Comodoro Rivadavia

Nano Raso el Joven Brillante de la Rosada

Emiliano “Nano” Alvarez Raso es el joven brillante de Cambiemos que nos cuesta más de dos millones al año por tomar mate en la Rosada en donde despliega su delirio místico político para tratar de cautivar la atención convirtiéndose en el millonario «Ñoqui Vip» aplaudidor del Gobierno Nacional.

De origen Comodorense y de extracción radical, ostenta el cargo de “Director de Asuntos Políticos de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación”, por el que cobra casi $500.000,00- de pesos al mes entre sueldo y otros items extras. Aunque en realidad, es un tuitero famoso como dijera Mario Das Neves de Fernando Peralta, que entre mate y mate, siempre está pensando cómo destacarse en la red social del pajarito pero, generalmente, da la nota por la falta de integridad, dudosos argumentos, o increíble obsecuencia de sus tuits que incomodan hasta los que reciben los halagos.

El Joven Brillante

Para Nano, parece ser que el país vecino, Chile, es el gran modelo a seguir en la región. Si obviamos su burda concepción de la movilidad social “nacer en un hogar pobre y lograr ser rico”, podemos concentrarnos en algo peor, su desconocimiento sobre las instituciones invoca, OCDE, y las estadísticas que alega.


Mientras nos ilustra digitalmente con datos alentadores del país cordillerano y su relación con la tan deseada Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), basta con leer un poco a los propios Chilenos para saber que la utopía que Raso pretende perseguir no es tal:

Chile lidera desigualdad en países de la OCDE. Todos los países reducen la desigualdad después de aplicar impuestos. Sin embargo, en Chile es en donde menos se reduce. Informaba así el portal chileno “El Dínamo” en agosto de 2017 Chile lidera desigualdad en países de la OCDE

También el portal “El Mirador” publicaba en febrero de 2018: OCDE apunta a la desigualdad en Chile como obstáculo para el desarrollo. Informe dice que la productividad estancada en niveles bajos y la desigualdad merman la capacidad de Chile para acercarse a los niveles de vida promedio de la OCDE OCDE apunta a la desigualdad en Chile como obstáculo para el desarrollo

Por todas estas cosas, es que puertas adentro de la Rosada afirman sus colegas que Emiliano Álvarez “no entiende nada, ni nadie sabe bien que es lo que hace, está acá porque es el yerno de no se quién, nada más”.

Lobby minero

En julio de 2018, el joven brillante daba una entrevista para el portal “Rada Tilly Noticias”, nota en la que podemos encontrar el origen de su obsesión con Chile como parámetro de comparación y modelo a seguir. En el artículo, expresaba que “el Presidente de la Nación es un defensor de la minería y cita ejemplos cómo Chile y Australia, el cree que se puede hacer minería sustentable”. Leer Nota Álvarez Raso: “el Presidente de la Nación es un defensor de la minería”

A partir de esto, autoconvencido por sus propias apreciaciones, intento ser el principal promotor de la minería en chubut median redes sociales, pero terminó además generando una confusa reunión, y exponiendo al presidente de la nación a una foto con algunos personajes nefastos de la política chubutense, entre ellos: el ya conocido “Peludo” Di Filippo quién lo miraba como agradeciéndole el haberlo llevado a los pies del Presidente Mauricio Macri.

La reunión Macri se reunió con diputados, intendentes y dirigentes sindicales de Chubut por la minería no tuvo asidero alguno, y solo sirvió para manchar la imagen presidencial con un tema que nos preocupa a todos los chubutenses: la minería, pero, como dicen popularmente: “qué le hace una mancha más al gato”.

Una vez más, los dos condimentos que lo obsesionan a Emiliano: Chile y la minería, en este caso, haciéndonos creer que podemos ser potencia mundial embargando nuestros recursos naturales.

Ajustador serial y aplaudidor

La obsecuencia es una herramienta conocida en la política, un camino corto para hacerse un lugar, un “carguito” colgándose de alguien o de algo. No contento con la minería, Raso suele oficiar de aplaudidor oficialista de todas las medidas del gobierno nacional, fiel defensor del ajuste y las “metas de déficit” que no tienen ninguna relación con mejorarle la vida a los argentinos.

Recientemente, con la quita de subsidios al transporte, no dudo en subirse rápidamente al bondi del tarifazo, total, cualquier ajuste le viene bien:


Totalmente desorientado, mientras la inflación no encuentra techo, las corridas cambiarias juegan a ganarle de mano a las devaluaciones, y todos los servicios público aumentan marginando a los salarios atrasados, Raso, fiel a su estilo, se regocija en su burbuja digital donde “tuits que no ven, tuitero que no siente”;

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados