Comodoro Rivadavia

Conocé a Brenda, una de las mujeres que manejará camiones municipales en Comodoro

La joven de 28 años dialogó con ADNSUR y no ocultó su emoción por haber encontrado trabajo y ser una de las primeras conductoras municipales de flota pesada.

Brenda Abu tiene 28 años y la primera vez que manejó lo hizo con una retroexcavadora. Ahora fue contratada por la Municipalidad y será una de las primera mujeres que conducirán camiones. «Es una experiencia muy linda. Estoy muy agradecida de esta posibilidad que se nos da a las mujeres», le dijo a ADNSUR.

Con sus rastas doradas atadas y la vestimenta del personal Municipal, este viernes Brenda Abu escuchó atentamente los discursos en el acto donde el Ejecutivo Municipal presentó la incorporación de unidades de flota pesada, algo que no sucedía desde hace 14 años, según indicó el intendente Carlos Linares.

La joven de 1,50 metros y ojos marrones dialogó con ADNSUR y no ocultó su emoción por haber encontrado trabajo y ser una de las primeras conductoras municipales de flota pesada.

«Es una experiencia muy linda. Estoy muy agradecida de esta posibilidad que se nos da a las mujeres. En un momento el sindicato de Camioneros nos dio la posibilidad de que vayamos a trabajar a los yacimientos y también tuve la suerte de trabajar cuatro años en el yacimiento manejando flota pesada«, recordó.

La confianza para enseñar

Brenda comenzó a conducir flota pesada a los 18 años. Fue lo primero que manejó gracias a un un hombre de Esquel que la vio interesada en el oficio. «El pensaba que no me iba a gustar, pero me gustó. Es más; lo que más me gusta es manejar la retro», contó.

Una vez que aprendió a manejar Brenda comenzó a trabajar en la retro. Así también le enseñaron a cambiar una rueda, engrasar la unidad y demás. Luego, cuando el Sindicato de Camioneros decidió incorporar mujeres al gremio e impulsar su contratación, Brenda fue unas de las mujeres que tuvo esa primera experiencia.

Así comenzó a subir al yacimiento donde cumplía diagrama de 6×3. Pero todo cambió cuando se enteró de una inesperada noticia: estaba embarazada.

Brenda no lo dudó y dejó su trabajo para dedicarse a la maternidad. Había invertido bien lo que había ganado. La joven tuvo una nena y luego un varón y en las últimas semanas recibió un mensaje que la impulsó a volver a trabajar.

Le enviaron un mensaje en el que le contaban que estaban buscando choferes mujeres de flota pesada. «Primero no quería ir; no sabía si les iba a servir mí experiencia, pero fui y entré», contó entre risas y nerviosa por la entrevista.  Es que para Brenda es más fácil aprender a conducir un camión que dar una nota. Sin embargo, su alegría es tan grande que está predispuesta a asumir el desafío.

«Es muy bueno que nos den están oportunidad. Muchas chicas son sostén de familia y pueden llevar un sueldo razonable a la casa. En mi caso ya no es con permanencia como era antes; entonces puedo estar con mi familia y trabajar. Estoy muy contenta», reconocio.

Al ser consultada sobre si es difícil conducir un vehículo de gran porte, explicó que «manejar un camión es manejar un auto más grande. Es manejar las dimensiones y después te tiene que gustar. Lo más difícil es encontrar a una persona, como me encontré yo, que se tomó el tiempo y la dedicación para enseñarme», aseguró la joven que se convirtió en la primera mujer camionera de la municipalidad de un total de ocho que deberán atravesar un duro proceso de selección que incluirá exmanenes y cursos.

Adnsur

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados