Sociedad

Un debate que continúa – “Que sea ley”: estrenan en el festival de Cannes una película sobre la lucha por el aborto legal en Argentina

Con las 800 butacas y los palcos de la sala cubiertos con los pañuelos verdes de la Campaña Nacional por el Aborto Legal Seguro y Gratuito, el sábado 18 se estrena “Que sea Ley! en el Festival de Cannes. Entre el público estarán varias de las referentes históricas de la Campaña, que viajarán especialmente para acompañar la primera proyección de la película que muestra la lucha para lograr la legalización del aborto en Argentina. El escenario es especial: en Francia el aborto es legal desde 1975. Como en toda Europa y todos los países del mundo desarrollado.

La película es de Juan Solanas, que filmó durante meses y recorrió gran parte del país para hablar con mujeres que debieron someterse a intervenciones clandestinas, familiares de algunas muertas y otras protagonistas de esta lucha, como las mujeres de la Campaña y las legisladoras «sororas» que votaron a favor del aborto legal.

«Crecí en Francia. Llegué en el 77, en el exilio. Nunca escuché hablar de abortos porque no era un tema, era legal. Estando en el 2000 en Buenos Aires me enteré que en Argentina estaba prohibido y me pareció una locura, un delirio, porque en algunas cuestiones el país es de avanzada, pero en esto claramente no», dice Solanas a Clarín. Entonces filmó «Nordeste», donde hay una escena de una mujer abortando porque no podía seguir adelante con ese embarazo.

El año pasado, Solanas leyó que el Congreso iba a debatir la legalización del aborto. Sintió esperanza. Devoró cada nota sobre el tema. Por primera vez, el proyecto de la Campaña pasaba de la mesa de entradas del Congreso. Era la séptima vez que lo presentaba. El debate en Diputados duró algo más de dos meses. La Cámara Baja votó a favor.

«Aquella noche me quedé despierto esperando la votación, que al final ocurrió a la mañana. Y lloré, lloré de la emoción ante el televisor», cuenta el cineasta, que ahí nomás tomó su cámara y viajó a Buenos Aires. Desde hace cinco años vive en Uruguay. «No tenía idea de lo que era la fuerza de esas mujeres en la calle, las chicas, la marea verde. Me quedé shockeado, en un shock positivo».

El debate por la legalización pasó al Senado. Solanas -52 años, hijo de «Pino»- siguió filmando. Incluso aquella noche de la votación, fría, ventosa. La Cámara Alta votó en contra. Eran las tres de la mañana y las mujeres lloraban en la calle. Solanas captó la desazón. «En ese momento decidí que haría una película. Mostrar la realidad de las mujeres. Pretendo mostrar las cosas de manera honesta, informar. Hay personas que no quieren meterse ni opinar, parecen avestruces que esconden la cabeza. Hay temas en los que no se puede ser indiferente. A mí me mueve la igualdad, la justicia social, adhiero al feminismo», dice Solanas.

Cuenta que también se acercó a los sectores de pañuelos celestes, los que se oponen al aborto. «Fui rechazado al contar lo que estaba haciendo, sentí paranoia y hostilidad. Igual hay testimonios en la película, están, y están presentados de manera honesta, no como caricaturas». Solanas asegura que basta con escuchar las historias de las mujeres y familiares que debieron pasar por la clandestinidad.

En su película están los familiares de Liliana Herrera, que murió en agosto del año pasado al desangrarse tras un aborto clandestino en Santiago del Estero, Liliana tenía 22 años y dos hijitas de 3 y 6. En «¡Que sea ley!» también están los familiares de Ana María Acevedo, que a los 19 años murió porque en el Hospital Iturraspe de Santa Fe se negaron a practicarle un aborto y tenía cáncer. Tampoco la dejaron hacer un tratamiento con quimio, para no lastimar al feto. Fue en 2007. Su historia es un emblema. Su madre, Norma Cuevas, también estará en Cannes.

«Creo que después de escuchar esas historias no se puede sostener eso de las dos vidas. Además, las creencias son personales, para adentro, no se deben imponer a los demás. Busco la reflexión». Solanas también dice que en su película hay energía, festividad, vitalidad: «El movimiento feminista es muy poderoso, avanza, es de vanguardia. No tengo ninguna duda que el aborto será ley. Me da vergüenza que aún no lo sea porque perdemos tiempo y las mujeres siguen muriendo».

Marta Alanis, referente histórica de la Campaña y de Católicas por el Derecho a Decidir estará en la premiere mundial del Festival de Cannes. Será una de las mujeres argentinas que podrá ver la proyección especial en la Sala 60E a las 16.45 del 18 de mayo. «¡Estoy tan emocionada!», dice a Clarín. Cuenta que llevan dos mil pañuelos verdes de la Campaña y que algunos serán gigantes, para que cuelguen de los palcos.

«Somos unas doce las que podemos viajar, porque no tenemos recursos. Pero allá se sumarán militantes de Francia, España». Cuenta Marta que el domingo a las 11 darán una conferencia de prensa a medios internacionales: «Vamos a contar lo que pasa en Argentina. En Europa no pueden creer no sólo que el aborto no sea aún legal sino que además esté frenado por grupos fundamentalistas. Las argentinas sentimos mucha vergüenza».

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados