Chubut

ATE denuncia a subsecretario de Familia por acoso sexual

En el marco de las paritarias del Ministerio de Familia, la Asociación de Trabajadores del Estado denunció públicamente por persecución y acoso sexual al subsecretario de Desarrollo Humano y Familia, Daniel Real. Explicaron que hay casos de larga data donde las víctimas no se animan a denunciar por temor a perder el trabajo. En el documento final de la reunión dejaron constancia que ATE no firmaba con Real presente.

La secretaria administrativa de ATE Chubut, Paola Lamami, dijo que el gremio conoce casos de trabajadoras de Familia a quienes Real habría acosado o pedido favores sexuales a cambio de la estabilidad laboral o una mejora económica. “En la paritaria, cuando nos encontramos con que vino por el Ministerio, creímos oportuno ese momento para escracharlo públicamente”.

Lamami explicó que las propias mujeres fueron a ATE a denunciar. “Por eso hicimos lo que hicimos. Conocemos casos no sólo de la zona del Valle sino también de la cordillera y la meseta”.

El gremio trabaja en recopilar los datos para la denuncia judicial. “Las compañeras están dispuestas a presentarla pero no es fácil. Algunas que no se animan a dar su nombre y apellido públicamente porque muchas son sostén de hogar y tienen miedo de perder el trabajo, por eso nunca se animaron tampoco a denunciarlo los años anteriores”.

Por la cantidad de presuntas víctimas detectadas, el gremio entiende que era una conducta habitual. “Hay casos de por lo menos de 10 años, como una compañera en la cordillera que pasó por esto”. Lamami describió que presuntamente el funcionario comenzaba “utilizando palabras hacia la mujer, luego acosándola, y finalmente ofreciéndole que, a cambio de un pase a planta o una mejora salarial o algún reclamo por un ítem del sueldo, este señor le pedía estar unas horas a la noche, en cualquier parte, a cambio de solucionar sus problemas laborales”.

Al plantear esta denuncia en la mesa paritaria, con Real presente, la gremialista contó que no dijo nada, se rió y lo único que expresó fue que “le llevemos pruebas o alguna denuncia”. Lo que ocurre es que “las mujeres víctimas en todos estos años nunca se animaron a denunciarlo por miedo a perder el trabajo, por eso se quedaron calladas. Pero en 2018, y en este sindicato se sienten respaldadas y se animan a denunciar y vamos a ir hasta las últimas consecuencias”, advierte Lamami.

ATE, debido a la repercusión pública, recibió varios llamados. “Al menos hay tres mujeres que no tienen miedo de denunciarlo exponiendo su nombre y apellido”, afirmó la gremialista. La mayoría de las presuntas víctimas tienen una relación laboral precaria, de beca o contrato, y viven en cordillera y la meseta.

Según la denuncia, otra manera que usaba Real era “tocándole los haberes. A muchas compañeras de planta permanente les les dejó de pagar porque si algún ítem y a cambio de recomponerlo les pedía favores sexuales”. Hay antecedentes en Esquel.

“Es de público conocimiento que toda la vida fue así. Lamentamos que mujeres que pasaron por el sindicato años anteriores no se hayan animado a denunciarlo o por lo menos exponerlo públicamente, pero esto no es de ahora, él se cree dueño y señor del Ministerio, de los sueldos, de los pases a planta”, acusa la dirigente. ATE se lo planteó a la ministro de Familia, Valeria Saunders, en la segunda reunión paritaria.

“Nos dijo que no lo puede separar del cargo hasta que no tenga las pruebas necesarias. Hay una ley que ampara a la mujer que denuncia acoso laboral y en este caso sexual, pero esperaremos hacer la presentación judicial y ahí queremos que la ministro tome cartas en el asunto”.

 

 

Diario Jornada

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados