Nacionales

Los empleados de Aerolíneas se quedaron sin bono de fin de año

La empresa había ofrecido entre $5.000 y $30.000 como parte de la paritaria, pero no llegaron a un acuerdo.

Los 12.700 empleados de Aerolíneas Argentinas y Austral se quedaron sin el bono de fin de año que la empresa les había propuesto como parte de la negociación paritaria. Voceros de la compañía aseguraron que las liquidaciones de sueldo de diciembre que se pagarán a comienzos de enero no incluirán la suma fija extra de entre 5.000 y 30.000 pesos que había ofrecido a comienzos de diciembre. Y culpó a los gremios de no querer discutirlo.

Aerolíneas había ofertado, a fines de noviembre, un incremento salarial escalonado para la primera parte de 2019 que consistía en 10% en enero, 4% en marzo, más un bono para la totalidad del personal, con montos que variaban según la categoría y la actividad: el más básico era de 5.000 pesos e iba subiendo acorde a la escala salarial, hasta un tope de $30.000.

Como parte de la oferta de la empresa que encabeza Luis Malvido, ese bono iba a ser liquidado junto con los haberes de diciembre, para que los empleados de Aerolíneas y Austral lo cobraran a principios de enero. Pero ningún gremio refrendó el acuerdo. Y la empresa optó por liquidar los mismos sueldos que viene pagando desde octubre.

La decisión de Aerolíneas forma parte de una negociación política áspera: la empresa planteó a los gremios que la discusión por los aumentos salariales, incluido el bono, deben concretarse a la par de otras cuestiones como la “organización del trabajo”, que consiste en abrir la negociación sobre varias cláusulas laborales, algunas incluidas en los convenios colectivos de trabajo y otras incorporadas como “usos y costumbres” a través de los años.

Del lado de los gremios también pusieron sus propias condiciones para sentarse a la mesa: la principal es que Aerolíneas aplique la clausula “gatillo” de ajuste por inflación a los salarios de septiembre, mes en el cual la inflación fue del 6,5%. La empresa alegó que el 30 de septiembre había vencido el convenio colectivo de ese año y, por lo tanto, correspondía volver a discutir todo. Pero además los gremios exigen que Aerolíneas levante de manera definitiva las más de 350 suspensiones que aplicó por el paro del 7 de noviembre.

Durante el mes pasado, entre los distintos gremios concretaron nada menos que seis medidas de fuerza en Aerolíneas Argentinas y Austral. Si bien algunas de esos paros, bajo el formato de “asambleas informativas”, fueron para toda la actividad aeronáutica, la presión gremial estuvo particualrmente enfocada contra la actividad de Aerolíneas y Austral.

El último de los seis paros del mes pasado fue el 27 de noviembre y, a los pocos días, Malvido convocó a los gremios para retomar la negociación paritaria.

“El 7 de diciembre fueron convocados todos los gremios para entregarles la oferta, pero se negaron a recibirla”, dijeron voceros de Aerolíneas. “De modo que el 10 de diciembre se les envió a cada gremio en particular y con algunos se comenzaron conversaciones informales. Sin embargo, como no hubo hasta el momento ningún inicio formal de negociaciones, la liquidación de haberes de diciembre debió hacerse sin poder incluir el bono”, agregaron.

Los empleados de Aerolíneas y Austral están agrupados en seis gremios. El más numeroso, con los salarios más básicos (alrededor de $30.000 mensuales) corresponde a maleteros y personal de tierra, a su vez agrupados en la Asociación del Personal Aeronáutico (APA). Los técnicos y mecánicos están encuadrados en la Asociación Personal Técnico Aeronáutico y los tripulantes de a bordo, en la Asociación de Aeronavegantes (AAA). Los pilotos, con los sueldos más altos se dividen entre los de Aerolíneas (APLA) y Austral (UALA), en tanto el persona superior tiene su propio gremio, UPSA.

Desde la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) admitieron que la propuesta de Aerolíneas fue rechazada, porque tanto los pilotos como los demás gremios agrupados en Sindicatos Aeronáuticos Unidos (APA, UALA, UPSA y APTA) exigen como condición previa el levantamiento de las suspensiones y, también , el pago del 6,5% correspondiente al mes de septiembre.

Sin embargo, voceros del gremio que encabeza el piloto Pablo Biró aseguraron que ellos siguen negociando con Malvido. “Tanto la oferta que hizo Aerolíneas como la decisión de quitar el bono de los salarios de diciembre es una decisión unilateral”, dijeron los voceros. “De ninguna manea en APLA nos retiramos de la negociación. La conducción de Aerolíneas deberá hacerse cargo de sus decisiones”, agregaron.

El Comodorense

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados