Chubut

Jubilados autoconvocados duermen en SEROS y advierten: “Si se muere un jubilado, se arma”

Lejos de abandonar la lucha, aferrados a la fuerza juvenil que conservan más allá del paso del tiempo, los jubilados autoconvocados del Chubut redoblaron la apuesta y resolvieron dormir en las instalaciones de SEROS en Rawson. Y advirtieron –luego del susto de este jueves a la mañana cuando se descompensó una mujer-, que “si se muere un jubilado, se arma”.

El sector pasivo de los estatales reclama desde hace unos días el cobro de los haberes de junio y las sumas retroactivas del mes mencionado y mayo. Si bien el Gobierno provincial informó que este viernes estarán disponibles los sueldos de los jubilados que cobren hasta 65 mil pesos, los autoconvocados resolvieron abandonar el edificio de la obra social provincial una vez efectuado el pago al último jubilado.

Desde el sector descreen del anuncio oficial ya que “el martes nos dijeron que se iniciaban los pagos y culminaban el miércoles, lo cual no sucedió. Esta mañana (jueves) escuchamos que iba a haber un primer pago este viernes. Y supuestamente el viernes otro depósito para cobrarse el sábado”. Los jubilados “todo el tiempo pedimos el cobro completo de nuestros sueldos”, dijo a segundouno María Tavares.

Relató que “el que vino en dos oportunidades fue el defensor del Pueblo, Héctor Simeonatti, con muy buena voluntad para mediar hasta donde puede. Se ofreció a todo. Él mismo nos informó esta mañana que no iba a concurrir nadie del Instituto” para evacuar las dudas de los jubilados.

“Nunca nos reunimos con (el presidente del Instituto, Miguel) Arnaudo. Nos dijeron que nadie se iba a presentar y que no iba a ver nada diferente a lo que ya se había anunciado (respecto al pago). Fue una burla absoluta dilatar el tiempo, buscando cansarnos y dividir el pago en dos veces”, cuestionó Tavares.

“Abandono de persona”

Otra docente jubilada, Mónica Genta, responsabilizó al Gobierno provincial por “abandono de persona y falta del pago de los haberes en tiempo y forma”.

“Creyeron que éramos la clase más vulnerable, pero se dieron cuenta que con nosotros no se pueden meter porque tenemos mucho acompañamiento”, afirmó Genta. Y desafió: “Que no se nos muera ningún jubilado porque se arma”.

Más de 17 mil jubilados en Chubut están atravesados por la incertidumbre. “Si quieren solucionar esto, hay herramientas. Si no quieren hacerlo, actuarán como lo hicieron este jueves cuando nos convocaron a una reunión y no asistieron. Nos sentimos ninguneados”, refirió la docente jubilada.

“Quisiéramos tener credibilidad en el Gobierno de turno porque es un Gobierno democrático. Lamentablemente, después de lo que estamos viviendo, no tenemos credibilidad respecto a esto”, concluyó.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados