Coronavirus

Según expertos no habrá “regreso a la normalidad”, Cuanto antes lo aceptemos mejor

A medida que 2020 avanza y probablemente infecte el 2021, intenta no desanimarte con un hecho desconcertante: lo más probable es que las cosas nunca «vuelvan a la normalidad».

Se ha convertido en una frase muy usada en la que nuestros políticos, funcionarios, expertos, e incluso familiares, les gusta apoyarse: un premio definitivo y esquivo.

Quizá sea la nostalgia del mundo en enero, un lugar donde la vida cotidiana se parecía más a nuestras décadas pasadas. Quizá sea un intento por mostrar control, para volver a una época en la que el cambio no nos fue impuesto de manera tan universal.

Pero enero se fue hace mucho y no volverá. Y los psicólogos te dirán que eso solo es malo si no puedes aceptarlo.

Poco a poco estamos aprendiendo si los cambios de este año serán permanentes. Si el trabajo, para los afortunados entre nosotros, permanecerá desde casa. O si visitaremos el supermercado menos pero gastaremos más. Si descubriremos que llevar una máscara en el metro es solo parte de la vida. Que si dar la mano y abrazar será menos común. Si la mayoría de tus interacciones diarias se producirán mediante videoconferencia (en lugar de en persona).

«Cinco años de cambio en seis meses» es un eslogan común para la pandemia. La interrupción ha trastornado vidas con puestos de trabajo perdidos y familiares que viven solos o quizá murieron sin despedirse correctamente.

Sin embargo, romper permanentemente los lazos con enero no es necesariamente algo malo, dicen los psicólogos. El peligro proviene de anhelar la normalidad nuevamente, en lugar de seguir trabajando en cómo lidiar con lo que se avecina.

«Los políticos que fingen que lo ‘normal’ está a la vuelta de la esquina se están engañando a sí mismos o a sus seguidores. O quizás a ambos». Así dijo Thomas Davenport, distinguido profesor presidente de tecnología de la información y administración en el Babson College en Wellesley, Massachusetts.

«Las personas que sufren tragedias eventualmente regresan a su nivel de felicidad anterior», dijo Davenport por correo electrónico. «Pero creo que el covid-19 es un poco diferente, porque seguimos esperando que termine pronto. Así que no hay necesidad de cambiar permanentemente sus actitudes al respecto».

La tendencia humana a creer que el cambio es temporal y que el futuro volverá a parecerse al pasado a menudo se denomina «sesgo de normalidad».

Las personas que no se adaptan al cambio creen que lo que recuerdan como «normal» volverá. Y retrasarán la modificación de sus rutinas o perspectivas diarias. Aquellos que se niegan a usar máscaras pueden ser culpables de un sesgo de normalidad, dijo Davenport. Ya que perciben esta intrusión en sus vidas como una moda pasajera que no necesitan adoptar.

Programados para la adaptación
Sin embargo, los circuitos del cerebro prefieren sobrevivir. Mientras que parte de nuestra mente puede estar inclinada a resistir el cambio porque sentimos que los desastres son un evento pasajero, otra parte más fuerte de nuestro cerebro abraza lo nuevo rápidamente.

«Adaptación hedónica» es el nombre elaborado por el que sobrevivimos. Es la capacidad de la mente para aceptar rápidamente algo en su entorno que semanas antes te habría parado en seco. Originalmente destinado a proteger a los humanos de los depredadores, está cableado para que no veamos constantemente todas las cosas relativamente nuevas como amenazas y perder las más nuevas y grandes.

«Cuando suceden cosas buenas y malas, al principio sientes emociones intensas», dijo Sonja Lyubomirsky, distinguida profesora de psicología en la Universidad de California, Riverside. «Luego te adaptas y vuelves a la línea de base. Esto es mucho más poderoso con eventos positivos. La gente no se adapta tan completamente a los cambios negativos en sus vidas».

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados