Policiales

Tras ser detenida por circular en bicicleta, una mujer apareció ahorcada en su celda

El domingo a la mañana Florencia Magalí Morales, de 39 años, andaba en bicicleta por la calle Rivadavia, en Santa Rosa de Conlara, en provincia de San Luis, cuando fue interceptada por la policía puntana en presunta violación de la cuarentena. Esa noche se transformaría en víctima mortal de la política de detenciones. Su DNI tiene terminación impar, lo que no la habilitaba a salir conforme las disposiciones locales vigentes, y tampoco tenía con ella el documento, por lo que le informaron que le formarían causa por el artículo 205 del código penal. La mujer entró en crisis e intentó forcejear con los policías. A uno de ellos le hizo un rasguño por lo que sumaron la acusación por atentado y resistencia a la autoridad y la encerraron en un calabozo de la comisaría 25. Horas después, fue encontrada sin vida, ahorcada con un cordón del buzo que vestía.

Morales era mendocina, de Las Heras, y un año atrás se había instalado con su familia en la localidad ubicada a unos 200 kilómetros de San Luis capital. Criaba sola a dos hijos y una nieta. De acuerdo al parte oficial, los guardias encontraron a la mujer que “tenía asido a su cuello un cordón (posiblemente de la capucha del buzo que vestía) atado en el otro extremo a la bisagra superior de la puerta enteriza de madera de la celda. Los policías al verla intentan reanimarla mientras buscan ayuda en el nosocomio local”.

El caso fue tomado directamente por el juez Jorge Pinto, a cargo del Juzgado Multifuero de Santa Rosa del Conlara, quien lo caratuló como «averiguación de suicidio». En medios puntanos fuentes policiales dijeron que «posiblemente» la mujer «estaba con tratamiento psicológico, se había separado de su esposo violento y era madre de una joven procesada por presunto homicidio», como si ésos hubieran sido causales de un presunto intento de quitarse la vida.

En tanto, en los medios mendocinos circulan varias versiones sobre lo sucedido con Morales, entre ellas que aunque no tenía encima el documento su número de terminación sí la habilitaba a circular. En San Luis, aquellos cuyo DNI termina en dígito impar están autorizados los martes, jueves y sábado. Los hechos sucedieron el domingo 3.

“Se vive con mucho dolor no solo porque sea una mujer, sino por la situación que estaba pasando porque tiene una hija detenida. Es muy triste porque la conocíamos. Estamos esperando novedades en cuanto a la autopsia y seguiremos las medidas que disponga el juez”, se limitó a declarar Marta Ponce, intendente de Santa Rosa del Conlara. El diputado de Libres de Sur Joaquín Mansilla compartió un mensaje de la hermana de Morales, en el que asegura que la mujer fue asesinada.

Este caso fue destacado por la Correpi (Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional), que viene haciendo un relevamiento en todo el país y ya lleva 14 informes. Los hechos de abusos y represión ya superan los 30 mil desde que comenzaron los operativos policiales y de fuerzas de seguridad de control de la cuarentena, lo cual evidencia que estos uniformados están en las antípodas de una policía democrática y protectora.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados