Nacionales

Los últimos minutos de Ludmila: pidió ayuda a los gritos, pero nadie la rescató

El femicidio de Ludmila Pretti, la adolescente de 14 años asesinada en la localidad bonaerense de Francisco Álvarez conmovió a todos. En las últimas horas, se conoció la declaración de una vecina de la casa donde se encontró el cuerpo. La mujer dijo que escuchó a una chica pedir ayuda en la mañana del domingo. Además, con su relato comprometió al principal sospechoso, Cristian Adrián Jerez, el joven de 19 años que alquilaba la propiedad y que hasta ahora permanece prófugo.

Según informó el periodista de TN Marcelo Peláez, la testigo se presentó a declarar en la seccional sexta de Moreno y afirmó que el domingo escuchó gritos alrededor de las 7. De acuerdo con la mujer, se trataba de una joven que pedía que le abrieran la puerta de la vivienda y que la dejaran irse. También pudo oír la voz de un varón que la maltrataba y le impedía salir del lugar.

De acuerdo con lo informado, la mujer identificó al hombre dentro de la casa como el “dueño” de la misma, quien no sería otro que Cristian Jerez. De esta forma, ubicó al principal sospechoso por el femicidio de Ludmilia en la escena del crimen, donde el cuerpo fue encontrado esa misma noche debajo de su cama.

Ante la creciente evidencia en su contra, y a raíz de la huida del joven de la comisaría donde iba a declarar por el hecho, la UFI 4 de Moreno emitió una orden de captura contra Jerez, cuyo paradero se desconoce hasta el momento. El acusado declaró en la comisaría como testigo, pero pidió permiso para ir a su casa a buscar el DNI y aprovechó la excusa para fugarse.

La tarde del lunes, la furia de los vecinos y familiares de Ludmila se hizo sentir frente a la sede policial. Al grito de “Vivas nos queremos” y “Ludmila no estás sola”, chicas de la misma edad de la víctima dijeron en TN sentirse inseguras de salir a la calle. Hubo quema de gomas y piedras contra el edificio en repudio a que las autoridades policiales hayan dejado escapar al presunto femicida Jerez.

“Acá estamos representando a todas las mujeres, porque nos están matando”, dijo otra de las manifestantes, tras lo cual aseguró que en Moreno “hubo ocho femicidios en lo que va de la cuarentena” lo que, consideró, demuestra que “el Estado está ausente”.

El caso

Ludmila fue vista por última vez en la fiesta que se realizó el sábado a la noche en la casa de Jerez, ubicada en la calle Diario La Nación al 4000 de Francisco Álvarez. Después de permanecer poco más de 12 horas desaparecida, su cuerpo fue encontrado en ese domicilio bajo la cama del sospechoso, entre dos colchones.

De acuerdo con la investigación, se comprobó que la víctima nunca salió de la vivienda en donde se llevó a cabo la celebración con motivo del cumpleaños de un amigo.

“La hipótesis es que intentaron abusar de la chica, que ella se resistió y la ahorcaron. Para corroborarlo, esperamos los resultados de la autopsia”, dijo a Télam una fuente judicial cercana a la causa. Según el informe de los forenses, Ludmila fue asesinada con la pashmina que llevaba anudada al cuello y el crimen ocurrió entre las seis y las 12 de la madrugada del domingo.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados