Nacionales

Un ladrón murió quemado en una iglesia: se destruyó todo menos la Biblia

Un ladrón murió incinerado este lunes por la madrugada dentro de una iglesia adventista situada en la localidad bonaerense de Ingeniero White adonde había ingresado junto a otros dos cómplices para robar una garrafa. Las pérdidas materiales de su interior fueron casi totales. Lo único que no sufrió daños fue una Biblia que quedó intacta arriba de un atril.

El hecho ocurrió cerca de las 3 de la mañana en un templo de la calle Carrega 3435. Hasta allí se acercaron los bomberos voluntarios para sofocar las llamas, que se iniciaron por causas desconocidas, y luego constataron que detrás de la puerta principal había una persona fallecida.

La  ladrón fallecido fue identificada como Elías Ramón Arce, de 25 años. Según informó la policía, luego de tareas de investigación y declaraciones testimoniales que realizaron personal del Comando de Patrulla y de la Comisaría Tercera, se pudo establecer que los tres hombres habían ingresado con fines de robo.

De hecho, afirman los investigadores, los delincuentes que no fueron alcanzados por el fuego escaparon con una garrafa de 10 kilos y tirantes de madera que fueron descartados a los pocos metros de la iglesia.

Las pérdidas materiales de su interior fueron casi totales. Lo único que no sufrió daños fue una Biblia que quedó intacta arriba de un atril. Todos hablan de un hecho milagroso y tantos los bomberos como la vecinos se mostraron sorprendidos que lo único que no se haya convertido en cenizas fuera la palabra de Dios.

“De la Biblia solamente se quemó la tapa. A pesar que las hojas son finitas no se quemó nada. Ni eso ni otras cajas que tenían más biblias y más material didáctico”, relató uno de los bomberos, de acuerdo a lo publicado por el sitio Aires de Santa Fe.

“Se quemó todo, menos la palabra del Señor”

Las personas que acudieron al incidente se quedaron perplejas al ver que el fuego no había dañado el libro religioso. “Se quemó todo, menos la palabra del Señor”, sentenció uno de los testigos del hecho.

Luego de realizar las diligencias pertinentes, la policía logró detener a Jonatan Daniel Hassanie, de 24 años, a quien también se le inició una causa federal por haber violado el aislamiento social preventivo y obligatorio, de acuerdo a lo normado en el artículo 205 del Código Penal.

«Se está tratando de establecer cómo murió el joven ladrón en el lugar a través de la autopsia que se realizará en las próximas horas», explicó un vocero judicial.

Resulta raro que en un escruche en una iglesia los intrusos decidan prender fuego y dejar dentro a uno de los cómplices.

Para esclarecer el hecho serán fundamentales los rastros dejados en el templo por los delincuentes y el testimonio de vecinos, junto al análisis de las cámaras de seguridad de la zona. Mientras, se continúa con la búsqueda del único prófugo.

Interviene la UFIJ Nº2 y la causa fue caratulada como “averiguación causales de muerte y hurto”.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados