Internacionales

Colombia: Casa por cárcel para el expresidente Álvaro Uribe

La Corte Suprema de Justicia impuso detención domiciliaria al expresidente  de Colombia y actual senador Álvaro Uribe Vélez por su presunta participación en los delitos de fraude procesal y soborno.

Así lo anunció el mismo senador a través de su cuenta de twitter, “la privación de mi libertad me causa profunda tristeza por mi señora, por mi familia y por los colombianos que todavía creen que algo bueno he hecho por la Patria”.

La decisión fue tomada de manera unánime por los cinco magistrados que están a cargo del caso. Es la primera vez que un expresidente de Colombia es detenido.

La decisión del alto tribunal tiene efecto inmediato, la detención preventiva en su domicilio podría prolongarse hasta por un año.

Uribe enfrenta una investigación por presuntamente tratar de cambiar testimonios de testigos que lo señalaban de promover el paramilitarismo.

El caso de los testigos

En septiembre de 2014, el senador Iván Cepeda, del partido Polo Democrático Alternativo, acusó a Uribe de tener conexiones con paramilitares y narcotraficantes usando como evidencia los testimonios de varios exmiembros de las Autodefensas Unidas de Colombia.

Los testimonios aseguraban que Álvaro Uribe y su hermano Santiago fundaron el Bloque Metro, una rama del movimiento paramilitar que enfrentó a las guerrillas de manera feroz y dejó decenas de miles de víctimas.

Santiago Uribe permanece arrestado desde 2016 y es acusado de haber creado otro grupo paramilitar, los Doce Apóstoles.

Tras el debate promovido por Cepeda, el expresidente Uribe pidió a la Corte Suprema de Justicia que investigara al senador izquierdista por haber sobornado y manipulado a dichos testigos.

La Corte, sin embargo, no solo absolvió a Cepeda, sino que incluyó a Uribe en su investigación por los supuestos delitos de soborno y fraude procesal.

Uno de los 42 testigos que declararon en el caso es Juan Guillermo Monsalve, antiguo miembro del Bloque Metro de las AUC. Primero acusó a Uribe, luego se retractó y después dijo que su cambio de postura había sido por presión de uno de los abogados de Uribe, Diego Cadena.

Cadena rindió indagatoria este lunes bajo los mismos cargos que imputan a Uribe. La Corte investiga si los abogados fueron los ejecutores de la presión y si el exmandatario financió el soborno.

Todos los implicados niegan los cargos y aseguran que detrás hay una persecución política contra el uribismo, movimiento que cambió a Colombia bajo una política de «seguridad democrática» y acorralamiento de las guerrillas, pero que tiene a varios de sus prominentes líderes arrestados, prófugos y exiliados.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados