Internacionales

Creen haber encontrado en el fondo del mar el fuselaje del avión de Lion Air que cayó en Indonesia

Los sonares lo detectaron: un objeto de unos 20 metros de largo a entre 30 y 40 metros de profundidad. Y el ejército indonesio está convencido de que se trata del fuselaje del avión de Lion Air que se estrelló en el mar, con 189 pasajeros a bordo, poco después de despegar de Yakarta, Indonesia, el lunes.

El Boeing 737 MAX 8, que había entrado en servicio hace apenas unos meses, desapareció de los radares el lunes, 13 minutos después de haber despegado de Yakarta. Se estrelló en el mar de Java poco tiempo después de haber solicitado al control aéreo permiso para regresar a la capital indonesia

Hadi Tjahjanto, jefe del ejército indonesio, declaró que el aparato fue probablemente localizado gracias a sonares. «Creemos realmente haber determinado las coordenadas del fuselaje del vuelo 610», dijo a la prensa en Yakarta.

En la zona del impacto el mar tiene una profundidad de entre 30 y 40 metros. Las autoridades excluyen la posibilidad de hallar sobrevivientes, pero esperan recuperar las dos cajas negras del avión, una que registra las conversaciones en la cabina de pilotaje y la otra los parámetros de vuelo.

Barcos y botes en la zona donde cayó en avión, en el mar. / AFP

Para ello, decenas de socorristas y buzos fueron enviados al sitio de la desaparición del vuelo, así como barcos y helicópteros.

Los socorristas tienen la macabra tarea de separar los restos humanos de los restos del avión, así como los efectos personales de las víctimas.

Se han llenado cerca de 50 bolsas mortuorias, según las autoridades. Los restos humanos son enviados al hospital para efectuar pruebas de ADN.

«Era el mejor marido del mundo» afirma Ningsi Ayorbaba de su esposo Ferdinand Paul, que se hallaba a bordo. «Acabábamos de celebrar 15 años de matrimonio en abril. Y hoy, estoy llevando pruebas de ADN», agrega.

Representantes del constructor estadounidense se reunirán el miércoles con los de Lion Air, mientras Indonesia ordenó el martes la inspección de todos los aviones Boeing 737 MAX.

El aparato se dirigía a Pangkal Pingang, una localidad de paso para los turistas que viajan a la isla vecina de Belitung.

El ministro de Transportes adoptó la inusual decisión de destituir a personas de la compañía.

Familiares de los pasajeros examinan los objetos personales de sus seres queridos. / Reuters

«Hoy vamos a destituir al director técnico de Lion Air del cargo, y reemplazarlo por otra persona, y haremos lo mismo con técnicos» que dieron luz verde al despegue del avión, dijo el ministro Budi Karya Sumadi.

Lion Air declaró que el Boeing entró en servicio en agosto. El piloto y el copiloto tenían más de 11.000 horas de vuelo. Recientemente, pasaron exámenes médicos y tests de drogas, añadió la compañía.

El lunes, el presidente de Lion Air, Edward Sirait, admitió que la compañía había reparado el avión en Bali antes de que partiera hacia Yakarta, sin aportar más precisiones, pero hizo alusión a un «procedimiento normal».

Rescatistas continúan las labores de recuperación de los restos del avión./ EFE

La BBC, que consiguió un cuaderno técnico sobre el vuelo Bali-Yakarta del domingo, dio cuenta de la «falta de fiabilidad» de un instrumento para medir la velocidad y de divergencias en las medidas de la altitud entre los aparatos del piloto y del copiloto

El accidente agrava en todo caso la reputación de inseguridad del sector aéreo indonesio, que está en pleno crecimiento. Algunas compañías indonesias han sido prohibidas de surcar el cielo europeo y norteamericano.

 

 

Clarín

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados