Economía

Fabricante de chocolates Milka pidió el procedimiento preventivo de crisis

Es por la baja en las ventas que le generó una importante acumulación de stock. La semana pasada había pedido suspender a 400 trabajadores.

La semana pasada había pedido suspender a 400 trabajadores por la difícil situación que atravesaba. Esta semana la situación no dio para más y la filial argentina de Mondelez presentó la apertura del Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) que permite despedir o suspender personal con menor costo para el empleador.

Si bien la presentación tuvo lugar el martes, recién el viernes tomó estado público. Desde la empresa habían aseguradoque la decisión de suspender trabajadores obedecía a que «se venía registrando una caída en el consumo y desaceleración de las ventas, con la consecuente acumulación de stock de productos y reducción de la producción».

Además, habían señalado que «se tomaban medidas temporales en las dos plantas (Victoria y Pacheco) que poseen para evitar medidas más extremas».

Mondelez tenía pactadas dos audiencias con la Secretaría de Trabajo, para el jueves 14, cuando se trataría la situación de la planta de Victoria, y para el viernes 15, para abordar el panorama en la fábrica de Pacheco. Sin embargo, todo se precipitó.

Ahora habrá una nueva audiencia el 22 de noviembre próximo, en la que deberán presentar, a pedido de las autoridades de la Secretaría, los últimos tres balances contables que certifican que sus números están en rojo ya que, en el PPC, se argumentó que hubo una baja en la producción desde el 2015 al 2019.

Desde el Sindicato de la Alimentación (STIA), conducido por Rodolfo Daer, habían anticipado su rechazo a cualquier planteo en esa línea.

«Bajo ningún punto de vista lo aceptamos, reconocemos que está en crisis pero la empresa, al ser una multinacional, tiene la fortaleza y la espalda como para soportar esta dura situación que atraviesa el país», apuntó el sindicalista, en diálogo con El Cronista. Habrá que ver cómo procede el gremio ahora que el PPC fue presentado.

Un negocio que juega en varios sectores

En 2012, Kraft Foods cambió su nombre a Mondelez tras separar su división de América del Norte de su negocio global. La firma había llegado al país en los 90 luego de comprar Suchard y a comienzos del nuevo milenio se integró con Nabisco, que se había fusionado con Standars Internacional y Terrabusi.

Dentro del mercado local, el holding juega en varios sectores del rubro de la alimentación: chicles y caramelos (Beldent, Bubbaloo, Halls, entre otros), chocolates (Milka, Cadbury, Toblerone, Tita, Rodesia y Mantecol, entre otros), galletitas (Oreo, Pepitos, Melba y Duquesa), las premezclas de postres Royal y los jugos en polvo Tang y Clight.

El holding produce chicles y caramelos (Beldent, Bubbaloo, Halls, entre otros), chocolates (Milka, Cadbury, Toblerone, Tita, Rodesia y Mantecol, entre otros), galletitas (Oreo, Pepitos, Melba y Duquesa), las premezclas de postres Royal y los jugos en polvo Tang y Clight.

La planta Pacheco, en la cual trabajan de manera directa e indirecta unas 2100 personas, se especializa en la producción de galletas, chocolates y bañado; en tanto, la de Victoria, que tiene cerca de 900 trabajadores en plantilla, se encarga de la elaboración de caramelos, chicles y chocolates, resaltó Cronista.

La empresa cuenta, además, con una tercera fábrica ubicada en Villa Mercedes, San Luis, que produce bebidas en polvo y postres para preparar.

Mondelez se suma así a otros dos gigantes que vienen perdiendo por la retracción del consumo: es el caso de Molinos, que perdió $ 1356 millones en lo que va del año, y Arcor que tuvo un saldo negativo de $ 2610 millones en los primeros nueve meses del año.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados