Economía

La reacción de la Bolsa, los bonos y el tipo de cambio durante la cuarentena

Consultados por Télam, especialistas de mercado analizaron cómo fue la performance en las primeras dos semanas de las medidas que implementó el gobierno nacional.

Por Francisco Faragó

En un contexto de extrema volatilidad, marcada por los efectos del coronavirus a nivel global y por las particularidades de la economía argentina, que arrastra dos años de recesión y que se encuentra en plena reeestructuración de deuda, la bolsa porteña subió 8% en las dos primeras semanas de cuarentena, mientras que los bonos se derrumbaron y se apreció el tipo de cambio.

Consultados por Télam, especialistas de mercado analizaron cómo fue la performance del dólar, la Bolsa porteña y los bonos en lo que va del aislamiento social obligatorio que implementó el gobierno nacional el 20 de marzo pasado.

Adrián Yarde Buller, economista jefe en el Grupo SBS, dijo que lo más destacado de estos 15 días de cuarentena fue la apreciación que mostró el tipo de cambio implícito.

«Lo esperable hubiera sido que el tipo de cambio se deprecie a medida que la gente demandaba dólares para cubrirse de la incertidumbre externa, aunque en Argentina esto no pasó sino que el tipo de cambio implícito se apreció», señaló.

El economista dijo que esto estuvo ligado al comportamiento de empresas que tuvieron que salir a vender dólares para hacerse de los pesos necesarios para mantener sus estructuras ante la caída en los ingresos que generaron las menores ventas, «pero esperamos que hacia adelante la dinámica sea distinta».

Para Yarde Buller, el comportamiento del resto de los activos fue mucho más consistente que lo esperado frente a semejante contexto.

«Por un lado, los bonos se desplomaron ya que los inversores percibieron que el shock externo que enfrenta Argentina debilita su posición fiscal y externa, deteriorando las perspectivas de cara a la reestructuración de la deuda», afirmó.

«Por otra parte, las acciones también cayeron con fuerza reflejando las menores ganancias esperadas hacia adelante y el importante aumento de los costos financieros», resumió.

A su turno, Daniela Wechselblatt, CEO de DW Global Investments, dijo que se cerraron dos semanas en las que se vivió la mayor volatilidad de mercados en el mundo desde la crisis del 2008.

«Mientras que hasta febrero inclusive el mundo festejaba máximos históricos, Argentina ya venía trabajando sobre una reestructuración de deuda y una compleja negociación con acreedores que tenía tanto bonos como acciones golpeadas», señaló.

En este sentido, Wechselblatt sostuvo que los activos argentinos tienen la particularidad de mantener una correlación altísima, ya que el mayor riesgo es político y le afecta a la mayor parte de las empresas por igual, «con lo cual todo el Merval fue sacudido fuertemente por esta crisis mundial».

«Una de las compañías que más sufrió fue YPF dado que, sumado al problema del virus y sus consecuencias económicas, el precio del barril se desplomó haciendo que Vaca Muerta pierda atractivo», detalló.

Por el lado del segmento de renta fija, estimó que «muchos de los bonos Ley Argentina se encuentran con paridades menores al 30%, considerados precios de default».

«El único activo que se apreció fue el dólar blue. No hay pesos en la calle porque muy pocos generan ingresos en estos días de cuarentena, pero si existen muchas empresas y personas físicas quemando ahorros en dólares. La oferta de pesos es baja y la demanda se elevó», aseguró.

Por su parte, Mariela Díaz Romero, economista senior de Econviews, señaló que el tipo de cambio oficial se movió 1,8% desde la implementación de la cuarentena total el 20 de marzo, hasta $64,72.

«Se depreció más rápido hacia finales de marzo, aunque de todos modos el peso argentino se movió por debajo de lo que hicieron otras monedas emergentes», observó.

Al respecto, la economista explicó que la brecha con el contado con liquidación bajó desde niveles de 43% hasta 37%, «ya que en el corto plazo existe una mayor necesidad de pesos para cubrir pagos de empresas, como salarios, ya que la cadena de pagos se vio muy estresada luego de la cuarentena».

En el segmento de renta variable los 15 días en cuarentena dejaron una suba del 8% en la bolsa porteña.

Para Díaz Romero, hubo un leve rebote en las acciones a nivel global desde el 20 de marzo, explicado por la implementación de políticas para sostener la economía.

«En el caso de los países desarrollados, los paquetes de estímulos fueron muy significativos, en tanto que en países emergentes, en particular los que parten de una situación fiscal más débil como Argentina, fueron más modestos», explicó.

Por el lado de los bonos soberanos en dólares, indicó que los precios mejoraron y el riesgo país cayó desde niveles de 4.000 puntos básicos (tocó 4.500 el 23/3) hasta 3.800.

La especialista aseguró que el Ministerio de Economía publicó los lineamientos que va a utilizar en la oferta y discusión con los bonistas y confió en que no hubo sorpresas en relación con lo presentado hasta ahora, y «conceptualmente Argentina sigue alineada con la nota técnica del staff del FMI en cuanto a un alivio de deuda de US$ 55 a 85 mil millones desde 2020 a 2030».

«Lo único novedoso fue que el Gobierno declaró que podría ´endulzar´ la oferta con activos con potencial de suba en un escenario macroeconómico mejor que el proyectado (como el cupón de PBI emitido en los canjes 2005 y 2010) en la medida en que los acreedores le asignen un valor razonable», indicó Télam.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados