Author

Rosmary

Browsing

Por primera vez, hay más chinos ricos que estadounidenses entre el 10% de las personas más ricas.

Un nuevo informe de Credit Suisse (CS) muestra que la riqueza en China está aumentando y que el país ahora tiene 100 millones de las personas del 10% con más fortuna del mundo. Hay 99 millones de estadounidenses en la misma categoría.

Estados Unidos todavía tiene muchos más millonarios: 18,6 millones, o el 40% del total mundial, frente a 4,4 millones en China. Además está sumando al recuento de millonarios a un ritmo más rápido. El informe acredita las bajas tasas de interés y los recortes de impuestos republicanos por el undécimo año consecutivo de aumento de la riqueza del país.

El estadounidense promedio también es aún mucho más rico que sus contrapartes chinas, con una riqueza estadounidense por adulto de 432.365 dólares en comparación con 58.544 dólares en China.

Pero China tiene derecho a una parte cada vez mayor del pastel, reemplazando a Europa como el principal motor del crecimiento de la riqueza mundial. Eso a pesar de la guerra comercial que pesa sobre la economía de la nación.

“Las condiciones comerciales y los niveles de deuda están causando preocupación, pero las señales para los próximos años son bastante positivas”, observó Credit Suisse en su Informe Anual de Riqueza Mundial.

El informe destaca hasta qué punto la riqueza global se concentra en la cima. El 50% inferior de los adultos representa menos de 1% de la riqueza total, mientras que el 10% superior cuenta con 82%. Solo el 1% superior tiene casi la mitad de todos los activos globales, según Credit Suisse.

¿Alcanzó el 1% su punto máximo?
El umbral para llegar al 10% superior, a nivel mundial, es de aproximadamente 109.400 dólares en activos netos. Para estar en el 1% superior, necesitarías un poco más de 936.400 dólares.

Aún así, la imagen de la desigualdad de riqueza desde la crisis financiera de 2008 es complicada. Mientras que las tasas de interés artificialmente bajas y los programas de compra de bonos de los bancos centrales llevaron a un auge en los precios de los activos, elevando la participación de 1% superior de los tenedores de riqueza, la desigualdad “continuó disminuyendo para los que están por debajo” de ese segmento, señala Credit Suisse.

La participación del 90% inferior ahora representa 18% de la riqueza mundial, frente a 11% en 2000. Desde 2016, la participación del 1% superior se ha reducido ampliamente, según el banco.

“Si bien es demasiado pronto para decir que la desigualdad de riqueza se encuentra ahora en una fase descendente, la evidencia predominante sugiere que 2016 puede haber sido el pico en el futuro previsible”, escriben los autores del informe.

¿A qué edad debería tener el primer móvil un niño?, ¿con qué usos?, ¿qué tipo de dispositivo?,¿cuánto tiempo de uso?… Estas son algunas de las preguntas qué más inquietan a los padres en la actualidad cuando sus retoños llegan a cierta edad. La presencia constante y creciente de tecnología en nuestra sociedad ha propiciado que cada vez a edades más tempranas se pida un teléfono móvil. Por ello, no es extraño que sea el presente más deseado en Navidad o cumpleaños o que en las primeras comuniones se haya convertido en el regalo por excelencia.

Los expertos afirman que la cuestión no es tanto ¿a qué edad?, sino que el planteamiento debiera ser ¿está preparado mi hijo?, ¿para qué lo quiere? y ¿con qué usos? «A veces nos planteamos cual es la edad adecuada para darles un móvil a los niños y tratamos de buscar una edad que nos garantice que no van a estar expuestos a riesgos o peligros. El problema es que estas garantías no han existido hoy, ni nunca, en ningún ámbito de la vida. Por eso debemos centrarnos más en si nuestro hijo está preparado y en enseñarles y educarles en un buen uso», afirma María Zabala, experta en Alfabetización y Ciudadanía digitales y miembro de The Digital Citizenship Institute (EEUU).

«Se debe tener en cuenta el carácter del niño (su madurez), el tipo de familia (necesidades) y el dispositivo que les facilitamos (funciones limitadas, etc.). El móvil no debe ser como un ‘parque de atracciones’, porque no todo es apto para ellos. Hay muchas opciones que no son solamente móviles inteligentes y aún si es un smartphone hay formas de configurarlos para que el niño no disponga de autonomía absoluta y pueda hacer todo lo que quiera, adecuado o no para su edad», afirma Zabala.

Es importante también «centrarnos en un acceso gradual a la tecnología y en una autonomía digital progresiva», dice la experta. Aunque asegura que tampoco se trata de esperar a los 16 o 17 años, «porque entonces habremos perdido algunos años de poder influirles positivamente sobre la utilización de estos aparatos», advierte.

Mi hijo con siete años quiere un móvil
Según el I Estudio sobre el acceso de los jóvenes a los teléfonos móviles en el mercado español, realizado a 400 familias de niños entre los cinco y los 12 años por la compañía noruega Xplora, especializada en teléfonos en forma de smartwatch para menores, el 60% de estos piden su primer teléfono móvil antes de los 9 años.

La tranquilidad, desvela el informe, que supone estar en contacto con los hijos (comunicación, ubicación…) es el factor que más impulsa a los padres a comprar este dispositivo, mientras que el acceso a contenidos inadecuados o que entren en contacto con ciertas personas sin supervisión parental son algunas de las mayores preocupaciones de los progenitores. Asimismo, la característica más valorada a la hora de elegir el primer teléfono es que disponga de control parental.

«La edad a la que piden el primer teléfono móvil ha ido evolucionando. En el estudio vemos que ya el 30% de los niños hasta siete años quieren un dispositivo móvil y si ascendemos a la edad de 10 años, hasta un 78% se lo ha solicitado a sus padres. La principal batalla ahora la tienen los padres que luchan entre la tranquilidad de poder comunicarse con sus hijos y los miedos de que puedan acceder a contenidos de riesgo para ellos», explica Jesús Llamazares, CEO de la compañía Xplora, que afirma que, «según el estudio, la edad media a la que los niños tienen su primer móvil se sitúa en torno a los doce años y medio».

Recomendaciones antes de darles su primer móvil
Más allá de la edad, la especialista en tecnología y familia, María Zabala, en colaboración con Xplora, ha elaborado un decálogo con interesantes recomendaciones a considerar antes de colocar un dispositivo móvil en las manos de un niño. El objetivo es orientar a los padres sobre cómo introducir la tecnología a los menores de forma segura en tiempos de internet.

1. Definir el propósito

Lo primero que hay que tener en cuenta es que cada familia es diferente y tiene costumbres, convicciones o necesidades distintas. Si estás pensando en que tus hijos tengan móvil, piensa sobre si ellos lo necesitan o eres tú quien lo requiere. Reflexiona sobre el propósito de ese dispositivo y en las ventajas o los inconvenientes reales. Quizá existan circunstancias familiares que precisen esa comunicación o necesidad de localización. Quizá simplemente quieres que exista una opción de aprendizaje progresivo para cuando, más adelante, sí haya un móvil en sus manos.

En función de las variables, piensa en la familia y en por qué hace falta ese dispositivo. Hazlo con coherencia, no solo teniendo en cuenta opiniones ajenas y la presión social. Los padres reciben dos tipos de presiones. Una procede de los propios niños cuando repiten constantemente ‘mamá quiero móvil, soy el ultimo de mi clase y no tengo vida social’. Y la otra, por parte de los otros padres y la sociedad en general, puesto que se nos tacha de peores o mejores padres en función de la edad que damos el móvil a nuestros hijos. Tomad la decisión pensando en vuestras necesidades o intereses como familia.

2. Pensar en los niños

Piensa en cómo es tu hijo y en vuestra relación, en su edad e incluso en sus aficiones. Todo eso influirá en cómo use un móvil y en los conflictos que puedan surgir. Piensa en tu propio perfil digital, porque lo que el menor vea en casa influirá sobre su propia vida tecnológica.

Porque no es lo mismo que tu hijo sea sedentario y tímido a que sea activo y extrovertido. No es lo mismo que tenga cinco, ocho ó 13 años. No es lo mismo que tenga muchas aficiones distintas a que lo único que le guste sea ver la tele. No es lo mismo que pase mucho tiempo solo en casa a que siempre esté contigo. No es lo mismo si tú miras siempre tu móvil o si no quieres ni oír hablar se videojuegos o redes. Los niños no van a pensar en todo esto; los adultos somos nosotros y es nuestra responsabilidad dar a nuestros hijos las experiencias que realmente necesitan.

3. Potenciar un acceso gradual

Antes de tomar la decisión de poner un dispositivo móvil en las manos de tus hijos, piensa en qué relación tiene -si la hay- con otros aspectos de la tecnología. Hay niños sin móvil a los que ya les cuesta dejar la consola y niños sin móvil que pasan horas viendo vídeos. Hay niños que respetan las normas de casa y otros que se las saltan en cuanto pueden. Si el primer contacto de tu hijo con dispositivos con la posibilidad de comunicarse es ya un smartphone, las opciones serán infinitas y no sabrá gestionarlas.

Piensa en si ya hay hermanos con móvil en casa, o en si tú le dejas el tuyo cada vez que te lo pide. La tecnología llega a la vida de nuestros hijos, en la mayoría de los casos, porque nosotros lo decidimos, así que ir abriendo la experiencia poco a poco, con otros dispositivos más adecuados para su edad, como en todo, es fundamental.

4. Tomar la decisión

Los niños aprenden a pedir muy pronto. Y somos los educadores quienes vamos decidiendo cómo gestionar su acceso a distintas experiencias o cosas en función de múltiples variables. Seamos los padres y madres quienes tomemos la decisión de incorporar un móvil a sus vidas. Eligiendo el momento, evitando que sea la respuesta a una rabieta o a un capricho, no asociando la entrega del dispositivo a un regalo. Y muy importante: formar parte nosotros, con claridad, del cómo nos gustaría que nuestros hijos utilizaran el dispositivo.

5. Conocer las alternativas

El 50% de los niños españoles de 11 años tiene un Smartphone propio (INE). Y sí, parece que cuando se decide que el niño tenga móvil, la primera opción es siempre un teléfono inteligente. Pero hay más. En función de tus necesidades o intereses, infórmate, porque puedes estar en contacto con tu hijo o saber dónde está o responder a sus peticiones de muy distintas maneras.

Cuando son pequeños, una opción interesante pueden ser los relojes inteligentes con tarjeta SIM y, conforme crecen, el mercado nos ofrece distintas alternativas en cuanto a dispositivos (de nuevo los smartwatches y también otras posibilidades), y no todas son lo mismo ni llevan implícito un mensaje de autonomía total y conectividad abierta.

6. Compartir unas normas

La educación se basa en muchas cosas. El ejemplo, el diálogo, la escucha… y también las normas y los límites. Si, igual que con otros aspectos de la vida familia, somos coherentes desde el principio en cuanto a la relación con la tecnología, tendremos más posibilidades de que el uso de esta -especialmente por parte de los más pequeños- sea equilibrado y positivo, basado en unos hábitos saludables.

Cuando los padres introducimos tecnología en la vida infantil, ya sea a través de contenidos o de dispositivos, es fundamental hablar con ellos de unas normas que les hagan sentir implicados, que sean sencillas de recordar y asumir y que sean consistentes con lo que ven en casa. Se trata de generar un equilibrio y una conversación desde la escucha, y no solo desde la alarma y la regañina.

7. Favorecer una autonomía progresiva

¿Qué es lo que va a hacer el menor con el dispositivo? ¿Qué decisiones tendrá que tomar y cuáles son las normas que habéis consensuado? No es lo mismo que solo pueda mirar una pantalla a que solo pueda enviarte mensajes o llamarte a que también pueda navegar por Internet o acceder a redes sociales y plataformas de streaming por su cuenta. Haz que tus hijos vayan ganando autonomía digital en línea con la autonomía que ya les concedas en su vida analógica.

8. Elegir los entornos

En función de la edad y del carácter de los niños y de cómo seáis como familia, decidir en qué entornos digitales se va a mover el menor es fundamental. La constante disponibilidad de pantallas hace que salgamos menos, nos movamos menos o incluso nos relacionemos peor. De ahí la importancia de buscar contenidos y actividades que sean compatibles con lo que nuestros hijos realmente necesitan. El aprendizaje en el uso de la tecnología, como en todo lo demás, es un camino repleto de experiencias y de toma de decisiones. No todas las actividades digitales están pensadas para niños y adolescentes y no todos los contenidos o dispositivos son inocuos, aunque pueda perecer lo contrario.

9. Abrir conversación

Niños y adolescentes no temen a la tecnología porque no temen probar experiencias nuevas. Les atrae porque forma parte del mundo que les rodea. Pero realmente no saben más de tecnología que padres y madres. Necesitan que demos contexto a lo que ven o leen, que aportemos valores y ayudemos a gestionar emociones, que estemos dispuestos a escuchar y enseñar, sin prejuicios.

10. Prepararse para ser mayor

A las puertas de la adolescencia o ya en plena pubertad, cuando la familia esté preparada para que el menor tenga un smatphone, de nuevo es muy importante elegir el momento de entrega y el modelo. No traslada el mismo mensaje que ese smartphone sea nuevo y de última generación a que sea heredado o liberado. Ni es lo mismo que tenga datos móviles ilimitados a que la conectividad sin wifi sea más limitada. No es lo mismo que en casa haya barra libre de Internet y ausencia de normas básicas a que haya cierta cultura digital familiar que ayude al adolescente a tomar decisiones sobre cuánto, cuándo, cómo o dónde utiliza el dispositivo.

Finalmente, no es lo mismo que ese móvil esté configurado para un menor de edad que para un adulto. Y por supuesto, llegados a este punto, sea cual sea el dispositivo, entorno y formato de tecnología que usen nuestros hijos, la importancia de seguir hablando y escuchando sigue siendo incuestionable, apoyando previamente esa comunicación en dispositivos enfocados a las primeras edades, como un reloj con tarjeta SIM/ reloj teléfono u otros dispositivos disponibles.

A seis días para las elecciones presidenciales, las tasas de los plazos fijos que ofrecen los bancos del sistema financiero muestran un máximo de 61% anual a 30 días para depósitos de hasta $100.000, tras tocar el 64% de tope a principios de mes.

En medio de una acelerada baja de la tasa de referencia, los retornos de los depósitos a plazo fijo en entidades privadas acumulan en lo que va del mes una baja promedio de 3,68 puntos porcentuales, frente a la caída de más de 10 puntos en la tasa de Leliq durante ese mismo lapso (68% anual).

Actualmente, los rendimientos de plazos fijos de hasta 59 días se ubican en 53,70% en promedio en bancos privados, cuando a fines de septiembre alcanzaban el 57,38%.

A continuación, repasamos las tasas para colocaciones online de $100.000 a 30 días que pagan los 10 bancos con mayor volumen de depósitos y también aquellas entidades que informan al BCRA el rendimiento ofrecido a no clientes.

 

El candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, aseguró este lunes que “la mayor prioridad es sacar a los argentinos de la pobreza y erradicar el hambre”, y en el mismo sentido que “lo único que me preocupa es la tranquilidad de los argentinos” al sostener que “con la grieta se queden otros” porque “nosotros estamos acá para tenderle la mano a todos”. Lo dijo en una conferencia de prensa que realizó en Bahía Blanca, donde encabezó un acto tras arribar de Olavarría, ciudad en la que se presentó en el Club Pueblo Nuevo.

En ambos casos, AF se mostró acompañado del candidato a primer diputado por la provincia de Buenos Aires, Sergio Massa. En Bahía Blanca ocuparon el estrado con el candidato a intendente, Federico Susbielles y en Olavarría, lo hicieron con el actual edil, Federico Aguilera.

Fernández aseguró: “Lo que quisiera es que si el resultado le es adverso, Macri no se enoje como la otra vez y no maltrate a los argentinos, y no libere al dólar para que escale como permitió”. Y luego ahondó su pensamiento sobre lo que se viene: “No sé qué va a dejar Macri pero estaría bueno que él colabore tratando de no trastocar más las cosas y de no hacer todo más difícil”.

El candidato del Frente, luego afirmó: “A los votantes de Macri que me ayuden a levantar la Argentina, A nadie le pido que piense como yo sino que me ayude a la empresa común de levantar la Argentina. Yo creo que la grieta fue una cosa muy perversa y dañina en la Argentina. Hay que ponerle fin a la locura de la grieta, que con la grieta se queden otros, nosotros estamos acá para tenderle la mano a todos, para hacer a todos los argentinos y a los bahienses partícipes de un tiempo que empieza y que está llamado a ser mejor que el presente”.

Luego apuntó que “la mayor prioridad es sacar a los argentinos de la pobreza y erradicar el hambre”. Y reafirmó: “No sé que va a dejar Macri pero estaría bueno que colabore para no hacer todo más difícil”.

Una preocupación de muchas personas es adelgazar algunos kilos y para eso no hay fórmulas mágicas. Una dieta balanceada y ejercicio físico son las claves para perder peso, pero también existen algunos «trucos» como generar un efecto de saciedad a partir de determinados líquidos.

Según un estudio realizado por el Instituto Bell de la Universidad de Pennsylvania, «el volumen de la comida tiene una mayor influencia en las sensaciones de satisfacción y saciedad, más que su contenido calórico».

O sea, ingerir una gran volumen de líquido generará una sensación de saciedad y alertará al cerebro de que el estómago no está vacío. Pero hay una contra, y es que esa sensación no durará por mucho tiempo. Por eso, según un estudio de la Universidad de Wageningen, en Holanda, explicó que «la viscosidad de los alimentos es importante para aumentar la sensación de saciedad».

Las bebidas que ayudan a generar saciedad para adelgazar.

Por ese motivo, se deben ingerir líquidos que sean lo suficientemente viscosos para poder comer menos. Algunas opciones son:

Gaseosas: Su consumo debe ser moderado, pero las opciones indicadas para generar saciedad y no aumentar de peso son las gaseosas sin azúcar.

Jugos de fruta: Esenciales en el desayuno, la merienda o como colación, los jugos se han vuelto parte de la rutina. Esta es una opción ideal para generar saciedad, debido a que poseen calorías pero no muchas, solo lo suficiente para sentir que no se necesita comer.

Agua: Es fundamental beber agua en todo momento. 2 litros diarios son recomendados para un correcto funcionamiento del cuerpo humano. Al tomarla, se experimentará una sensación de saciedad, pero por un breve momento debido a que no posee calorías, porque el organismo la absorbe rápidamente.

Lácteos: La leche es un alimento muy importante en la dieta humana, a pesar de mala prensa que se le ha hecho en los últimos años, sobre todo por su aporte de calcio. Además, genera saciedad debido a que posee «cadenas cortas de hidratos de carbono».

Café o té: Estos aliados del desayuno y meriendas generan saciedad en el cuerpo, por lo que uno no tiene ganas de comer en exceso. Si se los rebaja con leche, mejor, ya que la sensación de saciedad será mayor.

Sólidos con alta concentración de agua: La sandía tiene una concentración de 95% de agua, y el 5% restante es de un puré. También la gelatina es un aliado para la saciedad, aunque se debe elegir una que no tenga tanta concentración de azúcar.

Luego de la suspensión del escrutinio provisorio y tras 24 horas, el conteo preliminar da ganador a la fórmula encabezada por el actual presidente Evo Morales.

Para ganar la elección sin mayoría absoluta, Morales necesitaba tener más de 40 por ciento de votos válidos, con una diferencia de al menos diez puntos porcentuales sobre el segundo. Según los datos que se difundieron a partir de que el Tribunal Electoral de Bolivia reactivó este lunes un sistema de conteo rápido de votos, Evo Morales ganó su cuarta elección consecutiva como candidato a presidente de Bolivia.

Los datos difundidos por el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia (TSE) señalan que con el 95,23 % de las mesas escrutadas, el actual presidente alcanzó el 46,86 % de los votos mientras que Carlos Mesa obtuvo 36,73 %.

Morales asumió el poder en enero de 2006 y desde ese momento encaró una reforma integral en Bolivia, siendo hoy uno de los países más exitosos de la región en relación al lugar que ocupaba hace una década y el que ocupa hoy. Esta es la primera vez en la que la chance de una segunda vuelta estuvo muy cerca de llevarse a cabo.

Desde el lado de la oposición, el expresidente Carlos Mesa anunció que hará una «resistencia democrática» contra la reelección de Evo Morales. «Confiamos en que la ciudadanía no va a aceptar esta votación, no va a aceptar este resultado que está totalmente amañado y vamos a hacer una evaluación siempre en el ámbito de una resistencia democrática», dijo Mesa en breve rueda de prensa en la ciudad de Santa Cruz (este).

En plena ola de protestas en Chile por el aumento del precio del Metro de Santiago, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, Diosdado Cabello, lo catalogó como “una brisa bolivariana” que se volverá “un huracán bolivariano” en la región.

Durante una concentración chavista en Caracas, Cabello enfatizó: “Al paso que vamos ya se está convirtiendo en una ventolera para convertirse en un huracán bolivariano que recorrerá toda la patria grande de América”, en transmisión del canal estatal Venezolana de Televisión.

En otras ocasiones, Cabello se había referido a la “brisita bolivariana” que se veía en países como Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Honduras y Perú. Por esas declaraciones, dirigentes opositores los han responsabilizado por las manifestaciones.

Incluso en Ecuador, el presidente Lenín Moreno acusó a su homólogo venezolano Nicolás Maduro, de estar detrás de las protestas que se vivieron recientemente por la eliminación de los subsidios de los combustibles.

“Anda medio convulsionado todo este sector de nuestra América, está soplando una brisa bolivariana. Y claro que nos alegra que haya una brisa bolivariana dándole la vuelta a toda América, porque es la redención de los pueblos, es el pueblo que se levanta”, exclamó el funcionario.

En declaraciones a medios de comunicación, Cabello aseveró que varias naciones “van a reventar” en el futuro próximo por padecer las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI). “Esos países van a reventar porque tienen una sobredosis de neoliberalismo, y eso no lo aguanta nadie”, sostuvo el número dos del chavismo.

En el caso de Chile, vivió fuertes disturbios este fin de semana por el alza de precios del Metro de Santiago, que llevó al mandatario Sebastián Piñera a declarar Estado de emergencia. Y este sábado, el presidente suspendió el incremento del pasaje.

La desigualdad está en el epicentro del debate económico estos días, tanto en los despachos como en las calles. Y los últimos datos confirman, pese a algunas mejoras, este desequilibrio. El Global Wealth Report de Crédit Suisse, que llega a su décima edición, afirma que el 45% de la riqueza mundial está en manos del 1% más rico.

En el otro frente, el banco helvético recuerda que seis de cada diez adultos en el mundo apenas tienen un patrimonio inferior a 10.000 dólares. Y que el 90% de la población del planeta tan sólo posee menos del 20% de la riqueza disponible.

Para calcular estas variables, el banco suma el valor de mercado de los activos financieros, además de los no financieros (como inmuebles y solares) de cada persona, descontando sus deudas.

Lo que llama la atención es que las tensiones comerciales y la ralentización económica global que atraviesan los países (algo confirmado la pasada semana por el FMI) en principio no parecen haber influido en la concentración de la riqueza, que sigue en pocas manos. En concreto, el número de millonarios en el planeta creció entre mitad del 2018 y mitad del 2019 un 2,4%, hasta llegar a los 46,8 millones de individuos. Su patrimonio global alcanzó a lo largo de esos meses en el conjunto unos 360 billones de dólares. Una cifra astronómica porque equivale, desde un punto de vista estadístico, a veinte veces el PIB de Estados Unidos.

Y por cierto: la tierra prometida para este privilegiado colectivo es precisamente el territorio estadounidense. Allí vive el 40% de los millonarios mundiales y de allí viene la mayor parte de la nueva riqueza que se ha acumulado en los últimos doce meses. China va muy por detrás: sólo son chinos uno de cada diez millonarios.

En cambio, la población más rica del planeta en términos de patrimonio medio es Suiza, con un capital de 564.650 dólares por habitante. El estudio también arroja datos interesantes sobre Europa, porque desde el 2008, el crecimiento medio de la riqueza (expresada en dólares a precios constantes) ha sido negativo, en parte debido a la corrección del euro registrada durante este período.

En lo que se refiere a España, ocupa el puesto número 10 en el ranking de número de millonarios por país. En total son 979.000 los afortunados españoles, frente a los 945.000 del año anterior y los 172.000 del 2010. El número de ricos se ha multiplicado por cinco en los últimos nueve años hasta llegar a una ecuación fácil de memorizar: en la actualidad en España hay casi un millón de personas que tienen más de un millón.

Una tendencia que puede ir en aumento. “Se prevé que el número de millonarios españoles crezca un 42% adicional en los próximos cinco años”, aseguraba Miguel Matossian, responsable de Crédit Suisse Banca Privada en Iberia. Si se mira la franja alta, España tiene además 2.198 personas ultrarricas (con un patrimonio superior a los 50 millones de dólares), un 5,3% más que en el 2018.

Sin embargo, hay que poner todos estos datos en contexto. De acuerdo con un estudio anterior de la consultora Cap Gemini, cuya última edición se remonta al mes de julio, el número de millonarios españoles es sensiblemente inferior y alcanzaría los 224.000, lo que sitúa a España en el lugar 14.º en el ranking de países con grandes patrimonios.

Y ya que hablamos de patrimonio, Hacienda tiene datos que son también diferentes. Los ciudadanos que declararon este impuesto en el 2017 fueron unos 202.000 y hay que tener en cuenta las exenciones (sólo lo declaran quienes cuentan con un patrimonio de más de 700.000 euros, exceptuando hasta 300.000 euros de la vivienda habitual).

Los ‘millennials’ esperan heredar

Según el informe, los millennials “no han sido una generación afortunada. No sólo tuvieron que afrontar a muy temprana edad la crisis financiera mundial y las escasas perspectivas laborales que siguieron, sino que también se vieron desfavorecidos en muchos países por los altos precios de la vivienda”. Sin embargo, según el banco, “se podrían beneficiar de la ayuda financiera de sus padres y de herencias”.

 

Boca Juniors recibirá a River Plate este martes desde las 21.30 por la vuelta de una de las semifinales de la Copa Libertadores y deberá revertir un 0-2 para meterse en la final.

En la ida, el equipo que conduce Marcelo Gallardo ganó 2 a 0 con goles de Rafael Santos Borré de penal e Ignacio Fernández.

Los de Gustavo Alfaro necesitan ganar sí o sí por tres goles o más. En el caso que el Millo marque un gol o más, en cualquiera de los casos Boca deberá convertir tres tantos más que su eterno rival. La única chance que la definición llegue a la definción por penales es que el Xeneize gane 2 a 0.

El decisivo choque entre Boca y River se jugará en La Bombonera desde las 21.30 y contará con el arbitraje Wilton Sampaio, mientras que los encargados del VAR serán tres argentinos: Mauro Vigliano, Fernando Rapallini y Hernán Maidana.

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) ratificó que la designación de Santiago como sede de la final de la Copa Libertadores, el próximo 23 de noviembre, «se jugará en el escenario previsto», pese a la grave crisis social por la que atraviesa Chile en estas horas, lo que derivó en que el gobierno nacional decretara el toque de queda en todo el país.

El entrenador de River Plate, Marcelo Gallardo, aseguró que el «partido de mi vida ya lo jugué en Madrid» en relación a la revancha de este martes ante Boca Juniors en La Bombonera, pero admitió «que es muy importante».

«El partido de mi vida ya lo jugué en Madrid, de mi vida deportiva», aclaró al tiempo que agregó: «Este es un partido muy importante, un nuevo desafío. Nada más que eso».

Además, el DT del Millo, se refirió al carácter del equipo: «Ya hemos vivido situaciones como estas. Podemos ganar o podemos perder, pero no nos va a traicionar la templanza para jugarlos. Ese es un punto fuerte que tenemos».