Economía

Petroleras perdieron US$ 1600 millones por el congelamiento de precios de los combustibles

Las empresas lamentan que no pueden alcanzar la paridad de importación y que perdieron unos u$s 1600 millones por el congelamiento de precios de los combustibles entre 2018 y 2019. No creen poder aumentar antes de fin de año.

Los ejecutivos de las empresas petroleras esperan una señal del Gobierno para tener el primer contacto con las autoridades energéticas.

Mientras tanto, lanzan al pasar los lamentos por el atraso de los precios de combustibles, que ya supera el 10% sin contar el aumento pendiente de los impuestos.

De acuerdo a fuentes de las tres principales refinadoras del país (YPF, Axion y Raízen, que opera la marca Shell), las naftas y el gasoil deberían subir entre un 5% y un 10%, según cada empresa.

De todas maneras, en ningún caso confían en que podrán recuperarlo a fin de año, en medio de un posible congelamiento de precios en toda la economía.

Tomando como referencia un dólar mayorista a $ 60 y al petróleo Brent en u$s 62 por barril, el presidente de una de estas empresas calculó en 10% el atraso de precios, sin contar la actualización pendiente del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y el Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC), que podrían sumar otros 2 puntos porcentuales. El viernes, el crudo se acercaba a los u$s 65 por barril.

El CEO de otra refinadora ubicó entre 5% y 7% el porcentaje que faltaría aumentar los combustibles líquidos para alcanzar la paridad de importación, aunque aseguró que la decisión dependerá exclusivamente del Gobierno nacional. En la otra empresa de la triada estiman en algo más que el 10% el atraso.

En su balance de gestión, el ex secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, presentó una planilla en la que sus asesores contabilizaron una pérdida total en los últimos dos años (2018 y 2019) de u$s 1600 millones para el conjunto de la industria petrolera por el congelamiento de los precios del petróleo crudo y los combustibles líquidos.

En cambio, entre 2016 y 2017, con el barril criollo y la posterior liberación de los precios, las petroleras ganaron u$s 9900 millones, con lo que el saldo neto en los cuatro años de macrismo fue positivo en u$s 8300 millones.

Así, Lopetegui buscó diluir desde lo discursivo y con números concretos el lobby que entiende que hicieron las firmas hidrocarburíferas por el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 566/2019, dispuesto por el ex presidente, Mauricio Macri, en agosto, después de un salto del dólar de 30%.

Después de los primeros dos años del último Gobierno, cuando los precios locales del petróleo estaban por encima de los internacionales para garantizar los puestos de trabajo en la Patagonia (medida tomada en 2015 por el kirchnerismo), la liberación de precios encontró trabas a partir de la primera gran devaluación, a fines de abril de 2018.

Desde entonces, las petroleras trabajaron a pérdida y solo entre diciembre del año pasado y febrero de 2019 alinearon sus precios a la paridad de importación.

Lopetegui también informó que entre 2003 y 2015 las compañías del sector perdieron más de u$s 50.000 millones por las retenciones y el tope a los precios del petróleo, que en el mercado interno se vendía a u$s 80 por barril cuando en el mundo llegó a superar los u$s 120.

En relación a los impuestos a los combustibles, el Estado resignó casi $ 100.000 millones en los últimos dos años por haber cambiado la fórmula de actualización en 2017.

Esos números analizarán en estos días el nuevo secretario de Energía, Sergio Lanziani, y el presidente de YPF, Guillermo Nielsen, antes de lanzar su política sectorial.

Con información de El Comodorense.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados