Nacionales

Alberto Fernández echa de menos a Lula, Evo y Chávez

El presidente argentino, Alberto Fernández, se siente en soledad entre sus homólogos de América Latina y echa mucho de menos a Hugo Chávez, Lula da Silva y Evo Morales, entre otros ex presidentes vecinos. Al mando de la tercera economía de la región, Fernández está además convencido de que «el mundo mejora mucho» cuando los humanos están encerrados.

Las reflexiones del jefe de Estado argentino fueron motivo de discusiones y reacciones este sábado tras una teleconferencia que celebró con Lula, el ex presidente brasileño, a última hora del viernes. En el encuentro virtual, Fernández criticó también con dureza a Estados Unidos.

«No te quiero mentir, querido Lula: yo no lo tengo a Néstor Kirchner, no lo tengo al Pepe Mujica (ex presidente uruguayo), no lo tengo al ex presidente uruguayo Tabaré Vázquez, no lo tengo a (el ex presidente paraguayo) Fernando Lugo, no lo tengo a Evo (Morales, ex presidente de Bolivia), no la tengo a Michelle Bachelet (ex presidenta de Chile), no lo tengo a Ricardo Lagos (ex presidente de Chile), no lo tengo a (el ex presidente ecuatoriano) Rafael Correa, no lo tengo a (el fallecido presidente venezolano) Hugo Chávez».

Fernández es peronista, pero busca situarse como faro progresista de una región en la que predominan los gobiernos de centro o centroderecha. «Nosotros tenemos una gran oportunidad como civilización de hacer un mundo distinto. Tenemos una gran oportunidad. Yo le digo siempre a los argentinos que no sé si lo podré hacer en el mundo, ni siquiera sé si lo podré hacer en América Latina», se lamentó Fernández antes de recordar a aquellos ex presidentes de la región, todos afiliados a la izquierda o el centro izquierda.

«A duras penas somos dos que queremos cambiar el mundo. Uno está en México y se llama Andrés Manuel Lopez Obrador y el otro soy yo. Un cómico argentino decía que siempre que llovió, paró. Esto también va a pasar. Y otra vez los pueblos de América Latina se van a volver a poner de pie, y como Bolívar y San Martín enseñaban, otra vez vamos a construir la Patria Grande, y recuperaremos esa dignidad que tuvimos cuando vos presidías Brasil, cuando Néstor presidía Argentina, cuando Tabaré y Pepe estaban en Uruguay, cuando Evo estaba en Brasil (sic). Vamos a volver a hacerlo, estoy convencido, es sólo una cuestión de tenacidad».

TENSIÓN ENTRE REGIONES

En los seis meses y medio que lleva de Gobierno, Fernández mantuvo tensas relaciones con sus vecinos de la región. No asistió a ninguna de las ceremonias de asunción de Luis Lacalle Pou, el presidente uruguayo de corte social-liberal, pese a que Buenos Aires y Montevideo están a media hora de avión, criticó la gestión de Chile en la crisis del coronavirus, instó a la oposición de izquierdas a Sebastián Piñera a recuperar el poder y no ha cruzado palabra con Jair Bolsonaro, presidente de su segundo socio comercial y destino de buena parte de las exportaciones del país.

Las afirmaciones de Fernández llegan en un momento especialmente incómodo, porque la semana que viene deben reunirse de forma virtual los cuatro presidentes del Mercosur, que integran Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Dos meses atrás, Buenos Aires sumió en la confusión al bloque al anunciar que abandonaba varias negociaciones de libre comercio con países en desarrollo, aunque luego dio parcialmente marcha atrás. Fuentes del Mercosur admitieron a EL MUNDO que las palabras de Fernández pueden tener impacto en la reunión.

ATAQUE A EEUU

En su línea de reflexiones, con Lula como oyente, Fernández añadió que la pandemia del Covid-19 mostró costados positivos: «También la pandemia nos demostró que cuando en vez de encerrar los humanos a los animales, nos encerramos los humanos, el mundo mejora mucho. Mejora la calidad de las aguas, mejora la calidad del cielo, mejora el aire que respiramos, aparecen especies que estaban escondidas de nosotros y asoman sobre la faz de la tierra».

Y entonces volvió sobre cuánto echa de menos a los ex presidentes, en especial a Lula, que es el demonio mismo para Bolsonaro: «En América Latina no depende ya sólo de mi voluntad, y debo admitir, querido Lula, como extrañamos que vos no seas el presidente de Brasil (sic). Porque otro sería el vínculo, otro sería la posibilidad de que nosotros podamos trabajar en el continente».

«¿Sabes qué me pasa hoy? Que Estados Unidos rompió el Unasur y crearon el Prosur. Y que no sólo le alcanzó eso (sic), hicieron todo lo posible para que la Celac (Comunidad de América Latina y el Caribe) desaparezca y tampoco le alcanzó eso, ahora fueron por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y todo el continente fue corriendo a apoyar que Estados Unidos por primera vez en la historia presida el BID. Y nos hemos quedado dos países al margen de ese apoyo: México y nosotros».

La decisión de Donald Trump de que EEUU ocupe por primera vez en la historia la Presidencia del BID fue especialmente dolorosa para Fernández, porque el jefe de Estado norteamericano nominó a Mauricio Claver Carone. Cubano-estadounidense, Claver Carone fue el 10 de diciembre de 2019 uno de los representantes de Trump en la asunción de Fernández. El funcionario norteamericano abandonó los festejos de asunción y no saludó al nuevo presidente argentino, molesto por la presencia de Jorge Rodríguez, ministro de Comunicaciones de Venezuela y con prohibición de entrada en Argentina y otros países.

Según ‘Infobae’, funcionarios estadounidenses se manifestaron «sorprendidos» por las confesiones y las críticas de Fernández.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados