Tecnología

5 tapabocas inteligentes que mejoran la respiración y evitan contagios

Los barbijos representan la primera barrera de probada eficacia para reducir la propagación del coronavirus y por mucho tiempo, serán un accesorio en la vida de los peatones. En vista de esta permanencia, algunos fabricantes comenzaron a idear versiones alternativas a los clásicos tapaboca de tela. Los inteligentes, además de estar fabricados con telas especiales que reducen la circulación viral, brindan algunas funciones extra como conexión bluetooth para vincular con el teléfono, otros traen sensores que miden la calidad del aire y purificadores.

La semana pasada, la firma LG presentó en la versión online de la feria IFA 2020 el PuriCare Wearable, casi un purificador portátil para garantizar que el aire que ingresa a los pulmones sea limpio.

El dispositivo emplea dos filtros de cuidado total HEPA H13, similares a los que se utilizan en los purificadores de aire industriales, para bloquear la mayoría de la materia dañina en el aire, incluidos virus, bacterias y alérgenos comunes como el polen.

Con su sensor respiratorio y ventiladores dobles, permite inhalar aire limpio y filtrado mientras el sensor detecta el ciclo y el volumen de la respiración y ajusta los ventiladores para ayudar a la entrada de aire y disminuir la velocidad para reducir la resistencia al exhalar para facilitar la respiración.

Uno de los inconvenientes de estos barbijos es que, las personas que llevan lentes, deben estar limpiando los cristales en forma permanente.

“El hecho de tener una máscara hace que el intercambio gaseoso, en el que uno inhala oxígeno y exhala dióxido de carbono esté más concentrado. La persona tiene una respiración limitada entre el barbijo, la nariz y la boca. Además, al usar un barbijo no solo respiramos por la nariz, sino que la falta de confort respiratorio hace que lo hagamos también por la boca porque se nos dificulta cambiar el aire”, explica Juan Ramón Curi, jefe de Otorrinolaringología de la Fundación Favaloro.Para terminar con esta limitación, Leaf diseñó una máscara transparente hecha en siliconas, con un sistema de filtros triple, ubicado en la nariz, boca y pera, que elimina la humedad acumulada y evita que se condense el vaho en el interior.

Tiene la capacidad de autopurificarse gracias a la luz ultravioleta y se la puede conectar al celular mediante una aplicación que monitorea la calidad del aire y los niveles de CO2.

Un equipo de investigación integrado por científicos del CONICET, la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), desarrollaron una máscara llamada ATOM Protect (https://atomprotect.com) cuyas telas están tratadas con activos antivirales, bactericidas y fungicidas.

Sus propiedades antimicrobianas fueron testeadas con éxito por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y su acción antiviral por el Instituto de Virología del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

“Los estudios realizados en el Instituto de Virología del INTA mostraron que estas telas tienen la capacidad de inhibir coronavirus similar al SARS-CoV-2 -agente patógeno que causa el COVID-19- en menos de cinco minutos”, destaca Silvia Goyanes, investigadora del CONICET en el Instituto de Física de Buenos Aires (IFIBA, CONICET-UBA) Y agrega que “una gran ventaja de este desarrollo es que todos los insumos que requiere están disponibles en grandes cantidades en nuestro país y que el proceso industrial utilizado para su manufactura se puede hacer en cualquier fábrica textil”.

Y si de extremar los cuidados se trata, la Xiaomi Youpin Q5S Electric Anti haze Sterilizing Mask es un cobertor eléctrico, recargable por USB y con la capacidad de purificar el aire hasta un 95%.

El dispositivo cuenta con cuatros filtros de alta eficiencia, uno de ellos HEPA, uno de metal exterior, uno de papel esterilizado que impide que se tamicen gérmenes y una capa de tela resistente al agua y que previene la humedad.

Gracias a este sistema combinado, la mascarilla de Xiaomi protege del polvo, el compuesto químico formaldehído, el humo del tabaco, los gases producidos por los automóviles, el polen y otros alérgenos, pelos de animales, partículas de hasta 0,3 centímetros y diferentes bacterias.

Para no resignar gestos ni sonrisas, el estudio de diseño italiano Cliu confeccionó una máscara totalmente hermética gracias a un cierre magnético, pero que la parte delantera transparente puede abrirse y cerrar a gusto, de manera que se puede tomar un café o comer.

Al conectarse con el teléfono, tiene la capacidad de medir la calidad del aire, la contaminación y los focos de Covid a su alrededor. Su versión premium incluye micrófonos y una serie de algoritmos, para monitorear la respiración y frecuencia cardíaca del usuario. Viene también con una base de carga con luz ultravioleta que desinfecta el dispositivo en solo minutos.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados