Chubut

Vinculan a uno de los informantes de Sastre con un presunto espionaje al Gobernador

Las presuntas amenazas y espionaje contra el vicegobernador Ricardo Sastre y su familia, abrió un nuevo capítulo en la trama secreta de espionaje en Chubut, realizada por agentes de la Policía del Chubut.

El procurador general de la Provincia, Jorge Miquelarena, confirmó a EL CHUBUT que un comisario que le hizo llegar a Sastre por interpósita persona «está involucrado en una causa federal que tramita el juez Canicoba Corral por presunto espionaje contra el gobernador Arcioni».

El juez federal envió a Miquelarena un oficio porque habían detectado que con la IP que estaba bajo la órbita del Ministerio Público Fiscal, habían ingresado a Migraciones para conocer las entradas y salidas del país al gobernador de la provincia del Chubut, Mariano Arcioni.

A partir de ese momento, Miquelarena empezó a recabar información y en paralelo abrió un sumario administrativo porque no existía ninguna causa en donde se lo investigue a Arcioni y en donde haya un pedido a Migraciones sobre la entrada y salida del país por parte del Gobernador.

En el sumario administrativo, de acuerdo a los IP de los dispositivos con los cuales habían entrado a la base de datos, Miquelarena averiguó a quién correspondía esa IP.

Desde Telefónica le brindaron al procurador el nombre y apellido de la persona de donde se registró el IP: era el padre del policía que había actuado como informante del vicegobernador Ricardo Sastre en los recientes hechos por presuntas amenazas, espionaje y persecución.

A partir de ese momento, Miquelarena solicitó que al policía (supuesto informante de Sastre) se le revoque la adscripción. No querían que siga estando en el equipo multidiscplinario del Ministerio Público Fiscal.

Escurridizo 

El fiscal Báez aseguró a EL CHUBUT que después de un trabajo de entrecruzamiento de datos, la Fiscalía de Madryn pudo dar con el policía involucrado en la causa de espionaje contra Arcioni. «No querían que lo encuentre», señaló el fiscal.

Este agente involucrado tanto en la causa de Sastre como en el espionaje a Arcioni, declararía hoy en Fiscalía de Puerto Madryn.

Lo que dijo Cleri 

El fiscal Daniel Báez de Puerto Madryn ya entrevistó a uno de los policías, de apellido Cleri, que le advirtió a Sastre del presunto intento de armado de causas contra él y sus hijos, y en las próximas horas declarará el otro agente de la fuerza de seguridad provincial que le aportó datos similares.

Hasta el momento el único testimonio en la causa que investiga presuntas amenazas y espionaje contra Sastre es uno de los policías de apellido Cleri.

Cleri afirmó que la información se la dio una persona que conoció en 2008 y que lo volvió a ver en 2015 en Casa de Gobierno.

Cleri fue chofer del exministro Coordinador de Gabinete y excandidato a vicegobernador en la fórmula que encabeza Martín Buzzi, Juan Garitano.

Hace dos semanas y media atrás, Cleri le cuenta a Sastre en la ciudad de Puerto Madry que «estaban intentando hacerle una cama a él y sus hijos».

La hipótesis de fiscalía 

La hipótesis de Báez está centrada en estos dos policías y no así en los investigadores del área de Drogas Peligrosas de Puerto Madryn, que fueron los que «accidentalmente» frenaron en la puerta del edificio donde reside el vicegobernador y su familia.

¿Por qué el fiscal apunta a estos dos policías «informantes»? Fundamentalmente porque dos agentes de la fuerza, de distintos lugares, presuntamente sin conocerse y casi al mismo tiempo, advierten a Sastre de la existencia de personas que «querían armarle causas al vicegobernador,» pero también «a sus hijos».

Asimismo, resultó llamativo que los agentes no hayan notificado al Jefe de la Policía del Chubut, Miguel Gómez, y lo hayan hecho en forma directa y sin filtro con el vicegobernador.

Los policías de drogas peligrosas 

El jefe de Drogas Peligrosas de Puerto Madryn, Sergio Salamín, explicó ante Báez que la causa federal que investigan «viene desde hace tiempo» y exhibió la documentación con todos los antecedentes del caso. El fiscal Daniel Báez pedirá esa información al Juzgado Federal.

Salamín relató ante Báez que el seguimiento que estaban haciendo «viene desde antes de que se hayan estacionado frente a la vivienda del vicegobernador y está documentado», incluso mostró fotos, domicilios y personas.

Según Salamím, el auto que frenó en la casa de Sastre «fue porque el vehículo que estaban siguiendo había parado unos metros adelante».

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados