Chubut

Mientras Massoni sigue con la muletilla del narcomenudeo, Chubut es la provincia con más casos de violencia policial

Hay más de cuarenta denuncias en la Justicia que lo incluyen a él como ministro de Seguridad de Chubut, al jefe de Policía Miguel Gómez, y a su hermano Paulino, el director de Seguridad y eso no les preocupa.

Mientras el polémico Federico Massoni sigue y sigue hablando de “narcomenudeo” como si fuera un especialista, en Buenos Aires ven a la provincia como uno de los lugares del país en donde se producen más hechos de violencia policial. Y eso, a Massoni parece que tampoco lo inquieta ni le interesa.

Anda ocupado en tratar de mejorar su imagen y para ello recurre a un grupete de “comunicadores amigos” con los que se luce en los reportajes o en las mal llamadas conferencias de prensa.

Todavía a Massoni no se lo ha escuchado decir algo respecto de los casos de brutalidad policial que están en la Justicia, tampoco hasta ahora ha repudiado la violencia desde el Estado en contra de los civiles, de los ciudadanos. Y hasta es muy probable que los efectivos que están involucrados en esos casos, estén trabajando normalmente.

En una de las últimas entrevistas periodísticas que dio Miguel Gómez, el jefe de Policía, se lo oyó decir, por ejemplo, que por el brutal y delictivo operativo de junio pasado en el barrio INTA de Trelew, en el que hubo varios vecinos heridos; hay un solo efectivo suspendido o separado de sus funciones. Cuando en la causa penal que se ha abierto por ese asunto, en la Justicia han puesto la lupa como mínimo en seis integrantes de la Guardia de Infanteria.

Lamentablemente, seguimos siendo noticia en el país por los casos de violencia policial y da la sensación que eso a los Gómez, de la Jefatura de Policía, y a Massoni no los incomodaría, por el contario pareciera que continuamente están redoblando la apuesta. O piensan que vamos a creer que no sabían que era de la familia Fredes la casa donde se mandaron “el procedimiento trucho” el martes pasado.

El albañil que los denunció por la feroz represión del 15 de junio en la que él resultó herido de un balazo de goma en la cara con justa razón hoy los acusa de persecución.

Esta más que claro que fue un hecho intimidatorio ese allanamiento que le hicieron con el GEOP en el que los apuntaron a él, a su mujer y a sus hijas con armas largas y los ataron con precintos tirándolos al suelo, buscando un arma de fuego que nunca encontraron y a una persona que –según la mujer de Fredes– nunca vivió ahí.

Con Massoni en el poder la policía del Chubut siempre va a actuar así. Y ojala que no tengamos que lamentar algún caso de gatillo fácil, porque lo que transmite el cuestionado ministro de Seguridad es, a veces, de un descontrol propio de alguien que evidencia no estar equilibrado psíquicamente.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados