Policiales

Doble crimen narco de Madryn: liberan por falta de mérito a imputados de una de las muertes

El caso tenía nueve personas en la cárcel hasta este miércoles; ahora son siete. Los dos que recuperaron la libertad estaban presos por uno de los crímenes, el de Federico Lomeña (27). Nicolas Wild (34) y Genaro Martínez (21) fueron beneficiados con la falta de merito por la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, que consideró que no había pruebas de peso para sospechar que estuvieron involucrados en el asesinato. Así lo explicó en exclusiva por Radio 3 AM 780 el abogado de Wild, el doctor Guillermo Hervida, a las pocas horas que se conociera la resolución judicial.

Los crímenes de Héctor López (25) y Federico Lomeña (27) ocurrieron los primeros días de diciembre del año pasado, pero sus cuerpos fueron hallados el 18 y 19 de ese mes. Varios días después que fueran denunciados en la policía como desaparecidos.

En el caso de López, sus familiares hicieron la denuncia el 11 y su auto, un Volkswagen Vento; fue hallado al día siguiente en El Doradillo, en un campo cercano a la ruta 3. En el coche, la policía encontró manchas hemáticas y constató que había sido lavado con nafta. En las proximidades del vehículo apareció su celular manchado de sangre y los documentos.

El cadáver del joven sería encontrado el lunes 18 semienterrado en la zona de El Doradillo, en las inmediaciones de donde fue hallado el automóvil y, según la autopsia, presentaba un severo traumatismo de cráneo y ambas manos mutiladas.

El cadáver de Lomeña fue encontrado el martes 19 enterrado en Playa Paraná y al igual que en el caso de López, el hallazgo se produjo gracias a los datos aportados por testigos de identidad reservada. El joven fue asesinado de más de 20 puñaladas el 6 de diciembre en un domicilio situado en calle Berwin al 200 de Puerto Madryn.

Unos días antes que se descubriera los aberrantes asesinatos –de los que se sospecha tienen que ver con el narcotráfico—un amigo de las victimas decidía quitarse la vida ahorcándose en la casa de sus padres. Era Nicolas Cerrudo, un joven de 20 años a quien se le adjudicó que unos días antes de su muerte y de las de sus amigos les había pedido que lo ayudaran a “matar a un transa”.

Cerrudo, al suicidarse, dejó una carta en la que exponía a sus familiares que se había implicado en una situación que ponía en riesgo su vida. “Esto nos pasa por jugar con fuego”, dicen que dejó expresado en el mensaje escrito.

Los investigadores dicen que habría sido quien aportó datos a la causa con los que habría puesto en evidencia que él también había participado en los homicidios, además de las personas que paulatinamente fueron cayendo presas como implicadas en los asesinatos.

Entre estas personas están Wild y Martínez, hoy en libertad y con una falta de merito que puede terminar siendo un sobreseimiento con el correr del tiempo si es que no aparece una nueva prueba que los incrimine y los devuelva a la cárcel. El abogado de Wild, el doctor Guillermo Hervida dijo en las declaraciones que hizo este miércoles por Radio 3 AM 780 que su cliente no tiene nada que ver con la participación que le endilgan en el homicidio de Lomeña.

Escuchá lo que decía el experimentado penalista.

 

Radio 3

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados