Comodoro Rivadavia

La dirigente Mapuche, Moira Millán, busca su absolución y aseguró que “la lucha por la tierra no es un crimen sino un derecho”

Minutos antes de la audiencia en los Tribunales Federales de Comodoro Rivadavia, la dirigente mapuche Moira Millán se refirió a la causa en la que busca la absolución luego de reclamar la renuncia del juez Otranto.

En diálogo con el programa Acá Estamos que se emite por Radiocracia, Millán señaló que “se esta utilizando el aparato legal, instrumentalizándolo para reprimir y cercenar los derechos de los pueblos, como así también de todos los sectores que estamos demandando justicia y el respeto pleno de nuestros derechos. Hay una clara criminalización a la lucha y al reclamo”.

A la hora de detallar lo acontecido, Millán pormenorizó que “El 17 de septiembre del 2017 el juez Guido Otranto ordenó el allanamiento a la comunidad mapuche Vuelta del Río. Llegaron efectivos de Gendarmería y cometieron distintos tipos de abuso, vejámenes, ingresaron en helicóptero, entraron a las casitas, tiraron abajo las puertas, arrastraron a nuestra gente, los precintaron en la madrugada sin permitirles ir al baño o abrigarse, los mantiene así durante muchísimas horas”.

Luego agregó que “a raíz de estas barbaridades que cometieron se decidió ir al Juzgado Federal de Esquel y exigir la renuncia del juez Otranto. Entramos de manera pacífica, esperamos en el hall de entrada, pedimos entrevistarnos con el juez, quien se negó a atendernos, recién al mediodía pudimos verlo y manifestarle todo lo que había sucedido y pedirle que se investiguen los abusos para que se haga justicia”.

La referente mapuche puso especial énfasis en que “le exigimos la renuncia porque nos parecía que las medidas que estaba llevando adelante eran sumamente abusivas y que no correspondían a la concepción de justicia que tiene el pueblo mapuche porque entendemos que se trata de reparar el círculo de armonía que había sido quebrantado y lejos de hacerlo, con la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado, lo que estaba sucediendo era la profundización la represión y la injusticia”.

Tras remarcar que el juez Otranto nunca renunció sino que fue desplazado del caso Maldonado, Millán señaló que “en lugar de investigar todo lo que denunciamos termino yo siendo acusada de coacción doblemente agravada y soy la única imputada aunque no fui la única que ingreso al lugar; lo que demuestra claramente cómo funciona el aparto de presión legal respondiendo a la presión política de quienes detentan el poder”.

Respecto de las denuncias de “espionaje ilegal” efectuado contra integrantes del movimiento del No a la Mina y a la comunidad mapuche indicó que “casi todos los integrantes de la Pillán Mahuiza estamos investigados en esos expedientes y uno de los expedientes más abultados es el mío, me seguían desde hace mucho tiempo y es muy ridícula la elaboración de ese informe, por eso estamos dentro del grupo que demanda colectivamente la investigación de este caso para saber quiénes fueron los que dieron la orden de espiarnos ilegalmente”.

“Esperamos que se haga justicia y se ratifique la absolución porque la solidaridad no es delito y la lucha por la tierra no es un crimen sino un derecho”, manifestó antes de ingresar a los Tribunales Federales de Comodoro Rivadavia.

 

lapostacomodorense.com

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados