Curiosidades

Facebook bloqueó el video de un francés que deseaba «morir en directo»

Un hombre francés de 57 años, aquejado por una enfermedad incurable y al que se le negó el suicidio asistido, decidió dejarse morir en directo en Facebook. La red social bloqueó la difusión del video de su agonía el sábado

Alain Cocq, con una enfermedad sin nombre muy dolorosa, había anunciado el viernes poco después de la medianoche que dejaba de tratarse, alimentarse e hidratarse.

“El camino del alivio empieza y, créanme, estoy feliz”, declaró el habitante de Dijon en su cuenta de Facebook. “Sé que los días que me esperan serán difíciles pero tomé mi decisión y estoy sereno”, agregó este activista por una “muerte digna”, que con este gesto pretendía denunciar las carencias de la ley sobre el final de la vida en Francia.

Pero la red social bloqueó el sábado al mediodía la difusión del video. “Aunque respetamos su decisión de querer atraer la atención sobre esta compleja cuestión, en base a los consejos de expertos hemos tomado medidas para impedir la difusión en directo en la cuenta de Alain, pues nuestras normas no permiten la representación de intentos de suicidio”, declaró un vocero de Facebook.

“Facebook me bloquea la difusión video hasta el 8 de septiembre”, declaró Cocq en su cuenta. “Juzguen ustedes mismos”, escribe este hombre, dirigiéndose a quienes le apoyan antes de dar la dirección de Facebook Francia en París para “hacer saber lo que piensan de sus métodos para impedir la libertad de expresión”.

“Se activará un sistema alternativo en 24 horas” para difundir el video, aseguró.

Facebook cuenta con reglas muy detalladas: si bien no prevén disposiciones específicas sobre el final de vida, son en cambio muy estrictos en cuanto a los contenidos que pueden parecerse a una promoción del suicidio o de la automutilación. Casos que abarcan la eutanasia o el suicidio asistido.

“Esto no es un suicidio”, había insistido el enfermo, recordando que es católico.

Postrado en una cama, sufriendo un martirio debido a la enfermedad que le consume desde hace años, el hombre había apelado al presidente Emmanuel Macron, pidiéndole que le ayudara a morir y que autorizara un suicidio asistido por un médico.

“Su deseo es solicitar una ayuda activa para morir que hoy no está permitida en nuestro país”, escribió Macron en una carta, en la que le transmitió su apoyo y su respeto.

Alain Cocq sufre una enfermedad extremadamente rara, sin nombre, que hace que las paredes de sus arterias se peguen, provocando una “isquemia”: un paro o insuficiencia de la circulación sanguínea en un tejido o un órgano. Paralizado por dolores que no paran desde hace 34 años, Cocq habría deseado que le suministraran una sedación profunda.

El activista por la muerte “digna”, que realizó varias giras en Europa en silla de ruedas para abogar por su causa, decidió decir “basta”, según explicó recientemente a la agencia de noticias AFP.

“Alain fue reanimado ya nueve veces”, detallaba el viernes Sophie Medjeberg, vicepresidenta de una asociación de apoyo a discapacitados.

“Y cada vez con una nueva degeneración. Ya no hay esperanza. Está encerrado en su cuerpo”, añadió Medjeberg, que espera que su caso provoque un “electroshock” que permita “autorizar el suicidio asistido como en Bélgica o en Suiza”.

“Ocho de cada diez franceses están a favor del suicidio asistido”, puntualizó.

El caso de Alain Cocq reavivó la polémica sobre la muerte digna en Francia, como ocurrió con Vincent Lambert, un enfermero en estado vegetativo que falleció en julio de 2019 tras recibir una sedación profunda, deseada por su esposa y un sobrino, y a la que se oponían sus padres.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados