Cholila

Federico Quilodrán es la sangre nueva para el canto cordillerano

Jamás pensé llegar tan lejos con un loncomeo bien chubutano”, reflejó ayer Federico Quilodrán, de 17 años, luego de ganar la categoría “Tema inédito” del Festival Latinoamericano de Folklore, con sede anual en la ciudad de Punta Arenas (Chile).

“Viento sur la fuerza milenaria, que naces del vientre de mi tierra austral, sopla fuerte y llévame este canto pa’ que en otros pagos sepan la verdad. Hace tiempo venimos luchando pa’ que el forastero nos tenga piedad, viento sopla y abrile los ojos a nuestros hermanos que viven allá”, dice la canción compuesta especialmente para la ocasión por el poeta y cantor Yoel Hernández (El Maitén), a quién valoró como “un amigo entrañable y compañero del camino”.

Acerca de la reacción del público y del jurado trasandino tras su presentación, el artista oriundo de Cholila destacó que “me vine con el corazón contento, porque tomaron mi mensaje de la mejor manera, con aplausos”.

“Llegué representando a mi escuela, el Centro Educativo Agrotécnico ‘Valle de Cholila’, donde estoy cursando el sexto año. Espero recibirme el año venidero como técnico superior agropecuario, aunque en principio aspiro a dedicarme de lleno a la música y cantarle al lugar donde vivo y es mi mayor orgullo”, adelantó.

“Como región patagónica tenemos muchos ritmos, como el kaani, la chorrillera o la cueca cordillerana, aunque como provincia nos identifica el loncomeo, que tiene una historia muy particular, ya que proviene del choique purrum (baile del ñandú) del pueblo mapuche; mientras que entre los tehuelches era el movimiento de cabezas”, recordó.

“Nuestra tierra es única en el mundo, pero pa’ Argentina es tierra nomás, y por eso vienen forasteros que nuestras riquezas se quieren llevar. Nuevamente somos invadidos y los gobernantes los dejan pasar; viento sopla y abrile los ojos a nuestros hermanos que viven allá”, sigue el tema con su mensaje vigente y actual.

Entre sus referentes del cancionero patagónico, Federico Quilodrán identificó a su propio abuelo, Panchito Quilodrán Cides, quien “a los tres años me puso una guitarra en los brazos y me enseño la zamba de los Lagos, de Abelardo Epuyén González. Asimismo, estoy cantando mucho los temas de Luis Rosales, que los siento muy representativos de esta región; además de Horacio Cholila y de Hugo Giménez Agüero, entre otros”.

“Es que aquí nos sobran los recursos, que los forasteros quieren explotar; poco a poco nos vienen trayendo megaminería y basura nuclear. Mucha gente no tiene trabajo y con esa excusa justificarán. Viento sopla y abrile los ojos a nuestros hermanos que viven allá”, dice la letra ganadora en Punta Arenas.

“Por suerte, ese camino que abrieron artistas de la talla de los Hermanos Berbel, Pedro Santa Cruz o Rubén Patagonia, en la actualidad nos permite a los más jóvenes plantarnos en cualquier escenario del país y que nos respeten, porque ya conocen la música sureña. Por ejemplo, a Yoel Hernández le costó mucho llegar a Cosquín, pero lo logró y es referente para muchos”, aseveró.

De igual manera, reconoció que “ya hay borradores con algunas letras mías, por supuesto con mucha pertenencia con este lugar y pronto formarán parte de mi primer disco. Se complica por los tiempos del colegio, pero el proyecto está avanzando”.

Durante el verano tuvo la posibilidad de presentarse ante su pueblo en la Fiesta Nacional del Asado, donde fue recibido calurosamente. “Las fiestas comarcales son una excelente vidriera para que nos conozca la gente del lugar y los turistas. Ojalá la Secretaría de Cultura del Chubut retome la iniciativa de contratar a los artistas regionales, hay muchos músicos jóvenes que están surgiendo y es fundamental que tengan apoyo”, remarcó Federico Quilodrán, informó Diario Jornada.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados