Puerto Madryn

A Federico Lomeña lo asesinaron de 20 puñaladas

El dato fue consignado por los fiscales en la audiencia de control de detención a los cinco detenidos por los dos crímenes. A Federico Lomeña lo ultimaron el 6 de diciembre en el domicilio de Berwin al 200 de Puerto Madryn, lugar en el que también fue asesinado Héctor López. Los fiscales sostienen que Nicolás Cerrudo, que se suicidó tras declarar durante la investigación, participó de los homicidios.

De acuerdo al informe de prensa del Ministerio Público Fiscal de Chubut, dado que no hubo acceso público ni de la prensa a la audiencia al haber entre los imputados un menor de edad, las pesquisas realizadas en la causa indican que el móvil de los crímenes era una deuda por el comercio de estupefacientes y que las declaraciones de testigos indican que López y Lomeña se dedicaban a la “recepción, distribución y comercialización de droga, teniendo determinados vendedores de menor cuantía a quienes les entregaba lotes que luego les eran rendidos en dinero efectivo”.

Los fiscales Silvana Salazar y Jorge Bugueño, junto a los funcionarios Ismael Cerda y Romina Carrizo, formularon la imputación por la coautoría del “doble homicidio agravado por concurso premeditado de dos o más personas y ensañamiento” de Héctor “Pato” López y Federico Lomeña.

Según la autopsia, el cadáver de «Pato» López, de 25 años que apareció enterrado en zona de chacras de «El Doradillo», en el sector norte de Puerto Madryn, tenía un traumatismo de cráneo y mutilación de las manos.

En el caso del otro joven, Federico Lomeña de 27 años, según la investigación fue asesinado el 6 de diciembre en el domicilio de calle Berwin al 200. La autopsia realizada a Lomeña indica que recibió más de 20 puñaladas, que impactaron en zona hepática, renal, toráxica, cardiaca y pulmonar.

El hallazgo del cuerpo de Lomeña, así como el de López, fue realizado a raíz del relato de testigos de identidad reservada que aportaron elementos a la causa.

Desde el Ministerio Público Fiscal se puntualizó que uno de los testigos de la causa fue Nicolás Cerrudo, un joven del grupo de pertenencia de López y Lomeña, quien luego se quitó la vida en el domicilio de sus padres. Allí dejó una nota de despedida para su familia en la cual daba a las claras haberse visto implicado en una situación que ponía en peligro tanto su seguridad como la de su familia. “Esto nos pasa por jugar con fuego”, indicó en la carta. Según los fiscales, Cerrudo participó de los homicidios.

Fuente: Radio3 Cadena Patagonia

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados