Curros

Polémica en Chubut por diputados que asumieron y ya nombraron familiares

También pidieron coches y computadoras nuevas. Y hasta una silla especial. Pelean por los despachos.

Los nuevos diputados de Chubut todavía no sesionaron pero ya dan que hablar por el nombramiento de familiares, pedidos de gastos y peleas por los despachos mejor ubicados en el segundo piso de la casa de las leyes provincial.

Hijos, hijas, esposos, esposas, militantes y amigos, a quienes hasta ahora no se los vió por la Legislatura; sumado al pedido de compra de una silla ergométrica, computadoras, autos nuevos y hasta viáticos como las primeras «decisiones» de los flamantes legisladores generaron fuertes controversias.

La mayoría de estos casos detectados pertenecen a diputados de Trelew que lograron varias bancas en las últimas elecciones. Y pertenecen al partido oficialista Chubut al Frente, que en las elecciones del pasado mes de junio logró la mayoría en la cámara.

El malestar por estas decisiones (que incluyeron que un diputado se haga llevar el auto a la casa por un empleado), causaron polémica. Y también bronca. Sobre todo en el vicegobernador Ricardo Sastre. «Ni bien se sentó en el sillón de presidente de la Legislatura comenzó a firmar nombramientos de parientes y pedidos descabellados», le confiaron a Clarín desde su entorno.

Lo cierto es que un diputado de origen gremial pidió que la Legislatura le compre una «silla ergométrica», que se usa comúnmente en los despachos de las oficinas y tiene varias posiciones. Al parecer, el legislador tiene un problema en la cintura. La silla cuesta entre 18 y 25 mil pesos. No es mucho si se tiene en cuenta que los su sueldo superará holgadamente los 200 mil pesos (más gastos de bloque).

Otro caso fue el de una legisladora que nombró inmediatamente a su esposo como asesor. Y lo mismo hizo otro diputado con su esposa. También fueron nombrados hijas e hijos. Todo esto trajo el recuerdo de cuando en anteriores gestiones un diputado llegó a nombrar de asesora a su madre, una mujer casi octogenaria.

Casi todos los diputados que se vieron “desbordados” por su autoridad para nombrar asesores en una Legislatura tan poblada de gente que hasta los empleados se turnan para ir porque no tienen lugar físico, no perdieron la oportunidad. A tal punto que debieron pedirle a sus referentes políticos que “paren la mano”.

La provincia atraviesa una severa crisis económico-financiera. Paga los sueldos escalonados y ha soportados duras movilizaciones y muchos meses sin clases. Los nuevos diputados parecen estar ajenos a esta realidad. Y aún no comenzaron a trabajar, indicó El Clarín.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados