destinado a aprobar un nuevo Código Penal, que será girado a la Comisión de Justicia y Asuntos Penales.

La iniciativa ingresó después de las 21 a la Dirección de Mesa de Entradas de Proyectos de la Cámara alta.

El expediente reúne el trabajo hecho por la Comisión para la Reforma del Código Penal de la Nación que comenzó a trabajar a principios de 2017 por disposición del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

De la Comisión formaron parte magistrados del Poder Judicial, representantes del Ministerio Público Fiscal, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, del de Seguridad y del entonces Ministerio de Desarrollo.

El proyecto de ley fue objeto de debate en el marco del PROGRAMA JUSTICIA 2020 con el fin de promover la activa participación de la sociedad en la elaboración y propuesta de reformas legislativas en materia de justicia y derechos humanos.

Entre otros capítulos, el nuevo Código legisla sobre personas por nacer, tratamientos médicos no consentidos y delitos contra la integridad sexual, incluyendo pornografía infantil.

Aborto

Si bien continúa siendo punible el aborto excepto en condiciones especiales (“Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud física o mental de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios” o “Si el embarazo proviene de un abuso sexual”), un nuevo artículo abre a la evaluación de los jueces cada caso.

“El juez podrá disponer que la pena se deje en suspenso o eximirla de ella, teniendo en cuenta los motivos que impulsaron a la mujer a cometer el hecho, su actitud posterior, la naturaleza del hecho y las demás circunstancias que demuestren la inconveniencia de aplicar pena privativa de la libertad”, expone el proyecto.

Ambito

Una mujer de 30 años murió tras practicarse un aborto clandestino con un perejil en Catamarca. El caso conmocionó a todo el país.

Paulina, nombre que se usó para preservar la identidad de la víctima, tenía dos hijos y vivía en un pueblo cercano a la capital catamarqueña. Llegó a la Maternidad 25 de Mayo en estado grave y no consciente, tras colocarse un perejil en la vagina. A los pocos días, falleció por una infección, según informó el portal Filo News.

La organización Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito lanzó un comunicado, en el cual informa sobre la historia de “Paulina” en Catamarca.

“Cuando ingresó a la maternidad ya no había mucho para hacer. Murió porque nadie la salvó. La clandestinidad, la desinformación, la estigmatización social, empujan a las mujeres que no quieren continuar con un embarazo a realizarse abortos inseguros como el de ‘Paulina’“, sostiene el texto del comunicado.

“El Estado obliga a las mujeres y personas con capacidad de gestar a exponerse a métodos inseguros para llevar adelante su decisión”.

“Llegó en estado de inconsciencia, con una septicemia (infección) avanzadísima. Estaba a más de 400 kilómetros así que el viaje fue tremendo. La septicemia es producto de un aborto mal hecho”.

 

 

 

El Ciudadano Web

El ex ministro de Economía y posible candidato a Presidente se refirió al debate por la Interrupción Legal del Embarazo y dijo que le gustaría “una consulta popular en materia de valores”.

Roberto Lavagna habló por primera vez sobre legalización del aborto y el debate que se produjo en el Congreso en 2018 y sentó su posición:“En lo personal, estoy en contra”.

El ex ministro de Economía y posible candidato a Presidente en las próximas elecciones dijo en diálogo con Radio Metro que, pese a no estar de acuerdo con la Ley que promueve la interrupción legal del embarazo, se debe aplicar “el fallo de la Corte Suprema en todo el país sobre el aborto en casos de violación o peligro de muerte para la madre”.

Sin embargo, dijo que le gustaría “continuar con el debate a través de otros canales, como la consulta popular”, tras la votación el año pasado en el Congreso que culminó con la negativa de aprobar la legalización en el Senado tras la media sanción de Diputados.

Para Lavagna, Macri dejará una herencia peor que la del kirchnerismo y expresó que el “cambio no sirvió”. Aseguró también que vio decidido a Marcelo Tinelli a participar en octubre. Sobre su propia candidatura dijo que las circunstancias lo “fueron empujando a lo largo de los meses y aquí estamos. Me estoy reuniendo con gente, poniendo ideas sobre la mesa; las candidaturas vienen al final”.

“Lo que importa acá es construir un espacio amplio, donde haya gente del justicialismo, del radicalismo, del socialismo, de partidos más chicos y provinciales, y una porción de gente que se incorpora a la vida política frente a una situación de tener que elegir entre dos extremos que no nos satisfacen”, destacó.

 

 

 

Minuto Uno

El senador nacional, Alfredo Luenzo,se refirió al proyecto de ley que presentó con modificaciones para avanzar en el debate sobre  la aprobación de una Ley de aborto legal, seguro y gratuito.

“Ojalá estemos a la altura de las circunstancias y que el Congreso de manera madura pueda volver a debatir este tema, que creo estamos cerca de poder impulsarlo”, aseguró.

Asimismo, señaló que es necesario “sacar del código penal la criminalización de quien deba atravesar una situación tan dolorosa”, dijo al explicar el nuevo proyecto presentado.

“Se trata de un consenso de 27 senadores,  con modificaciones, como por ejemplo que la interrupción del embarazo sea en la semana 12 y no 14, y no llevarlo a la justicia. Muchos senadores se sumaron al proyecto modificado”, aseguró.

Asimismo, el senador destacó que “es un tema que veces incomoda a muchos porque divide a la sociedad, pero yo no estoy a favor del aborto estoy en contra de situaciones como la de la nena de 11 en Tucumán. Estamos en una discusión de orden jurídico y hasta moral, pero acá hay un problema de carácter sanitario, de educación y el estado debe responsabilizarse”.

 

 

 

ADN Sur

El Superior Tribunal de Justicia absolvió a la Doctora Estrella Perramón. El máximo órgano judicial revocó una sentencia condenatoria contra la profesional por el caso ocurrido en el 2015 en El Maitén.

El Superior Tribunal de Justicia revocó la sentencia de la Cámara de Apelaciones de Esquel y absolvió a la Dra. María Estrella Perramón, en la causa relacionada con la muerte de una joven de 17 años a la que la médica le practicó un aborto, en la localidad de El Maitén, en diciembre de 2015.

El recurso de la querella quedó desierto porque no se presentó a la audiencia de impugnación.

En primera instancia, el juez Colabelli absolvió a la imputada Perramón por el delito de aborto consentido seguido de muerte, pero condenó a la nombrada a un mes de prisión en suspenso y a un año de inhabilitación especial para el ejercicio de la medicina, circunscribiendo el hecho al delito de lesiones culposas, en perjuicio de Keila Jaqueline Jones.

Los ministros Alejandro Panizzi, Mario Vivas y Miguel Donnet coincidieron con la defensa en que, al comienzo, Perramón fue acusada por aborto voluntario seguido de muerte y –alternativamente– por homicidio culposo. Esa variación impidió, la refutación y eventualmente, el ofrecimiento de nuevas pruebas tendientes a cumplir su propósito.

Los ministros afirmaron que se transgredió el principio de congruencia, que implica la correspondencia entre el hecho imputado en la acusación y el descripto en la sentencia.

Afirmaron que “esa identidad descriptiva del hecho (en uno y otro acto procesal) ha faltado en el caso que juzgamos”.

El hecho por el que se acusó a María Estrella Perramón consistió en que ésta provocó las lesiones que ulteriormente devinieron en la muerte de Keila Jaqueline Jones como consecuencia directa del aborto voluntario.

Sin embargo, la condena se basó en la figura del homicidio imprudente simple tipificado por el artículo 84, primer párrafo del Código Penal, aunque finalmente, como quedó escrito, se la condenó por lesiones culposas.

Es decir, se la condenó por un delito culposo cuando se la había acusado, como se dijo, por uno complejo (doloso en principio y culposo en su resultado) que incluía inescindiblemente una práctica abortiva voluntaria de parte de la autora y de la víctima.

 

Diario Jornada