Chubut

Denuncian que la causa por el accidente de los cuatro hinchas de Boca está paralizada

A cinco meses del siniestro vial que les costó la vida a cuatro jóvenes chubutenses que iban a ver el partido entre Boca Juniors y River Plate, no se han conocido los resultados de las pericias sobre el siniestro y los padres de las víctimas esperan constituirse en querellantes para darle impulso al expediente y la investigación.

El dato fue confirmado en las últimas horas por Carlos Silvestri, presidente de la Peña del Xentenario Boquense del Valle del Chubut y padre de uno de los jóvenes fallecidos en el choque ocurrido el 10 de noviembre del año pasado.

“Yo trato de ser cuidadoso con las palabras, porque si en el expediente, que es lo único que está registrado como resultado de una pericia dice que el joven que manejaba la Hilux, que se llama Francisco Luchesoli, venía con 1.8 grados de alcohol en sangre, aunque podríamos decir si es más o menos eso, lo que no podemos decir es que fue un accidente”, dijo Silvestri en diálogo con Cadena Tiempo.

“Un accidente puede ser cuando pisas un manchón de hielo y te despistás, o un reventón de cubierta, ahí podemos hablar de accidente”, sostuvo el padre de Franco, uno de los jóvenes fallecidos en la tragedia.

“La verdad es que es importante tener un lugarcito donde poder tratar de llegar a la gente para que esto no se duerma; la idea no es generar humo, pero sí mantener el tema vigente, eso también llega a la gente que tiene que supuestamente administrar justicia”.

Los cuatro jóvenes chubutenses fallecieron en un accidente ocurrido el 10 de noviembre del 2018 en la ruta 205, a la altura de la localidad de Lobos (Buenos Aires), cuando el vehículo Peugeot Partner en el que viajaban los fallecidos impactó de manera frontal contra una camioneta Toyota Hilux con un único ocupante.

A raíz de ese accidente fallecieron en forma instantánea Sebastián Berra, César Ezequiel Jones, Malcom Viton y Franco Guido Silvestri, todos de Chubut. Un quinto ocupante del utilizario, Luciano Carlos Virgil, sufrió graves heridas y tras su recuperación, volvió a nuestra zona.

El único ocupante de la camioneta Hilux, que fue identificado como Franco Luchesoli, de 21 años, oriundo de la localidad Salvador María, del partido de Lobos, resultó herido, pero también sobrevivió al accidente.

Los jóvenes accidentados viajaban aquel día desde el valle de Chubut hacia la Ciudad de Buenos Aires para ver el primero de los partidos entre Boca y River por la denominada “SuperFinal” de la Copa Libertadores de América.

Expediente dormido

“Todas las pericias que tenía que hacer Gendarmería no las hizo”, dijo Silvestri y aseguró que la Fiscalía no tiene el resultado pese a que pasaron cinco meses desde el momento en que ocurrió el hecho.

En cuanto a que si hay registros fílmicos sobre el choque, indicó que “el poseedor de las cámaras es el dueño del campo, cuya tranquera está frente al lugar del accidente, in situ y él nos hizo pasar sin conocer en qué vehículos venían los chicos y dijo ‘cuando escuché el ruido y vi lo que había pasado, me mandé para adentro para ver las cámaras y se ve como la Hilux se cruza y golpea a la Partner”.

En ese sentido indicó que el propietario del establecimiento rural “se puso a disposición, nos brindó la información del disco rígido de sus máquinas pero por un sistema de compresión que tiene cada cinco días se renueva, así que no encontramos muchas imágenes de esa fecha; igual se están peritando los discos rígidos y en el caso de que los requieran como testigos sobre lo que mostraron las cámaras están a disposición”.

Ingreso al expediente

“Fueron claros y nos dijeron que aunque seamos los familiares, si no estamos en el expediente es como si no existiéramos; como querellantes podemos poner un abogado de parte y seguir de cerca lo que hace el fiscal” contó Silvestre y confirmó que de momento el conductor de la camioneta no está detenido.

“No se ha pedido la detención de esta persona, pese a que en la morgue de La Plata la causa estaba caratulada como cuádruple homicidio culposo” expresó el padre de uno de los fallecidos y expresó que “si nosotros no nos presentamos para que este chico que mató a cuatro jóvenes con una vida por delante, que eran brillantes y cada uno tenía un compromiso social altísimo dentro de su día a día; sino pedimos o ponemos un abogado que diga al fiscal que tiene que estar detenido, va a seguir tomando fernet, sacándose fotos con los amigos y subiéndolas a Instagram como hasta ahora”.

“No hay un dolorómetro, cada cual tiene su desgracia encima; pero a mí lo que más me duele es que cuando hay otra persona que es un poco más popular, que tiene un poco más de pantalla, resuelven si tenían droga en el estómago, si le pegaron una trompada a las 4 de la mañana, todo en menos de dos días; pero acá hay cuatro chicos muertos, pasaron cinco meses y las pericias de Gendarmerías todavía no se saben. Esto es una afrenta, una provocación del sistema judicial en la Argentina”.

Silvestri indicó que ya pasaron cinco meses desde el momento del accidente “y no sabemos el lugar del impacto, no llamaron a declarar al señor de la chacra, que tenía los videos y que cuando estuvimos en Lobos le dijimos que citen a ese hombre pero nos respondieron que si no lo hacía voluntariamente no sirve, cosa que después el abogado me dijo que nada que ver, que si había una evidencia que pudiera facilitar la resolución de la tragedia tenía autoridad para hacerlo”.

Dolor y transformación

El presidente de la peña boquense en Trelew y padre de Franco Silvestri definió su dolor como “una cadena perpetua, con mi señora no tenemos dónde aferrarnos; me aferro a los amigos, a los míos y a los que heredé de mi hijo, que son una joya todos esos jóvenes, sus compañeros de universidad, sus amigos íntimos, los del tenis club y de ahí me tomo para transformar el odio y la bronca que tengo en tratar de participar con otros familiares que tuvieron una desgracia similar para ver si podemos aportar algo para modificar de alguna manera, no se si la normativa, pero sí un proyecto que sea taxativo”.

“Que no sea tan fácil para una persona que tiene 1.8 de alcohol en sangre, o 2, o 1 o lo que fuere y que mata gente, que no tenga un vericueto legal”, afirmó Silvestri.

En ese sentido aseguró que tiene en claro que la búsqueda de una sentencia favorable puede ser un proceso largo y desgastante.

“Nosotros tenemos una intención, si se quiere naif o romántica, pero queremos ver si podemos junto a legisladores y técnicos para tratar de tener una ley, primero a nivel local y luego regional. Queremos lograr una normativa que sea muy clara, que no deje ese pequeño agujero o resquicio para que habiendo estado con 1.8 de alcohol en sangre y tras haber matado a cuatro personas, estés después tomando alcohol y posteando las fotos en Instagram”, finalizó Silvestri.

 

 

Diario Jornada

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados