Economía

El Banco Central asegura que hay reservas suficientes

Desde la entidad explicaron que «es una medida excepcional». Los funcionarios del FMI se enteraron minutos antes del anuncio.

En los últimos días de la semana pasada, en medio de la crisis financiera y la sangría de reservas internacionales, el Banco Central observó un dato que generó preocupación y que terminó inclinando la balanza hacia la implementación de un control de cambios: el aumento en las compras de dólares por parte de empresas que buscaban cobertura ante la incertidumbre cambiaria. El equipo económico consideró que ese tipo de operaciones representaban acciones «especulativas» y buscó cortar sin miramientos la posibilidad de que las firmas compren divisas.

Esa fue una de las principales razones que llevaron al Gobierno a instrumentar restricciones en la compra de moneda estadounidense, aunque no fue la única. También necesita agrandar el colchón de reservas del BCRA para intervenir diariamente mediante ventas para evitar una suba aún mayor del tipo de cambio.

En agosto, por ejemplo, las reservas cayeron más de U$S13.600 millones, es decir un 20% del total en apenas un mes. En este contexto, los retiros de depósitos en dólares rozaron los U$S5000 millones. La aceleración de los desarmes de cuentas en dólares en los bancos también encendió una alarma.

El equipo económico buscó dar un gesto hacia el pequeño y mediano ahorrista en divisas. El mensaje que el Gobierno se encargó de bajar es que los dólares están. «Si quieren ir a buscarlos, que vayan», reflexionaba este domingo por la tarde un integrante de la mesa chica de decisiones económicas del Poder Ejecutivo.

El Gobierno asume la «contradicción» de haber repuesto un esquema de control de cambios, casi cuatro años después de haberse colgado la cucarda de haber desarmado el cepo cambiario de los últimos años del kirchnerismo. «Esto se trata de una medida excepcional y es producto de este contexto particular, necesitamos acortar la operación en el mercado para evitar a los especuladores», concluyó ese funcionario.

Una pregunta que aún no tiene respuesta y que este domingo discutían en los grupos de WhatsApp de operadores financieros es si esta medida activará, por lógica, un nuevo mercado paralelo del tipo de cambio, como aquel dólar «blue» durante los años del cepo, y cuyo precio terminaba siendo más relevante para el sector privado.

La lógica detrás de las últimas medidas del Gobierno responde a una meta mayor: evitar cualquier tipo de fluctuaciones de la divisa. Las tres principales determinaciones en medio de la crisis apuntan a eso.

Por un lado, a través de controles en la cantidad de dólares que puede demandar el sector privado, la presión sobre la cotización del tipo de cambio debería ser menor. En segundo lugar, plazos más cortos para que el complejo agroexportador liquide las divisas que consigue del comercio exterior. La consecuencia sería, entonces, una mayor oferta de divisas y esto evitaría que el único que ponga dólares para abastecer la demanda sea el Banco Central.

Por último y quizás la medida con mayor alcance, la reestructuración light de deuda a través de un reperfilamiento de los vencimientos deuda de corto, mediano y largo plazo. Esta decisión, estiman en el Banco Central, exigirá menos dólares de las arcas de Reconquista 266 para cumplir con las obligaciones en dólares.

Desde este lunes el mercado responderá si este paquete de medidas es suficiente. Por lo pronto, este lunes en Estados Unidos habrá feriado por el Día del Trabajo, por lo cual una buena parte de las operaciones sobre activos argentinos volverán el martes.

La medida fue tomada con una celeridad tal que los funcionarios del Fondo Monetario Internacional se enteraron minutos antes de que las modificaciones se hagan públicas. En el Gobierno sostienen que el diálogo con la oposición para comentar y explicar los nuevos controles de cambios ya estaban en marcha. Pocas horas después del anuncio formal en el Boletín Oficial, el movimiento en los pasillos del Banco Central se tornó extraño para un domingo por la tarde. Los principales empresarios banqueros llegaban para reunirse cara a cara con Guido Sandleris.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados