Nacionales

Viviana Canosa, imputada por “ejercicio ilegal de la medicina”

Juan Manuel Dragani, abogado de Viviana Canosa, confirmó que la conductora fue imputada por el delito de «ejercicio ilegal de la medicina» tras la denuncia del diputado neuquino, Mariano Mansilla.

Tras la denuncia del diputado neuquino, Mariano Mansilla, contra Viviana Canosa, la conductora fue imputada por el delito de «ejercicio ilegal de la medicina», según confirmó su abogado, Juan Manuel Dragani.

La denuncia fue realizada por presunto «delito de curandería o ejercicio ilegal de la medicina» luego de que Canosa bebiera dióxido de cloro en vivo en su programa Nada Personal.

«Viviana está mal. Tuvo un fin de semana donde prácticamente no pudo dormir por esta situación», contó Dragani en diálogo con La Once Diez/Radio de la Ciudad. «Estoy en condiciones de afirmar que se trata de una injusticia, una arbitrariedad, un ensañamiento. Por supuesto que después las conductas son cuestionables», remarcó y dijo que el accionar de Canosa «se magnificó» y «se tergiversó».

Luego explicó: «La primera de las aristas por la cual me consultó es porque queda imputada en una causa penal que tramita en la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas N.° 6 de la Ciudad de Buenos Aires, pero le imputan el artículo 208 de ese código que es el delito de ‘ejercicio ilegal de la medicina’, cosa que está claro que la conducta no se adecua al tipo putativo que estipula la norma».

Por qué no hay que tomar Dióxido de Cloro 

El dióxido de cloro es una solución química de 28% de clorito de sodio en agua destilada y puede resultar mortal. Suele aplicarse para la desinfección de superficies industriales y tiene prácticamente los mismos usos que la lavandina: se emplea para limpiar pisos y muebles.

Sobre los efectos negativos del consumo de dióxido de cloro sí existen evidencias: está probado que puede producir insuficiencia respiratoria por metahemoglobinemia, insuficiencia hepática aguda, hemólisis, hipotensión arterial, trastorno del ritmo cardiaco, vómitos y diarrea severos. En varios casos, incluso, se registraron intoxicaciones en las guardias de hospitales de distintos países -ya muy saturados por la pandemia de coronavirus- por la ingesta de este líquido.

A la fecha, ninguna institución sanitaria lo reconoce como medicamento. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, en inglés) afirmó en un informe del 8 de abril que no hay «ninguna evidencia científica que apoye su seguridad o eficacia, y presenta riesgos considerables a la salud de los pacientes». Tan solo dos días atrás, la ANMAT también desaconsejó su uso como tratamiento para el Covid-19.

Por su parte, el equipo de Chequeado publicó un artículo donde se desmienten diversas declaraciones de presuntos divulgadores y científicos extranjeros, quienes han aconsejado el consumo de la sustancia en plataformas audiovisuales y redes sociales. «Varias agencias estatales de protección de la salud y especialistas aseguran que es perjudicial y prohíben su uso y comercialización», sostiene la nota.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados