Tag

11 años

Browsing

El hombre agarró su pistola y disparó varias veces hacia la sombra, en plena oscuridad. La policía encontró al hombre llorando sobre el cuerpo del niño y lo detuvieron.

Jorge David tenía 11 años y su papá Jorge Antonio Ramírez Coronado lo mató por error. Se asustó al ver en la noche una sombra en su casa, tomó su pistola y disparó. Luego se dio cuenta de lo que había asesinado a su propio hijo. La policía lo encontró llorando sobre el cadáver del nene y lo detuvo.

El crimen se produjo en el barrio Puerto Barrios en Izabal. De acuerdo a la declaración del acusado, durante la noche vio una sombra en el patio que se acercaba a su vivienda, pensó que se trataba de un delincuente  y se asustó. Agarró su pistola y disparó varias veces hacia la sombra, en plena oscuridad.

Después de los tiros se dio cuenta  que había ocurrido lo peor, le había disparado a su hijo de 11 años, que murió instantáneamente. La policía secuestró un arma calibre 9 milímetros sin licencia de portación, dos cartuchos y cuatro casquillos de bala.

El acusado permanece en prisión preventiva a disposición de la Justicia, mientras que el cuerpo de su hijo fue derivado a la morgue del Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala (INACIF), así lo informó TN.

 

El Tribunal Oral Federal 1 de Neuquén (TOF) impuso ayer penas de hasta 11 años de cárcel a los ocho ex jefes militares y ex integrantes de inteligencia juzgados por graves violaciones a los derechos humanos sucedidas en la región durante la última dictadura cívico-militar.

El veredicto leído por el vocal del TOF, Alejandro Cabral, estableció una pena de 11 años de cárcel para el ex jefe de inteligencia del Comando de la Sexta Brigada de Neuquén Oscar Lorenzo Reinhold, y para el ex director de la Escuela de Instrucción Andina de Bariloche Néstor Castelli. El ex integrante del destacamento de Inteligencia 182 de Neuquén Sergio San Martín fue condenado a siete años, en tanto que Jorge Molina Ezcurra y Jorge Di Pasquale, a seis años, así lo informó IMneuquén.

El Tribunal Oral Federal 1 de Neuquén (TOF) impuso este miércoles penas de hasta 11 años de cárcel a los ocho ex jefes militares y ex integrantes de inteligencia juzgados por graves violaciones a los derechos humanos sucedidas en la región durante la última dictadura cívico militar.

El veredicto leído por el vocal del TOF, Alejandro Cabral, estableció una pena de 11 años de cárcel para el ex jefe de inteligencia del Comando de la Sexta Brigada de Neuquén Oscar Lorenzo Reinhold, y para el ex director de la Escuela de Instrucción Andina de Bariloche Néstor Castelli.

El ex integrante del destacamento de Inteligencia 182 de Neuquén Sergio San Martín fue condenado a siete años, en tanto que Jorge Molina Ezcurra y Jorge Di Pasquale, a seis años.

El Tribunal impuso cinco años al ex interventor militar del municipio de General Roca (Río Negro) Fernando Zárraga, y 4 años al ex comandante de Gendarmería Nacional Jorge Sachitella, en tanto dispuso tres años de cumplimiento condicional para el ex miembro de inteligencia Carlos Benavídez.

Los jueces rechazaron los planteos de nulidad del juicio de las defensas públicas y la baja de beneficios previsionales de los imputados solicitada por la fiscalía y las querellas.

El juez Alejandro Cabral, culminada la lectura del veredicto, dijo en declaraciones a la prensa que “lo fundamental es escuchar a las víctimas, a cada una de ellas para poder entender todo el contexto histórico y lo que se vivió acá en la época del proceso”. “Todo lo que sucedió fue una locura y nunca más puede suceder eso”, afirmó.

Además, sostuvo que “la Justicia debe cambiar, debe acelerar los procesos, debe ser más ágil y solucionar este tipo de causas rápidamente y eficazmente porque es una deuda que tiene la justicia con toda la sociedad”.

Previamente, Inés Ragni, Madre de Plaza de Mayo, se dirigió a los jueces de pie y les reclamó justicia para aquellas madres que han fallecido “sin saber qué pasó con sus hijos”.

El fiscal Miguel Ángel Palazzani señaló que “se han establecido las responsabilidades criminales de todos los imputados lo que nos parece importante, aunque hay que ver los fundamentos de la sentencia”. A su vez agregó: “Nosotros siempre apelamos las penas bajas pero hay que ver los fundamentos porque los montos difieren en mucho con lo que pedimos”.

El abogado de la Asamblea por los Derechos Humanos de Neuquén (APDH), Bruno Vadala, expresó que “para nosotros no hay atenuantes que imponga una pena baja dentro de un máximo posible y al parecer así lo entendió el Tribunal pero habrá que conocer los fundamentos”.

La abogada de la querella del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (Ceprodh), Natalia Hormazábal, rechazó las condenas impuestas y las calificó de “agraviantes”.

Las penas pedidas por fiscal federal Palazzani fueron de entre 20 y 6 años de prisión, en tanto las querellas de la APDH pidió condenas de 20 a 10 años, y el CEPRDH, prisión perpetua para todos los imputados al acusarlos por el delito de genocidio.

Por su parte, el Ministerio Público de la Defensa solicitó la absolución de los ocho ex jefes militares y de inteligencia imputados.

El juicio conocido como “Escuelita VI” comenzó el 10 de junio pasado para investigar los casos de 10 víctimas de la región, una de las cuales, Juan Herman, oriundo de Bariloche (Río Negro), permanece desaparecido, así lo informó IMneuquén.

El próximo tramo de estos procesos judiciales por delitos de lesa humanidad no tiene fecha aún, si bien se ha elevado a juicio y cuenta con un tribunal constituido.

Sentencia definitiva del Superior Tribunal de Justicia por el homicidio de Luis Miguel Curiqueo.

Elevada la causa en consulta ante el Pleno del Superior Tribunal de Justicia de la provincia, el pasado 16 de abril resolvió confirmar la sentencia condenatoria en contra de Héctor Fretes a 11 años de prisión por el homicidio agravado por el uso de arma de fuego en perjuicio de Luis Miguel Curiqueo. El Pleno del Superior Tribunal de Justicia, estuvo presidido por el doctor Mario Luis Vivas e integrado con los ministros Miguel Ángel Donnet, Alejandro Javier Panizzi, Natalia Isabel Spoturno, Sergio Rubén Lucero y Aldo Luis De Cunto.

El ilícito contra la vida elevado en consulta acontece el pasado 8 de septiembre de 2017, a las 3.25 hs. cuando fallece Miguel Curiqueo producto de un shock hipovolémico producido por herida de arma de fuego, calibre 32 mm.. Ello de acuerdo a lo concluido en el certificado de defunción y en la autopsia practicada por el Cuerpo Médico Forense.

Del cuerpo de la víctima se extraen dos proyectiles que luego se determinó eran de 32 mm. y que fueron disparados por un mismo arma, tipo revolver, sostuvo el tribunal. Los dos disparos se producen en momentos que la víctima intentaba retirarse del lugar en el umbral del local comercial “Old Draw Pub”. Los disparos fueron realizados a corta distancia, de izquierda a derecha y levemente hacia atrás.

Apenas recibidos los impactos la víctima se desplazó por la calle Güemes y se desplomó casi a la altura del Banco Nación, donde fue asistido por un testigo que dio inmediato conocimiento a la policía. No hubo ningún tipo de discusión previa, la testigo señaló que el agresor salió a la camioneta y luego regresa y escucha los disparos, que se trató de esconder entre las mesas y luego salió hacia afuera, mientras que el agresor se fue en la camioneta Partner.

Otro testigo que llega con el imputado relató que Fretes le deja su celular a la encargada del local para que se lo cargue. Luego se dicta una orden de detención que no pudo ser cumplida debido a que Fretes había huido de la ciudad. Diez días después es detenido en la localidad de Los Antiguos, Santa Cruz. Para el tribunal la autoría fue corroborada acabadamente durante el juicio. Los disparos fueron recibidos en el umbral de la puerta del local nocturno y no en el lugar donde cayó finalmente la víctima.

“La materialidad del suceso y la autoría responsable de Héctor Martín Fretes no fueron controvertidas por las partes. La defensa, inicialmente, se opuso a la teoría del caso de la fiscalía, mas, en las alegaciones finales, aceptó que se hallaba probado el suceso y centró su discusión en la significación jurídica del hecho”, expresaron los jueces.

Más allá del reconocimiento del imputado y de su defensa, los jueces escrutaron el material probatorio y fundaron su decisión condenatoria. “Héctor Martín Fretes fue el ejecutor de los disparos que causaron el óbito de Luis Miguel Curiqueo, por lo que, su conducta ha sido correctamente subsumida en la figura de homicidio agravado por el uso de arma de fuego”, sostuvieron los jueces en uno de sus votos.

De la prueba rendida en el debate y, adecuadamente valorada por los jueces (de primera instancia), surge evidente que con su accionar el imputado previó como posible la muerte de Curiqueo, máxime si consideramos la dirección de los disparos (hacia zonas vitales) y la corta distancia desde la que fueron efectuados.