Coronavirus

Un niño muerto por dióxido de cloro y cuarentena temprana en la Patagonia

Desde La Pampa hasta Tierra del Fuego, la situación es dispar en las provincias y las medidas de aislamiento diferentes. Río Negro acumula 9.495 casos desde el inicio de la pandemia. En Ushuaia la situación está controlada pero en Río Grande es alarmante.

Con algo más de 7 mil casos de coronavirus confirmados, la Patagonia transitó los seis meses de aislamiento preventivo con una cuarentena temprana dado que en Chubut las restricciones comenzaron en febrero y en Tierra del Fuego el cierre de actividades se inició el 13 de marzo, brotes de contagios generados en encuentros clandestinos y debió lamentar la muerte de un niño neuquino a quien sus padres le habían dado a beber dióxido de cloro.

En Neuquén el 13 de agosto, un niño de 5 años murió en la localidad de Plottier, tras la ingesta de dióxido de cloro que le proporcionaron sus padres por un presunto cuadro de coronavirus que no fue tal.

Dos días después, el legislador provincial del Frente de Todos Mariano Mansilla denunció a la conductora de televisión Viviana Canosa, quien en su programa de Canal 9 exhibió una botella que supuestamente contenía dióxido de cloro y bebió del pico del envase porque, dijo, «le hacía bien».

Mientras Neuquén contabiliza más de 5.300 casos, de los cuales 84 fallecieron, generó indignación la difusión de un video de personas en el cerro Chapelco sin ninguna protección mientras bailaban y bebían en un bar, tras lo cual el fiscal Fernando Rubio inició una causa por violación a las normas preventivas contra ocho personas y el Ministerio de Turismo de Neuquén clausuró el bar, le aplicó una multa de $200.000 a sus concesionarios y otra de $250.000 a la empresa que administra el Centro de Esquí Chapelco.

Chubut comenzó el 25 de febrero con las medidas restrictivas para circular entre las ciudades, incluso antes que se ponga en vigencia el decreto nacional para contener la pandemia que ya se reportaba como una amenaza en distintas partes del mundo.

«Comenzar antes que Nación nos valió una presentación judicial porque nos acusaban de no tener amparo legal para restringir el tránsito y pedir autorizaciones, cosa que no es cierta pero que entendemos como parte de las tensiones de nuestra actividad», recordó a Télam el ministro de Seguridad, Federico Massoni.

Río Negro es la sexta provincia del país con más contagios confirmados y la primera en la Patagonia, dado que durante estos seis meses se ha triplicado el aumento de contagios por coronavirus y hasta hoy acumula más de 9.495 casos entre activos, recuperados y personas fallecidas.

En estos meses muchas ciudades han flexibilizado algunas actividades, sin embargo, algunas zonas han tenido que retroceder e imponer restricciones, como General Roca y 11 localidades del Alto Valle que siguen con restricciones en la circulación hasta el 28 de septiembre, así como San Antonio Oeste donde se colocó un cordón sanitario para contener un nuevo brote de contagios.

Tierra del Fuego, que comenzó la cuarentena el 13 de marzo, cumplió el sexto mes de restricciones con una situación dispar entre sus principales ciudades.

Mientras que en Ushuaia y Tolhuin no se registran casos de coronavirus en las últimas semanas y hubo un solo fallecimiento, en Río Grande (norte provincial) un rebrote surgido a mediados de julio mantiene en vilo a la población.

Con un promedio de una muerte diaria y un sistema sanitario que apenas puede contener a las decenas de internados, Río Grande retrotrajo su situación a fase 1 y recién con cierto achatamiento de la curva de contagios, comenzó a flexibilizar actividades el lunes último, aunque sigue cerrada la ruta 3.

Santa Cruz y La Pampa

La Pampa, que actualmente transita la fase 5, ocupa un lugar privilegiado por el estatus epidemiológico que mantiene desde del inicio del aislamiento con políticas de estricto control dentro la provincia y zonas limítrofes, logró ser pionera en la apertura de la actividad comercial, en habilitar caminatas, deportes al aire libre y los encuentros sociales y familiares.

El 3 de agosto el gobierno resolvió la vuelta a la fase 1 de cinco localidades, entre ellas la capital, cuando la curva de contagios se elevo a 168 tras atravesar los primeros 4 meses de pandemia con menos de 10 contagios en la provincia.

Entre otras irresponsabilidades sociales se conocieron los casos de 30 militares que organizaron una fiesta clandestina en General Pico, aunque también aparecieron grandezas y compromisos, como los de Ricardo Periga, director de la escuela rural 48 de Árbol Solo, que en medio de la pandemia recorría más de 250 kilómetros en siete horas para llegar al campo donde vivían sus alumnos.

Santa Cruz a seis meses de aislamiento enfrenta «un problema que es prácticamente toda la provincia con la circulación del virus» y «un pico muy ascendente en el cual todavía no podemos ver la cima» en Río Gallegos, con un promedio diario de 110 casos que representa el 60% de hisopados positivos, a partir de un brote iniciado el 14 de julio, explicó a Télam Horacio Córdoba, médico pediatra integrante del COE local.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados