Cultura

Dos escritoras argentinas y una mexicana son finalistas del prestigioso premio Booker 2020

Paso a paso, la literatura latinoamericana va confirmando que su nueva bandera, su producción más estimulante y su liderazgo internacional están cambiando de manos. De autores a autoras. La lista de este año del Man Booker International es la penúltima señal del relevo de género y de generación. Si hace apenas 15 años, los nombres que se paseaban entre los nominados al prestigioso galardón británico eran Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa; hoy la lista está dominada por tres escritoras: la mexicana Fernanda Melchor (38 años) y las argentinas Samanta Schweblin (42 años) y Gabriela Cabezón (52 años).

El Booker International premia desde 2005 las mejores traducciones publicadas en el mercado británico, como complemento al galardón original —nacido en 1969— para los libros en lengua inglesa, y que el año pasado contó entre sus prenominadas con Desierto Sonoro, la primera novela escrita en inglés de la escritora mexicana Valeria Luiselli (36 años). La lista preliminar conocida este jueves pasará un nuevo corte en abril, donde ya solo cinco títulos pelearán por el galardón final, que se entregará en octubre y estará dotado con 50.000 libras, unos 64.400 dólares, a repartir entre autor y traductor. Las últimas ganadoras han sido la best seller koreana Han Kang y, un año antes del Nobel, la polaca Olga Tokarczuk.

Junto a las tres escritoras latinoamericanas, aparecen también en la lista pesos pesados como Michael Houellebecaq con Serotonina (Flammarion, 2019) o Enrique Vila-Matas con Mac y su contratiempo (Seix Barrall 2017). Aunque le edición de este año está especialmente marcada por una mayoritaria presencia de editoriales independientes. Nueve de los 13 títulos preseleccionados no corresponden a las grandes licadas en el mercado británico, como complemento al galardón original —nacido en 1969— para los libros en lengua inglesa, y que el año pasado contó entre sus prenominadas con Desierto Sonoro, la primera novela escrita en inglés de la escritora mexicana Valeria Luiselli (36 años). La lista preliminar conocida este jueves pasará un nuevo corte en abril, donde ya solo cinco títulos pelearán por el galardón final, que se entregará en octubre y estará dotado con 50.000 libras, unos 64.400 dólares, a repartir entre autor y traductor. Las últimas ganadoras han multinacionales del libro. “Esto demuestra que los sellos pequeños están haciendo un gran trabajo, tomando decisiones arriesgadas al apostar por ficciones ambiciosas, que a la postre se confirman que también son relevantes”, señaló la académica francesa Lucie Campos, miembro del jurado junto al también académico Ted Hodgkinson o las escritoras Jennifer Croft o la propia Valeria Luiselli.

Hasta 2017, no hubo ninguna escritora latinoamericana en la lista. La primera fue Samanta Schweblin, con su segundo libro de cuentos, Pájaros en la boca. Repitió el año pasado, llegando a pasar a las nominadas finales, con Distancia de rescate y vuelve este año por tercera vez con la novela Kentukis (Random House, 2019). Traducida del español por Megan McDowel con el título Little Eyes, el jurado la ha calificado como “una profunda distopía situada en el contexto de la obsesión contemporánea de observar y ser observado”. Los Kentukis del título original son unos peluches, protagonistas de la novela, a medio camino entre un furby y un teléfono celular, manejados a distancia por una tableta anónima. Los kentukis son una mascota, un espía, un voyeur, un virus.

El impacto en México de Temporada de Huracanes (Random House, 2017), primera novela de Fernanda Melchor, también se va esparciendo por el mundo anglosajón. Su inminente publicación por Fitzcarraldo Books -la misma editorial de Schweblin, un sello de nicho especializado en literatura latinoamericana- está siendo anunciada como una de las novedades más esperadas por la mítica librería Strand de Nueva York. Mientras que este mismo martes, fue elegida como el libro del día por el diario ingles The Guardian, que en su reseña subrayaba la “imaginativa estructura que sostiene un misterioso asesinato en un México sin ley”. Son más de 200 páginas divididas en tan solo ochos párrafos, por los que se despliegan un torrencial ejercicio de estilo y dominio del juego de voces y puntos de vista.

The Guardian cierra su reseña con un recado a la última polémica editorial en Estados Unidos: “Este no es uno de los libros del club de lectura de Oprah, pero no te lo puedes perder”. Se refiera a American Dirt, una novela sobre una familia mexicana obligada a huir a EE UU por la presión del narco. El libro fue recomendado recientemente por la famosa presentadora de televisión y ha levantado una fuerte polvareda en la comunidad latina, que acusa a la autora, Jeanine Cummins, y a la editorial de apropiación cultural y de una falta total de sensibilidad.

La triada de autoras latinoamericanas preseleccionadas se cierra con la también argentina Gabriela Cabezón y su tercera novela: Las aventuras de la China Iron (Random House, 2019), una reescritura feminista de la obra fundacional argentina de finales del siglo XIX, Martin Fierro, que consolidó en el imaginario épico la figura del gaucho como héroe popular. Publicada por la escocesa Charco Press, el jurado ha destacado el “enorme reto que ha supuesto para los traductores -Iona Macintyre and Fiona Mackintosh- y que los han resuelto con imaginación y elegancia”.

La Fundación Premio Booker introdujo el premio Man Booker International en 2005 con periodicidad bienal para distinguir por toda su producción literaria a autores de ficción traducidos al inglés, y entre sus ganadores se cuentan Ismail Kadaré, Alice Munro o Philip Roth, entre otros. Desde 2016, la organización modificó completamente su enfoque para convertirlo en una cita anual que reivindica la importancia de las traducciones literarias y recompensa, en vez del conjunto de una carrera, una obra de ficción concreta traducida al inglés y publicada en Reino Unido.

rpt
Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados