Policiales

“El sábado no murió alguien de casualidad”

Así se expresó el entrenador de Racing Club de Trelew, Jaime Giordanella, en FM Tiempo. En un mano a mano imperdible, el DT contó cómo vivió desde adentro los lamentables incidentes que se produjeron en el Cayetano Castro el sábado pasado. Lo que debió ser una fiesta, terminó en un escándalo.

Jaime Giordanella, en su tercera etapa en Racing de Trelew, conquistó su título número 9 como entrenador, pero sin dudas y según él lo explica, fue un campeonato con un sabor amargo y que no pudo festejar debido a los graves incidentes ocurridos en el Cayetano Castro.

En un mano a mano con “Tiempos Modernos”, por FM Tiempo 91.5, el entrenador contó que “fue muy triste lo que pasó el sábado y mientras pueda luchar para que no esto no pase y se tomen las decisiones que se tienen que tomar, voy a seguir peleando”.

Rápidamente, Jaime recordó “aquella famosa sentada en el año 2009, que para muchos fue tan ridícula, fue una protesta en contra de la violencia, hoy me molesta y me duele decir que teníamos razón, fue exactamente lo mismo, hubo gente que no tenía que estar y que estaba, fue como una anécdota en nuestro fútbol, nadie lo tomó en serio. No se quieren tomar decisiones, creo que en algún momento se tienen que tomar decisiones para que no siga pasando”.

Giordanella, al continuar, ejemplificó: “Damián Salinas, jugador de Germinal, escribió algo en las redes sociales, por ahí puedo no estar de acuerdo en alguna terminología de él pero en el contexto de lo que quiso decir estoy totalmente de acuerdo, sin dudas que hay cosas que hay que cambiar, cuando tendríamos que estar hablando de un festejo, estamos hablando de estas cosas, no tenemos respeto ni por la gente fallecida, ¿con qué cara le decimos a la familia de ‘Quique’ Serra que el campeonato que llevaba su nombre no se puede entregar la copa?, se tenían que andar escondiendo para que no los lastimen”.

Y continuó: “por ahí alguno me dice, vos no tenés que pedir disculpas, pero yo creo que sí, porque soy parte de esto, somos los principales involucrados en el fútbol, también escuché una frase muy usada ‘la sociedad está enferma’ y nosotros somos los que estamos enfermos si somos la sociedad, si no conducimos las cosas de la manera correcta, si hay alguien que está enfermo hay que ayudarlo a curarse y si no lo podemos ayudar no le permitamos acudir a estos espectáculos, porque no están en condiciones en este momento de ir, ayudémoslos a curarse para que en algún momento puedan volver a las canchas y festejar como se merece. Después de una campaña como la que se hizo, más allá de que se perdió el invicto en el último partido, de 16 partidos ganamos 14 empatamos uno y uno perdimos uno y no pudimos festejarlo”.

EL DT contó que Martín Bataller, jugador de Racing, “tuvo una doble fractura de tabique, un mes afuera, por un piedrazo por entrar a ver si había algún nene de la Escuelita de Racing para que no salga lastimado, todo lamentable. A ese grupo de inadaptados que empañaron la fiesta no se le puede pedir que piensen con razón porque están alcoholizados. Por ejemplo, el domingo igual, fui a un acto muy lindo como la despedida del ‘Chacarero’ Lemes y cuando terminó el partido se metieron 4 o 5 personas alcoholizadas a las 6 de la tarde, no hay que pedirle que piensen en los actos, hay que decirles que no entren, es triste pero alguien tiene que tomar una decisión, y si no es algún representante de la Liga del Valle, algún fiscal se va a tener que entrometer”.

Conciencia y decisiones

“El sábado no murió alguien de casualidad, yo vi a un tipo con la pistola en la mano de un policía dentro del vestuario y lo agarraron entre tres policías, los pasillos del vestuario fueron una locura. Una señora a punto de ser mamá descompensada”, agregó

“Me saco el sombrero con algunos jugadores metidos en el medio del quilombo tratando se calmar y separar poniendo en riesgo su integridad física. Todos tenemos que hacer un mea culpa y preguntarnos qué tenemos que mejorar, lo que genera cada uno como conductor es lo que repercute, hay que tener aplomo, transmitir tranquilidad, y tomar decisiones”.Y agregó: “hablé con Jorge (Iriarte). Él recibió algunos piedrazos en la espalda también, me decía que habló para llevar más seguridad pero le pedían 30 mil pesos y hoy Racing ni ningún otro club tiene ese dinero, habrá que buscar en los partidos de alto riesgo la estrategia para que no pasen estas cosas. En un momento del partido comenté con alguien, ojo que está llegando gente de La Ribera y supuestamente estaba prohibido el ingreso de público visitante, no había control, todos fallamos en todo y somos responsables de lo que pasó y hay que buscarle la vuelta. Había chicos de 16/17 años en ambos equipos que van acompañados del papá, la mamá y los hermanitos, y pasó lo que pasó el sábado. No los van a acompañar nunca más y no sé si les van a permitir seguir jugando al fútbol. Hace muchos años que venimos pecando de inocentes, repito que hay que tomar decisiones sea cual sea las consecuencias”, enfatizó.

Tristeza

“Cuando llegué a mi casa, una de mis hijas me dice ‘cambiá la cara salieron campeones’, pero no puedo estar contento, fue el campeonato más triste de mi vida, los muchachos se juntaron a comer un asado y me llamaron para que vaya pero no tenía ganas, yo me fui triste a mi casa, como nunca me pasó en el fútbol ni habiendo perdido un partido importante”.

“Yo no tengo la verdad ni la idea cabal de cómo hay que solucionar este problema, pero nos podemos sentar a hablar de seguridad. Acá no hubo cacheos, solamente había tres policías para cuidar a los árbitros. La seguridad la tiene que brindar el estado. Cuando hay una marcha de cualquier tipo hay seguridad y acá tiene que suceder lo mismo. Se tendrán que sentar a charlar los dirigentes de la Liga con quien corresponda para garantizar seguridad en estos partidos. Si ustedes hubieran visto lo que pasó en los pasillos del Cayetano, rompieron todas las puertas, lleno de charcos de sangre. Hubo gente que se fue con la luneta del auto rota, esa gente no vuelve nunca más, después no preguntamos por qué no van más”.

Lo futbolístico

“Hay que separar las cosas. Yo este campeonato lo viví contento hasta el viernes, me encontré con un grupo humano bárbaro, unido como pocos, rescatando una sana costumbre de lo que era el fútbol antes, se llega más de media hora antes, se toma mate, charlan, se quedan media hora después de la práctica, compartir cosas con los compañeros. Esas cosas se perdieron y en Racing las volvieron a encontrar. Se juramentaron ganar este campeonato, hicieron una gran serie con deportivo Madryn, jugaron dos partidos extraordinarios, yo también entendía que iba a ser muy difícil mantener esa vara tan alta de los dos partidos con Madryn, de echo tuvimos un bajón en la segunda final. Con eso me encontré en este Racing y como dije hasta el viernes estaba feliz pero después con lo que pasó todavía no lo pude disfrutar. Quizás con el paso del tiempo me de cuenta lo importante que es porque es un equipo formado con jugadores del club, debutaron muchos, otros tantos se van a jugar al fútbol profesional, San Lorenzo, Estudiantes y Olimpo, es un gran trabajo que se viene haciendo desde la cantera”.

“Le pido disculpas a toda la gente que fue a disfrutar de un partido de fútbol, más que nada a la familia Serra que vino a entregar un trofeo y no pudo”, cerró con tristeza Giordanella.

 

 

Diario Jornada

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados