Tag

25 años

Browsing

El Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito, SAVD, de nuestra provincia celebró el pasado 12 de junio sus 25 años, comenzó a funcionar en el año 1995 luego que sus profesionales – seleccionados previo concurso de antecedentes y oposición – prestaron juramento; así el Dr. Nestor Jàuregui, la Lic. Ana Chavez, la Lic. Alejandra Gigena y la Lic. Silvia Elìas fundarían los inicios en la atención victimológica dentro del ámbito judicial penal de Chubut.

Una de las principales necesidades era la participación de la víctima en el proceso penal, dejando de ser sólo una fuente de información y posibilitando a partir de esa participación acceder a toda la información necesaria con respecto al hecho vivenciado y los derechos que como víctima le corresponden. Ello ya que anteriormente no se tenía en cuenta su padecimiento, vulnerabilidad y demás situaciones que la atravesaban.

En una primera etapa, el Servicio comienza a funcionar asistiendo a menores víctimas de delitos contra la integridad sexual, a las víctimas de violencia familiar y maltrato infantil, hasta llegar a las víctimas de todo tipo de delito, conforme lo que establecía la ley de su creación.

Nacimiento del SAVD de Comodoro:

Luego de la creación del SAVD de Trelew le sigue el SAVD de Comodoro Rivadavia quien hace 20 años lleva adelante la importante tarea iniciada por los precursores. Éste se encuentra compuesto por nueve profesionales entre ellas: psicólogas, trabajadoras sociales y abogadas.

El SAVD de la fiscalía de Comodoro trabaja desde la interdisciplina bajo un Modelo de atención integral que comprende: asesoramiento jurídico, orientación e información durante el proceso penal, asistencia y gestión social a fin de facilitarles el acercamiento a los recursos institucionales que las víctimas pudieran necesitar, acompañamiento en todas las instancias judiciales que así se requieran.

Asimismo, se brinda asistencia psicológica para ayudar a superar los efectos que el hecho vivenciado hubiera ocasionado, funcionando las 24 hs. los 365 días del año.

Se realizan también, acciones de carácter preventivo- desde el área Procomunidad – Tales como capacitación, concientización, difusión y sensibilización de la problemática victimológica en la comunidad, donde se pueda dar una mayor visibilidad a las víctimas en el ámbito judicial promoviendo sus derechos.

Fue fundado el 14 de noviembre de 1994 y hoy festeja sus Bodas de Plata. Desde su dirigencia, se mostraron agradecidos y felices de lo que desde entonces ha sucedido, y lo plasmaron en un mensaje.

“Debemos decir que en estos 25 años hemos crecido a muy grandes pasos, nos puede sorprender pero, el ímpetu de ese lindo grupo de amigos que un día soñaron con una casa propia y le pusieron ruedas a ese sueño nos encuentra hoy festejando nuestro aniversario número 25, todo en base al legado de los fundadores y del continuo trabajo, esfuerzo y amistad de dirigentes, socios, jugadores, padres y un sin fin de colaboradores.

La formación deportiva, pilar fundamental para niños y niñas de todas las edades que asisten al club, desarrollándolos en la formación integral basada en los valores que brinda el Rugby y Hockey.

Ubicados en el Barrio Astra Km. 20, el club posee un predio con más de 7 hectáreas, con 2 canchas de Rugby oficiales, 3 campo de juego de Rugby Infantil, todos con césped natural, cancha de Hockey de medidas oficiales con césped sintético, gimnasio de musculación, vestuarios, quincho, cantina, parque con sector de fogones, plaza de juegos y estacionamiento.

Comenzamos a transitar los festejos de los 25 años del club con más energía, y nuevos proyectos: próximamente un nuevo quincho y cancha de césped sintético de 50mts x 50mts, iluminación de la cancha 2 entre otros varios proyectos.

Todo esto se logra por el gran compromiso de nuestra gente: dirigentes, socios, jugadores, padres, colaboradores conservando los valores de Respeto, Compañerismo, Disciplina y formadores de personas de bien, premisa inculcada desde nuestros comienzos.

Los festejos programados para estos 25 años, comienzan el sábado 16 de noviembre con el Primer Encuentro Regional de Rugby Infantil, desde categoría Escuelita a M14, en donde los clubes de nuestra unión e invitados del valle del Chubut se darán cita en nuestro club y así transmitir los valores de nuestro deporte y generar lazos entre jugadores, entrenadores y familias de los clubes participantes.

Continuamos el 23 de noviembre con el Torneo Nine y Seven Nocturno Solidario desde M15 a Plantel Superior en Rugby y desde Sub14 a Primera Damas y Primera Caballeros en Hockey, en esta ocasión estaremos colaborando con la Fundación Juntos por un Corazoncito Feliz, la entrada será 1 alimento no perecedero; para finalizar el día 7 de diciembre con el Family Day en el club a pasar un día inolvidable con toda la familia coirona”.

Los jueces en el veredicto dado a conocer ayer en los Tribunales de Esquel, no encontraron elementos que acrediten ninguna causal de justificación para que Gabriel Díaz haya disparado contra su hermano en las circunstancias en que lo hizo.

DEBATE DE LA PENA
A pedido de las partes, media hora después de conocido el veredicto, tuvo lugar el debate por la pena. La Fiscalía pidió que se lo condene a 25 años de prisión, en tanto que el defensor requirió el mínimo legal, 10 años y medio.
El veredicto del Tribunal consistió en dar a conocer la declaración de responsabilidad y anticipar brevemente algunos de los que serán los puntos salientes de la sentencia, aunque el desarrollo en profundidad de los fundamentos de la decisión, se conocerán recién el próximo jueves por la mañana.

El presidente del Tribunal, Jorge Criado, puntualizó los elementos en los que se basaron para tener por acreditados los hechos y la autoría de Gabriel Díaz. Mencionó el contexto y el lugar en que se suscitaron los hechos, señaló contradicciones en la versión del imputado respecto de las de los testigos, habló de la situación de disparidad que se suscitó entre la víctima y el imputado, en el contexto en el cual se produjo el disparo mortal. Finalmente se refirió a que la Defensa no aportó evidencias demostrativas de las circunstancias de necesidad de actuar en defensa propia alegadas y que es requisito probarlas para que estas puedan ser consideradas por el Tribunal.

Luego de un breve cuarto intermedio, volvieron a encontrarse las partes en la sala 2 de los Tribunales de Esquel, para discutir la pena justa. Carlos Días Mayer mencionó como agravantes que víctima e imputado fueran hermanos por parte de padre, lo imprevisible e inesperado del ataque armado, que fuera el cumpleaños de la víctima, que se realizara en presencia de familiares, la expectativa de vida de la víctima y el momento particular de reconciliación familiar que protagonizaba Alfredo Horacio Díaz.

DEFENSOR PLANTEO ATENUANTES
El defensor Hugo Cancino hizo referencia como atenuantes a la falta de antecedentes penales, el excesivo consumo de alcohol, las características de personalidad de su defendido, su situación familiar con una familia conformada y el hecho que el fallecido sea su hermano, como una forma de pena natural. Luego de argumentar requirió la imposición del mínimo legal, 10 años y seis meses de prisión.

LOS HECHOS
El 15 de julio de 2018 aproximadamente a las 3:05 hs en una vivienda de Cholila, propiedad del tío de Gabriel Arturo Díaz, en momentos en que se celebraba el cumpleaños de quien fuera la víctima, Alfredo Díaz, hermanastro de parte de padre de Gabriel.

En un momento se escuchó un disparo de arma de fuego efectuada por este último que impactó en un pulmón de Alfredo, provocándole la muerte.
El fiscal, Carlos Díaz Mayer, sostuvo que el disparo se sucedió luego tras un forcejeo entre el imputado y su padre que retuvo su mano para quitarle el arma, tras un primer disparo, se sucedió una segunda detonación la que habría impactado en Alfredo Díaz provocándole la muerte.

Los jóvenes que serán imputados por el abuso en «manada» contra una chica que en el momento de la violación era menor de edad podrían recibir penas de entre 8 a 25 años de prisión efectiva de acuerdo a la calificación que le dio el fiscal Fernando Rivarola.

Mientras se van conociendo detalles de lo ocurrido en la madrugada del 22 de setiembre de 2012 en una casa del balneario Playa Unión en Rawson, entidades feministas y ONG preparan una movilización para este viernes en la Oficina Judicial de Rawson donde se realizará la audiencia de apertura de la investigación y a la que deberán concurrir los cinco imputados.

En la misma y en el marco de las medidas de coerción, el juez podría dictar la prisión preventiva para todos o algunos de los jóvenes si considera que los mismos podrían fugarse o entorpecer la investigación de acuerdo a los cargos que se les imputarán.

El fiscal Rivarola imputó a los cincos jóvenes, todos pertenecientes a familias muy conocidas e influyentes en la provincia en los ámbitos políticos, empresarial, social y deportivo y tres de ellos mayores de edad en el momento de los hechos, como autores del delito de acceso carnal gravemente ultrajante por participación de dos o más personas de acuerdo al artículo 119, incisos 2,3, y 4 del Código Penal.

El hecho ocurrió en el balneario Playa Unión, en el quincho de una casa de la denominada “primera fila” (ubicada frente al mar) cuando una joven junto a otras 6 amigas había llegado desde Puerto Madryn para participar de una fiesta privada para recibir la primavera.

Una de ellas, por entonces de 16 años y presuntamente bajo los efectos de una intoxicación alcohólica o alguna substancia que le provocó una situación de inconsciencia, fue abusada por al menos dos de los jóvenes mientras otros alumbraban la denigrante acción con la luz de sus celulares y uno se encargaba de que nadie ingresara al lugar protegiendo la puerta de entrada, según pudo reconstruir Clarín tras consultar fuentes cercanas al caso.

“LAS MAGDALENAS”

La violación “en manada” se conoció en enero pasado, cuando la víctima una vez que pudo superar las tremendas consecuencias psíquicas que le produjo el hecho contó a través de las redes sociales lo que le había ocurrido, apoyada por el grupo de mujeres de Madryn llamado “Las Magdalenas”, a través del título “La manada de Chubut”.

En el mismo, además de los detalles sobre lo que tuvo que enfrentar, la chica reveló los nombres de quienes cometieron el abuso. Fue tal su sufrimiento que junto a su familia decidieron dejar la ciudad de Puerto Madryn donde residían para vivir en otro lugar.

Según cuenta en el escrito, tanto la chica como su entorno recibieron después del suceso amenazas y presiones de todo tipo para que no lo contara, dado el status social y familiar de los agresores.

Dos de los imputados son nietos de reconocidos políticos de la zona ya fallecidos: un exgobernador y un exsenador nacional, ambos con una carrera política intachable y reconocidos permanentemente por su honestidad y hombría de bien.

Lo mismo puede decirse de quien está ligado al mundo empresarial. Su abuelo fue un reconocido empresario de la zona del Valle Inferior del Río Chubut, muy querido incluso por los quienes trabajaban en sus empresas.

Si bien detalles del hecho son guardados bajo siete llaves, hay versiones que dan cuenta del calvario que durante horas vivió la víctima producto del ataque sexual de los jóvenes que en su momento tenían entre 17 y 22 años. En detalle, solo dos eran menores (17 años) en tanto participaron dos de 22 y uno de 21.

RELATO DE UN ABUSO

La joven habría sido sometida por al menos dos, en tanto pudo ser rescatada por una de sus amigas que se percató de la situación y la sacó del lugar prácticamente tomándola de los pelos.

Después habría sido llevada a una casa en Rawson (distante 5 kilómetros de la playa) donde durmió hasta el día siguiente. Vale señalar que cuando fue sacada del lugar no podía mantenerse en pie y estaba prácticamente desvanecida.

En ese momento el anfitrión de la fiesta les pidió a todos que se fueran y reunió a las amigas de la víctima: les dijo que la asistan, que se vayan y que no contaran nada de lo ocurrido.

Antes, las amigas tuvieron que volver a la habitación donde se desarrollaron los hechos y en la oscuridad buscar las prendas de la víctima porque estaba totalmente desnuda.

Lo mataron a tres días de llegar a su regimiento en Zapala, en un «baile» ordenado por un subteniente. Hubo tres condenas y un altísimo grado de interferencia para que la causa no creciera. Menem eliminó el servicio militar.

El 3 de marzo de 1994, hace 25 años, el joven Omar Octavio Carrasco, de 18 años, un chico modesto, silencioso, nacido en la ciudad neuquina de Cutral Co, se incorporó al Servicio Militar Obligatorio (SMO) en el Grupo de Artillería 161 de Zapala.

La historia oficial dice que su muerte se produjo apenas tres días después como consecuencia de un hemotórax producto de una golpiza que le dieron dos conscriptos durante un “baile”, el eufemismo de la jerga militar que alude al castigo físico. La orden la dio un subteniente. En la primera visita a su hijo en el cuartel, luego de la incorporación, los padres fueron notificados de la desaparición de su hijo, a quien habían declarado “desertor”. Fue la primera mentira de tantas que signaron el caso.

El encubrimiento quedó al desnudo el 6 de abril de ese año, cuando el cuerpo del joven fue encontrado en el cerro Gaucho, en los terrenos del Grupo de Artillería, donde ya se habían realizado varios rastrillajes sin éxito. El presidente de la Nación era Carlos Menem, quien para cerrar el escándalo le puso fin al servicio militar obligatorio.

El cadáver de Carrasco había sido vestido con ropa recién planchada y fue “plantado” en el lugar cuando llevaba muerto un mes. La entomóloga Adriana Oliva demostró en el juicio que habían escondido el cuerpo en un recinto cerrado y poco transitado dentro del predio militar.La pista fue una picadura de avispa que presentaba el cuerpo. El subteniente y los dos conscriptos que “bailaron” a Carrasco fueron condenados por el crimen en enero de 1996, pero quedó trunco un segundo juicio oral por encubrimiento en el que eran investigados cerca de diez altos jefes del cuartel y del servicio de Inteligencia del Ejército.

El entonces juez federal de Neuquén Guillermo Labate, a cargo de la causa por encubrimiento, incluso acusó por “falso testimonio” al ex jefe del Ejército Martín Balza, por presunto ocultamiento de la existencia de una operación de inteligencia destinada a cerrar el caso con las tres condenas por el crimen. La posibilidad de enjuiciar a Balza fue rechazada en julio de 1997 por el Tripunal de Apelaciones de General Roca. La causa por el encubrimiento fue languideciendo en una madeja de apelaciones y chicanas de los abogados de los altos mandos, incluyendo al ex jefe de Inteligencia de la fuerza, general Jorge Miná.

La duda central del caso, que nunca fue aclarada, es si Carrasco murió efectivamente el 6 de marzo de 1994, como se dio por comprobado en el juicio oral por el crimen o si tuvo una sobrevida de dos, tres o más días.

La sospecha, avalada por fuertes indicios que nunca fueron investigados a fondo, es que Carrasco fue asistido en el hospital del propio regimiento por la herida interna recibida pero sin los cuidados necesarios por la carencia de medios. De haber sido así, la responsabilidad de la muerte sería de los médicos y las autoridades del cuartel, por “abandono de persona”, dado que se cree que de haber sido llevado al Hospital de Zapala, podría haberle salvado la vida.

En ese caso, el subteniente Ignacio Canevaro, condenado a quince años de prisión, y los soldados Víctor Salazar y Cristian Suárez, que recibieron una pena de diez años, tendrían que haber sido juzgados sólo por lesiones graves o por intento de homicidio, en el peor de los casos.

En la causa por encubrimiento, el juez Labate había avanzado en algunas comprobaciones que ponían en seria duda la historia oficial.

En su momento, sin éxito porque la causa naufragó, Labate quería que la Facultad de Medicina de la UBA hiciera un informe académico sobre un estudio realizado por el perito oficial del juzgado, el médico legista Alberto Brailovsky.

En ese estudio se argumentaba que Carrasco no murió el 6 de marzo como se dejó sentado en el juicio sino “48 o 60 horas después”. De haber sido así, la investigación sobre las causas de la muerte del joven podrían haber sido responsabilidad de un capitán médico, un teniente primero neurólogo, un cardiólogo civil y tres subtenientes enfermeras, además de las máximas autoridades militares del cuartel.

Hacia allí se había avanzado a partir del testimonio de un sargento ayudante enfermero que dio una confusa explicación sobre por qué había dejado asentado, en la ficha médica de Omar Carrasco, que el conscripto había recibido, el 8 de marzo de 1994, -dos días después de su muerte “oficial”- la vacuna militar llamada tabdite, que incluye la antitetánica, un medicamento que podría ser necesario para alguien con un cuadro clínico similar al del conscripto. O más simple: ¿por qué vacunar a un muerto? El sargento ayudante enfermero dijo que la “vacunación masiva” había sido el 8 de marzo, aunque después se comprobó que en realidad fue el 12 de ese mes, lo que agrega más dudas.

La famosa vacuna salió de la farmacia del hospital del cuartel el 8 de marzo. Brailovsky, en diálogo con Página 12 en aquellos tiempos, sostuvo que “a menos que en el cuartel vacunaran cadáveres, a Carrasco lo vacunaron cuando todavía estaba vivo, porque los médicos lo asistían (en el hospital del cuartel), en un sitio sin asepsia médica y temían una infección”.

Parte de la investigación del juez Labate, tropezó con algunas deficiencias heredadas de la investigación realizada, en la instrucción del caso, por el juez federal de Zapala, Rubén Caro, y por el fiscal Luis María Viaut. El juez Caro, doce años después de la muerte de Carrasco, fue investigado, acusado de permitir que el Ejército le manejara la causa para limitar el caso a los tres condenados por el crimen.

En el juicio oral, los peritos de la Corte Suprema de Justicia, que analizaron los resultados de la primera autopsia del cuerpo del soldado Carrasco, determinaron que la agonía de la víctima no había durado más de tres horas y que, en consecuencia, había fallecido el 6 de marzo de 1994.

El primer forense, Rodolfo Villagra, hizo la autopsia en el cuartel, en precarias condiciones y rodeado por militares que podrían haber tenido responsabilidad en el hecho. En su declaración testimonial en el juicio, Villagra sostuvo que encontró fracturas en las costillas derechas segunda, tercera y cuarta, y “aproximadamente 1500 centímetros cúbicos de líquido de tinte hemático” en la región pleural. Aclaró que fue un cálculo “a ojo de buen cubero”. El líquido hallado fue volcado en un frasco vacío, usado antes para guardar mayonesa.

En la reautopsia, los forenses de la Corte Osvaldo Raffo, Osvaldo Curci y Julio Ravioli establecieron que las costillas fracturadas eran la sexta y la octava, pero en el primer informe sólo hablaron de una luxación en la costilla sexta. El estado del cuerpo, en la reautopsia, impidió dar mayores precisiones sobre la arteria afectada y la gravedad del estado del paciente.

A 25 años del Caso Carrasco, las dudas siguen siendo tan rotundas como el primer día, pero ya no existe ninguna posibilidad de barajar y dar de nuevo. Las únicas certezas, en cuanto a fechas, es que el 3 de marzo de 1994 Omar Octavio Carrasco se hizo colimba y que su cuerpo apareció el 6 de abril de ese año, en el cerro Gaucho.

El martes 28 de junio a las 10:30 una de las muestras en la orina de Diego Armando Maradona dio positivo. Tales muestras no llevan nunca el nombre del actor sino que responden a un código numerado. Los detalles del drama que vivió la Selección en la Copa del Mundo de USA 94

Se trata de una imagen imborrable, de una postal eternamente aborrecida: la mujer rubia de anchas caderas y rostro angelical sonriente y complacida tomando la mano izquierda de Diego Armando Maradona caminando lentamente hacia al frenesí triunfal de esa tarde.

Transcurría el sábado 25 de Junio de 1994 y miles de argentinos prolongaban en las tribunas del Foxboro Stadium de Boston su alegría por la nueva victoria de la Selección Nacional; esta vez ante Nigeria por 2 a 1. Ese equipo que ya había vencido a Grecia – Grupo D- en el debut por 4-0, sembraba las frescas esperanzas que preceden a la gloria: sabía a qué jugaba, lo hacía brillantemente, tenía un gran poder ofensivo y había rescatado la mejor versión posible de su capitán Diego Maradona, quien con 33 años aún ofrecía generosamente su magia incomparable.

Elevando su vista a los sectores donde hubiere banderas argentinas flameando Maradona se iba distendido y feliz de la cancha junto a la señora Sue Carpenter, vestida de enfermera, hasta el recinto donde debía dejar su muestra de orina, toda vez que el sorteo había determinado que le tocaba someterse al test antidopaje de rigor. Su compañero para el mismo control reglamentario fue Sergio Fabián Vázquez, quien al terminar el encuentro se encaminó a ese baño por el camino interno del estadio.

Lee la nota completa en Infobae