Chubut

Después de dos años vuelve a egresar un ingeniero nuclear de Chubut

El joven capitalino y apasionado por el área científica, Leandro Javier Frigerio, se recibe los próximos días en el Instituto Balseiro de Bariloche, de ingeniero nuclear, una carrera que tiene pocos chubutenses graduados, el último fue en 2015 y el próximo año lo hará una estudiante de Comodoro Rivadavia.

El científico, tiene 27 años, es oriundo de Trelew pero vivió siempre en Rawson, donde residen sus padres y algunos de sus cuatro hermanos. Allí cursó la primaria y secundaria, luego viajó a Córdoba para estudiar tres años de física, requisito para postular a una de las 15 becas que otorga por año a estudiantes argentinos y de otros países la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) como única forma de ingresar al Balseiro, posibilitando con ello que los estudiantes tengan tiempo completo para la exigente cursada.

No obstante, la selección de los aspirantes es muy rigurosa y se toma en cuenta, desde el interés, los antecedentes académicos, y las calificaciones obtenidas en física, que en el caso de Leandro fueron muy buenas.

«Me apasiona el área científica»

Leandro relató que tendrá su acto de colación el 28 de junio, una semana después de finalizar la cursada, recordando el trayecto efectuado para llegar a la institución. «En Bariloche estoy desde 2015; primero estudié física en Córdoba, lo cual me sirvió para postular al Instituto ante la CNEA. Tenía buenas calificaciones y una cuota importante de entusiasmo. Me apasiona el área científica, requiere una vocación», apuntó.

La pasión venía de muy chico, ya lo tenía muy claro. «Me apasionaba la física, o por lo menos saber desde muy chico cómo funcionaba el universo, y quería estudiar física para entender estos fenómenos, como las cuestiones vinculadas a la astrofísica o la física atómica».

Tecnología estratégica para el país

El joven científico reconoció que «a la tecnología nuclear, la entiendo como una parte importante y estratégica para el país, por eso me dieron ganas de esforzarme para poder involucrarme en el área nuclear»; mientras que actualmente trabaja en su tesis en la realización de «modelos para describir sistemas de separación isotópica, para la mejora de combustibles nucleares».

Respecto a los ámbitos en los cuales podría desempeñarse una vez recibido, destacó que la CNEA tiene asimismo posibilidades de desarrollo para los graduados, ya sea en el tema de su tesis, en algunos de los reactores desarrollados en el país o los que desarrolla Invap en otros lugares del mundo, como Holanda, Brasil, Arabia Saudita, entre otros.

De todos modos, «hay muchas opciones, he postulado a varias, hay varios caminos abiertos, pero posibilidades para continuar estudios y para trabajar, hay», resaltó.

Nuestra provincia ha tenido pocos graduados en la ingeniería nuclear. Entre ellos se encuentra Ignacio Márquez, de Trelew, quien se graduó en 2003, tras lo cual realizó un doctorado en Estados Unidos y hoy es profesor del Balseiro, además de investigador en física de neutrones. En 2016, en tanto, se graduó Ramiro Freile, de Comodoro Rivadavia, y el año próximo lo hará Andrea, de la ciudad petrolera.

 

 

El Chubut

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados