Chubut

Provincia paga plus salarial a empleados “selectos”, suma cargos políticos y aumentos discrecionales

El dispendio, los aumentos discrecionales y el descontrol de gastos se acentúan dentro de la administración provincial en medio de una crisis que -según los máximos funcionarios del gobierno- los ha dejado «sin dinero para hacer frente a los sueldos de los empleados provinciales». Solamente en este mes de mayo, el ministerio de Seguridad sumó el pago de un plus adicional de $30.000 para empleados «selectos», ingresaron 316 policías, empleados del ministerio de Gobierno recibieron aumentos del 20% y se repartieron 28 cargos políticos que implican un gasto anual de 32,5 millones de pesos.

Chubut atraviesa desde hace más de 30 meses una crisis que parece eterna y se agravó todavía más con la pandemia de Coronavirus, lo que acentúa el grave deterioro que sufre la caja provincial.

En este contexto de crisis casi terminal el Estado debería sostener una administración austera y responsable de los escasos fondos de los que dispone, pero nada de eso ocurre en la que fuera la «tercera provincia mejor administrada» del país.

Mariano Arcioni logró su reelección en buena medida como consecuencia de un cierre de paritarias altamente «generoso» para los empleados públicos, que ya a priori resultaban evidentemente impagables.

Chubut es una provincia muy particular, porque esa acción que en cualquier lugar del planeta sería calificada como un gesto demagógico se ha convertido en una anécdota electoral. El diario Jornada -propiedad del poderoso sindicato de Luz y Fuerza que encabeza Héctor González- formuló ese análisis en su editorial del lunes pasado. ¿Habrá incidido ese señalamiento periodístico en el lanzamiento del operativo «Humo Luminoso» que culminó con el secuestro de 115 plantas de marihuana de más de 2 metros en la vivienda de un familiar del sindicalista?

El descontrol de mayo

El desmanejo y la discrecionalidad que campean hoy en la administración de la cosa pública de esta provincia resulta evidente cuando se revisa parte de los gastos en los que incurrió en este mes de mayo.

Se les otorgó ingreso formal a 316 nuevos agentes de policías, lo que significa un aumento del 260% si se toma en cuenta a aquellos que se han jubilado.

El ministerio de Seguridad estableció el pago de un plus adicional para empleados «selectos» del círculo de confianza de Massoni, que reciben 30.000 pesos mensuales cada uno aparte del salario que figura en planilla.

Este mes se sumó otro plus adicional para Subsecretarios, la Secretaría Privada, personal «Fuera de Nivel», los agentes del Agrupamiento Personal Jerárquico, los agentes de los Agrupamientos Profesional, Técnico Administrativo, Obrero y de Servicios (Planta Temporaria y Planta Permanente), y para los agentes incorporados en Planta Transitoria (con funciones profesionales, administrativas y de servicio) del Ministerio de Seguridad.

Al personal de la Dirección General de Personal y a la Dirección General de Administración del Ministerio de Gobierno se les otorgó un aumento equivalente al 20% de su sueldo. También dentro de ese ministerio, pero en la Subsecretaría de Transporte, se otorgó a los empleados un adicional de 17.888,79$.

28 cargos políticos y casas de $49 mil

Se repartieron 28 cargos políticos en la estructura del Ministerio de Ciencia y Cultura -lo que incluye a directores, directores generales y secretarias-. Eso implica una erogación total del Estado provincial de más de 2.5 millones de pesos al mes, totalizando unos 32.5 millones de pesos al año incluyendo el sueldo anual complementario.

El Estado alquila viviendas de costo significativo para algunos funcionarios, como por ejemplo el inmueble de Playa Unión que le cuesta 49.000$ por mes y utiliza el Secretario General de la Gobernación.

Dispendio, aumentos discrecionales y descontrol se acentúan dentro de la administración provincial en medio de una crisis que según los máximos funcionarios del gobierno los ha dejado sin dinero para hacer frente a los sueldos de los empleados provinciales. En realidad, resulta evidente que se trata de una cuestión de prioridades.

En una nota aparte te contaremos justamente sobre la prioridad de pago del estado provincial y como se está pagando la pauta de campaña casi un año después.

Por:  Fernando F. Romberg

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados