Internacionales

Temer calificó la destitución de Rousseff como un “golpe”

El ex mandatario sorprendió al calificar por primera vez en estos términos el juicio político contra su antecesora.

El ex presidente de Brasil,Michel Temer, sorprendió este martes al calificar por primera vez la destitución de su antecesora Dilma  Rousseff «golpe» de Estado, como la izquierda tilda el juicio político que apartó del poder a la ex mandataria del Partido de los Trabajadores.

La declaración realizada por Temer-quien fue vicepresidente de Rousseff- durante una entrevista transmitida la noche del lunes en la Televisión Cultura generó una gran repercusión en Brasil y fue este martes uno de los asuntos más comentados en las redes sociales del país.

Temer (2016-2019), quien este año fue detenido en dos ocasiones por corrupción, afirmó que nunca apoyó el «golpe», como el progresista Partido de los Trabajadores y otros sectores de la izquierda califican la destitución de Rousseff(2011-2016).

El Congreso brasileño abrió un juicio político contra Rousseff en 2016 debido a unas maniobras irregulares para cuadrar las cuentas públicas. Tras su salida, la entonces mandataria fue sustituida en el cargo por Temer, quien en la época era su vicepresidente.

El ex presidente, de 78 años, se defendió la noche del lunes de las acusaciones vertidas contra él, quien, todavía en su condición de vicepresidente, fue uno de los articuladores del juicio político que despojó del poder a Rousseff.

«Yo no podría articular un golpe porque llegaría muy mal al gobierno», señaló Temer durante la entrevista.

Temer fue compañero de fórmula de Dilma Rousseff desde su primer mandato, en 2011, pero tras el juicio político se distanció completamente del PT, formación dirigida por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y que le acusó de «golpista».

Todavía como presidente, Temer se convirtió en el centro de un escándalo de corrupción y fue centro de diversas denuncias, aunque no llegó a ser procesado durante su mandato debido a que los hechos delictivos supuestamente fueron cometidos antes de que llegara a la Presidencia.

Temer dejó el poder el 1 de enero de 2019 tras la victoria del ultraderechista Jair Bolsonaro y este año fue detenido en dos ocasiones por corrupción, aunque actualmente responde a las acusaciones en libertad, informó El Clarín.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados