Cordillera

Inició en Esquel Somos Semilla de Abya Yala

Con más de 140 personas inscriptas y con el objetivo de propiciar una deconstrucción colectiva del patriarcado, empezaron a brindarse en la ciudad los talleres de la Escuela Popular de Formación en Géneros en la Escuela N° 7722. El próximo encuentro será el sábado de 9 a 14 horas con el módulo sobre “Violencia de género y herramientas de intervención”.

Bajo el nombre “Somos Semilla de Abya Yala”, inició el sábado 26 de octubre en Esquel la Escuela Popular de Formación en Géneros. La misma consta de siete talleres con diferentes ejes temáticos que tienen como objetivo general propiciar experiencias personales y colectivas de deconstrucción de la subjetividad patriarcal y de construcción de éticas y políticas feministas a través de las herramientas de Educación Popular, que acompañen el empoderamiento de las mujeres e identidades disidentes.

Los siete talleres son “Patriarcado y géneros”, “Lenguaje y comunicación no sexista”, “Violencia de género y herramientas de intervención”, Salud integral e igualdad de género”, “Participación política y ciudadana”, “Género y trabajo” y Género e interseccionalidad”. Para obtener la certificación oficial de este proceso formativo es necesario asistir a cinco de los siete módulos.

Luna Novella, quien es una de las integrantes del equipo coordinador de la Escuela Popular de Formación en Géneros, manifestó en diálogo con La Portada que en noviembre del año pasado presentaron los papeles a través de la Asociación Kalewche ante el Instituto Nacional de Mujeres para solicitar que este proceso formativo se pudiera realizar en la ciudad. El programa funciona desde el año 2013 y ya se ha llevado a cabo en distintos puntos del país. Sin ir más lejos, hace unos meses comenzó a dictarse en Trevelin.

La comisión organizadora se encuentra compuesta por Lourdes Huentequeo, Elisa Cueto, Sandra Fernández, Camila Suárez y Luna Novella.

La cantidad de inscripciones superaron las expectativas, ya que el cupo es de 150 personas y se anotaron 141. La Escuela, además, cuenta con un espacio de infancia para que los asistentes puedan ir con sus hijos/as en caso de no tener con quién dejarlos. Se brinda un refrigerio y quienes lo deseen pueden llevar equipo de mate y algo para compartir.

“Cuando hablamos de educación popular tratamos de llevar estos espacios de construcción colectiva de los saberes más allá de los contenidos teóricos, ya que se pone el cuerpo y las vivencias de cada una de las personas que participa. Todos los encuentros están pensados con la dinámica de taller tanto para el conocimiento como para hacer esta deconstrucción colectiva del patriarcado”, explicó Luna.  

Asimismo la organizadora sostuvo que “la idea es que podamos generar en la sociedad una perspectiva de género y entender que el patriarcado es transversal, que nos afecta en nuestro hacer cotidiano”. Agregó en este sentido que “el patriarcado es un sistema afianzado, que se nos impone, entonces nos preguntamos de qué manera lo podemos romper”.  

En este sentido destacó que el objetivo de la Escuela es llegar a quienes todavía no tienen perspectiva de género y brindarle las herramientas, tanto a mujeres y hombres, para deconstruir el patriarcado.

Al ser consultada sobre cuán capacitada está la sociedad esquelense en perspectiva de género, Luna sostuvo que “Esquel es un pueblo muy conservador y le cuesta asumir los cambios pero la respuesta que hubo ante el femicidio de Cami Figueroa fue diferente a la que se pudo haber dado en años anteriores”. 

Sin embargo señaló que “hay que seguir trabajando y dando herramientas” para avanzar como sociedad. “El cambio es profundo y la juventud es un eje muy importante para lograrlo. Vemos que hay una juventud despierta y con ganas de cambiar las cosas, así que la esperanza está”, concluyó. Informo Diario La Portada

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados