Curros

Parques eólicos: los documentos que comprometen al hermano de Macri ante la Justicia

Una sociedad offshore radicada en Luxemburgo es la controlante de Usir, vinculada al contador de la familia presidencial, que compró y vendió las plantas de energías renovables con una ganancia de 75 millones de dólares.

De todas las causas que tramitan hoy en Comodoro Py contra el poder de turno, la de los parques eólicos es de las que más preocupación generan en el entorno del Presidente. Para peor, el pasado miércoles, el expediente sumó un nuevo capítulo luego que se denunciara ante el juez Martínez de Giorgi que detrás de las firmas locales que compraron y vendieron los parques obteniendo una ganancia millonaria se esconde una sociedad offshore llamada Rainbow Finance, que tiene sede en Luxemburgo. Nuevamente, el esquema offshore parece conducir a la familia Macri.

La historia de los parques eólicos comenzó tan sólo 19 días después que el Presidente arribara a Casa Rosada. El 29 de diciembre de 2015 el contador de la firma SOCMA, Mariano Payaslián, creó las firmas Sideli y Sidsel S.A, ambas controladas a su vez por USIR S.A. Pocos meses después y con nula actividad en el sector, las firmas obtuvieron seis parques eólicos sin pasar por licitación: lo hicieron a través de la firma ISOLUX, lo que se configuró como una venta entre privados.

Según los documentos oficiales, por la primera tanda de parques, las firmas de Payaslián pagaron unos 25 millones de dólares. Sin embargo, esos parques le duraron poco: según consta en los registros del 2017 de la compañía china Goldwind, los parques Loma Blanca I, II, III y VI y el parque Miramar fueron adquiridos a Sideli y Sidsel en 43 millones de dólares y 12 millones, respectivamente.

Poco después, también lograron vender el parque eólico restante: el Loma Blanca IV, a la firma Genneia, también asociada a la china Goldwind, a cambio de unos 40 millones de dólares. Es decir, según las estimaciones, las firmas del contador de la familia Macri obtuvo 95 millones de dólares en un pasamanos de parques eólicos sin pasar por licitación pública, frente a una inversión inicial que superó apenas los 25 millones de dólares.

En aquel entonces, el propio Payaslian confirmó ante el diario Perfil que un 10 o 12% del conglomerado pertenece a Sideco Americana.

No obstante, el nombre Macri quedaría registrado en documentos oficiales a los que tuvo acceso Cenital. El pasado 19 de junio Gianfranco Macri, hermano del Presidente, solicitó un préstamo por cinco millones de dólares a la firma Usir S.A, la controlante de Sideli y Sidsel, que acababan de ganar 70 millones de dólares con los parques eólicos.

«Las sumas de dinero entregadas por el prestamista al solicitante deberán ser reintegradas por el solicitante antes del 30 de noviembre de 2018. Sin perjuicio de lo antedicho, la fecha de vencimiento se renovará automáticamente por períodos sucesivos de un año», reza la solicitud de préstamo presentada y firmada por el hermano presidencial ante el directorio de Sideli.

48 horas después, el 21 de junio de 2018 Gianfranco Macri recibiría una respuesta positiva por parte de la firma del contador de la familia: Sideli aceptaba todos los términos y condiciones presentados por el hermano del Presidente de la Nación, sin cambiar una sola coma al préstamo planteado por el solicitante.

Y una semana después, el 29 de junio, Mariano Payaslian, en su carácter de presidente de USIR, ordenó a la firma Sideli la transferencia de 2 millones y medio de dólares a la cuenta del propio Gianfranco Macri radicada en el banco HSBC. Es decir, que el préstamo se efectivizó en tiempo récord: la empresa que compró y revendió parques eólicos en terrenos del Estado le giró parte de las ganancias al hermano del propio Presidente, tal como muestra el siguiente documento:

Este medio pudo corroborar la existencia y la titularidad de la cuenta que figura en el documento a nombre de Gianfranco Macri.

De esta forma, la familia Macri quedó expuesta en un expediente que comenzó con una denuncia para determinar si existieron favoritismos a la hora de obtener los parques.

Por Juan Almorín – cenital.com

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados