Curros

Así se comporta la policía violenta de Federico Massoni

Una situación aparentemente anormal se dio el día Sábado, cuando un oficial de la Comisaria de Rada Tilly, al responder el llamado de auxilio de una mujer víctima de violencia de género, con el ingreso a la fuerza y con violencia tras la rotura de una ventana de vidrios, de un hombre a su domicilio, el personal de la policía que arribó al lugar, se negó a realizar el procedimiento legal, normal y habitual en estos casos.

Ante la inacción de la policía de retirar al violento del lugar, que ya se encontraba en el interior de la casa, la víctima, en estado de shock por consejo de su vecina decide comunicarse por teléfono con su abogada, la Dra. Cynthia Tamara Castro. Establecida la comunicación la Dra. Castro pide hablar con el oficial a cargo del procedimiento, quien se identificó como Oficial Morales, este acepta la comunicación, con la abogada, no sin antes llamarle la atención a la víctima por haberla llamado, en los siguientes términos “no tiene que llamar a la abogada, yo voy a calmar las aguas”.

En comunicación con el oficial Morales la Dra. Castro le exigió que actuara según lo establecido por el procedimiento legal para estos casos (el inmediato retiro del violento del hogar de la víctima y sus hijos) pero éste se negó, porque la víctima aún, no había realizado la denuncia, cortó la llamada y le recalcó a la víctima que no se vuelva a comunicar con la abogada.

Dada esta circunstancia la Dra. Castro con domicilio en Comodoro Rivadavia se trasladó a la ciudad de Rada Tilly, con el fin de asistir a su cliente, víctima de un acto de violencia de género y exigir de la policía la correcta intervención.

La Dra. Castro arribó al lugar de los hechos y pudo constatar los daños a la propiedad privada y acompañó a la víctima a la policía, a radicar la correspondiente denuncia.

Al llegar a la comisaria de Rada Tilly la Dra. se encontró con el oficial que le cortó la comunicación, el tal Morales, -quien antes había exigido la denuncia de los hechos para intervenir- (como si la llamada de auxilio no fuera suficiente para dar intervención a la policía) y se éste se negó a recibir la denuncia en presencia de la abogada.

El argumento del oficial a cargo de la dependencia policial de la Ciudad de Rada Tilly fue que no podían tomar la denuncia porque no existe Comisaría de la mujer en Rada Tilly siendo aproximadamente las 22 hs para ese momento. Dicho oficial le ordenó a la víctima y su abogada que fueran a hacer la denuncia, a la ciudad de Comodoro Rivadavia donde existirían dos comisarias de la mujer.

Ante este panorama, la Dra. Castro explicó que la denuncia debía ser tomada en Rada Tilly por tres hechos, 1º por los daños a la propiedad privada de la mujer denunciante, 2º por el allanamiento de morada y 3º y lo más importante, por la violencia de género ejercida sobre ella, agregando que ni ella, ni su cliente se iban a retirar hasta que el oficial o quien tuviera facultades les tomara la correspondiente denuncia, sin contar, que el hecho sucedió en la ciudad Rada Tilly y no en Comodoro Rivadavia. El oficial, volvió a recalcar ya en un tono agresivo y elevado de voz, con el fin de violentar a la Dra. Castro que la Comisaría de Rada Tilly no era competente para tomar la denuncia y que la abogada no sabía lo que dice la ley.

Con la vehemencia propia del ejercicio de la defensa, de un cliente, que además es víctima de violencia de género y con cierto ofuscamiento por el atrevimiento policial de tratar de ignorante, a quien se encuentra habilitada para defender personas, la Dra. Castro le respondió que sino tomaban la denuncia era por dos motivos, o porque no querían trabajar y cumplir sus funciones o porque era un inútil. Cualquiera de las dos situaciones ingresan en la figura típica del código penal art. 248, es decir, “incumplimiento de los deberes del funcionario público”.

La reacción del oficial Morales ante la respuesta de Castro fue, dar la vuelta al mostrador, acercarse a la Dra. increpándola delante de la víctima y con el claro y manifiesto ánimo de amedrentar a la abogada, levantándole la voz y acercando el rostro a la cara de la abogada propinándole gritos volvió a gritarle que no le tomarían la denuncia.

Obviamente la reconocida Dra. se defendió y echó en cara, el respeto que se le debe otorgar a un abogado en el ejercicio de sus menesteres en el ámbito de una Comisaría, parafraseando el art. 45 de la Constitución Provincial el cual, palabras mas palabras menos dice lo siguiente: “los abogados como auxiliares de la justicia tienen la misma dignidad que los jueces” “los defensores no pueden ser molestados (…) con motivo de su ministerio”.

La respuesta de Castro continuó en los siguientes términos “…es evidente que la Policía del Chubut está acostumbrada a violar los derechos las personas y sus garantías y además los de las víctimas. Así como lo hace el Ministro de Seguridad el p%$&@ de Massoni o el subjefe amigo de narcos…” A renglón seguido le pidió a Morales que la comunicara con el fiscal de turno o le pasara el celular del fiscal en turno. A lo que el oficial Morales manifestó que no le iba a comunicar con ningún fiscal y que se retirara de la Comisaría ofreciendo un móvil de la Policía para trasladar a Comodoro Rivadavia a la víctima (cual si esta fuera un detenido).

Los hechos de violencia y ataque a la abogada por parte del personal de Comisaría Rada Tilly continuaron con otros oficiales que increparon a la misma. A estas alturas podríamos decir, que la abogada estaba jugando un partido que se podía describir como “todos contra la abogada”.

Sin embargo, la capacidad profesional de Castro y el conocimiento de los procedimientos legales, la llevó a poder contactarse con un funcionario fiscal en turno a la que requirió haciendo un relato breve de las circunstancias y teniendo en cuenta que no hay Comisaría de la mujer en Rada Tilly (grave carencia policial que incumple con la Ley XV Nº 26) que arbitrara y ordenara a la Comisaría de Rada Tilly a que se tome la denuncia correspondiente por todos los hechos sufridos por la víctima.

Posteriormente, la funcionario fiscal, ordenó a la Sargento Libasai de la Comisaria de la Mujer de Comodoro Rivadavia, que se traslade a la Comisaría de Rada Tilly y tomaran la denuncia como había sido solicitado por la abogada.

Llegada la Sargento Libasai, de la Comisaria de la Mujer de Comodoro Rivadavia a las instalaciones de la Comisaria de Rada Tilly, en una nueva violación de la dignidad del abogado garantizada por la Constitución y el trato que debe dispensársele al mismo en una comisaría, le impidió ejercer su ministerio y la excluyó de poder acompañar a su cliente, la víctima, para realizar la denuncia de los hechos.

En el interés de la víctima la Dra. Castro a regañadientes consintió este destrato advirtiendo que iba a denunciar la violación a las mandas legales y el maltrato por ella sufrido, tanto en la fiscalía como ante las máximas autoridades policiales. Y le recordó a su cliente, que dentro del estado de shock en que se encontraba, por el hecho de violencia sufrido, primero en su casa y luego en esa Comisaría tratara de mantener la calma y relatara todos los hechos de violencia sufridos en la jornada del día Sábado. Resta decir que la cliente de la Dra. Castro terminó firmando la denuncia sin que se le diera la posibilidad a su abogada, de leer la misma, es decir, sin asistencia jurídica. No habiendo estado presente en ningún momento la Dra. Castro, la Sargento Libasai habría cometido el delito de adulteración de instrumento público a través de una falsedad ideológica también reprimida por el Código Penal al consignar en la denuncia de la víctima, que la misma se había realizado en presencia de la abogada.

Consultada por CHOLILA ONLINE la Dra. Castro manifestó que ella sabe defenderse, y que sabe como defender a una víctima, pero que hoy por hoy “…no se puede confiar en la policía, como auxiliares de justicia y en su función de defender a la ciudadanía cuando es evidente que se han acostumbrado a violarle los derechos y garantías fundamentales a las personas, actos a los que los acostumbró el MINISTRO de Seguridad ridículo que tienen como jefe, dado que en los hechos se enseña con el ejemplo y dentro de los malos ejemplos a los que los tiene acostumbrados MASSONI, se encuentra el desprecio por la ley y los intentos de amedrentar mujeres, tal lo fue el caso de la Comisario Mirantes en la ciudad de Rawson quién perdió su Comisaría y hoy está trabajando en otro organismo, ó llegando al colmo, no teniendo estado policial dicho Ministro, de participar e intervenir de todos los allanamientos de la policía, “estado policial” que es requerido por la ley para participar de un allanamiento”. Continuó diciendo la abogada comodorense: “…Ni cabos, ni sargentos, ni comisarios, ni ministros, siendo violadores de la ley, me van a amedrentar. Como lo manifesté desde un primer momento mi cliente tenía que ser asistida en esa jurisdicción y fue absolutamente necesaria mi presencia, para que se hiciera lo que se debe hacer. Y continuaré defendiendo los derechos de las personas y de mis clientes a través del ejercicio de mi profesión con la seguridad y valentía que me dá el ser una técnico del derecho, profesión que honro en cada momento en que me toca intervenir…”

Cerrando, manifestó la Dra. Castro “…espero que este maltrato que propinara la comisaría de Rada Tilly, no haya sido una orden ilegal más, de las que dicta el bochornoso Ministro Massoni, para que este maltrato hacia mi persona sea propinado no solo por haberle pedido el juicio político sino también por haberlo denunciado penalmente…”

Ahora CHOLILA ONLINE se pregunta, ¿QUE PASA CON LOS DERECHOS DE LAS VICTIMAS DE VIOLENCIA DE GENERO QUE NO TIENEN UN ABOGADO PARTICULAR PARA QUE LOS DEFIENDA DE LOS ATROPELLOS, EL MALTRATO Y LAS ILEGALIDADES POR PARTE DE LA POLICÍA? ¿DONDE ESTA LA JUSTICIA?

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados