Internacionales

La incertidumbre aumenta mientras revelan los resultados de la elecciones en Bolivia

El gobierno de Evo Morales dice que hay que esperar los resultados definitivos para saber si hay segunda vuelta. La oposición denuncia fraude.

“¡Evo, perdiste, qué parte no entendiste!”, corea un grupo de seguidores de Carlos Mesa frente al hotel de La Paz donde se instaló el centro de cómputos del Tribunal Supremo Electoral para concentrar la información de las elecciones presidenciales del domingo. Con banderas verdes y naranjas, el color que identifica a la alianza opositora Comunidad Ciudadana, decenas de personas acudieron este lunes desde antes del mediodía al llamado del ex presidente a manifestarse para evitar que el gobierno pueda cometer un fraude para asegurar una nueva reelección de Evo Morales en Bolivia . El clima es de tensión e incertidumbre, pues no se sabe cuándo se difundirán los resultados que confirmarán si habrá, o no, segunda vuelta.

En varias ciudades del país, especialmente en Santa Cruz, histórico bastión opositor, Cochabamba y Potosí, también hubo movilizaciones frente a las sedes de los Tribunales Electorales Departamentales. La normativa boliviana prevé que los resultados definitivos de una elección pueden demorar hasta una semana. Pero lo que indignó a la oposición es que no se haya terminado el conteo rápido.

La situación es inédita en este país, donde Evo ganó las presidenciales de 2005, 2009 y 2014 por amplio margen, las dos últimas con más de 60% de los votos. Pero la posibilidad de una segunda vuelta, por primera vez, acorrala al presidente. Si la oposición, que se presentó ahora en ocho listas diferentes, logra unirse para los comicios previstos para diciembre, el primer mandatario indígena del paíspodría perder su puesto.

Diversos analistas explicaban este lunes que es prácticamente imposible que con los votos que faltan contabilizar Evo consiga la ventaja de diez puntos frente a Mesa para consagrarse ganador en primera vuelta. Y esta demora en definir si habrá balotaje está creando un clima enrarecido en gran parte de la sociedad, ya hastiada de tantos años de un gobierno que busca perpetuarse.

“Preocupa la intención de desconocer los resultados. Ese 17% que falta contar seguramente confirmará la tendencia que indica que hay segunda vuelta”, explicó a Clarín el analista político Hernán Terrazas.

Y señaló que el argumento del gobierno de que falta contar los votos rurales es “un mito”. “No estamos en la época en que los votos venían en carreta desde las zonas más alejadas. Ahora se difunden fotos de las actas por whatsapp y llegan desde cualquier lugar”, señaló Terrazas.

El oficialista Movimiento al Socialismo “se va a resistir a irse por la vía electoral”, pero esta estrategia de desconocer los resultados creará un clima político mucho más denso, agregó.

Esta incertidumbre en el conteo de los votos agudiza la bronca que sienten miles de bolivianos que rechazaron en un referéndum una reforma constitucional para permitirle a Evo Morales una nueva reelección, pero se sienten burlados porque finalmente el gobierno consiguió un fallo judicial que le permitió presentarse por cuarta vez.

“Estamos defendiendo nuestros votos, ya nos robaron los votos con el referéndum. Ahora no lo vamos a permitir”, dijo a esta enviada Jorge Mamani, un mecánico que protestaba con una bandera de Comunidad Ciudadana frente al hotel Real Plaza, donde está ubicado el centro de cómputos. Al lado, una mujer golpeaba una cacerola. “Se está cocinando un fraude, tenemos que impedirlo”, señaló.

Más tarde, un grupo de militantes del oficialista Movimiento al Socialismo se acercó al lugar y hubo algunos choques entre ambos bandos, pese al gran despliegue policial.

Los datos preliminares de las elecciones mostraron además que el partido oficialista perdió la mayoría de dos tercios que tenía en ambas cámaras del Parlamento. Ahora tiene asegurada una mayoría absoluta en el Senado y también la tendría en Diputados, aunque según un conteo rápido de una empresa privada por apenas un legislador no tendría el 50% de las bancas.

Este es otro dato que tendrá que aclararse cuando se publiquen los resultados definitivos. Lo que está claro es que ya Evo Morales no tiene el alto nivel de apoyo que le permitió gobernar, al menos, durante 14 años, informó El Clarín.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados