Nacionales

Se cortó la oreja y se la hizo coser con el veterinario

Oscar, un jubilado de Bahía Blanca, se cortó la oreja y  prefirió que lo atendiera un veterinario en lugar de ir al hospital y exponerse al coronavirus.

«En mi familia se asustaron y me dijeron que soy un animal, pero yo creo que me hicieron una cirugía estética perfecta. Aparte el veterinario es mi amigo y no me cobra».

El autor de la frase es Oscar, un jubilado de Bahía Blanca, que se cortó una oreja y prefirió que lo atendiera un veterinario en lugar de ir al hospital y exponerse al coronavirus.

«Si podía me cosía yo mismo», admitió en declaraciones a La Brújula 24 el hombre que también es veterinario de profesión.

Así fue como terminó con seis puntos de sutura luego de un accidente doméstico.

«Estaba bajando una escalera, había un gancho de alambre que uso para pintar y me enganché la oreja», contó Oscar.

Y añadió:«Tenía que solucionarlo de alguna manera. Yo no podía intervenirme porque no me veo ahí y no cuento con los elementos necesario. Además tengo un poco de miedo de ir a un hospital justamente por el coronavirus».

«La decisión fue que me atendiera un colega, que obvio al principio no quería hacerlo. Le pregunté ’¿cuántas orejas de perro suturas por año?’, y le aclaré que yo me hacía responsable», aclaró el jubilado.

Al medio bahiense Oscar contó que su amigo «usó material aséptico importando, me dio seis puntos y me dejó la oreja impecable».

«Ahora estoy tomando antibióticos como prevención, porque no hay infección. Y tengo la vacuna de tétanos desde hace poco tiempo», agregó.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados