Nacionales

Desaparecería el diferencial patagónico en combustibles

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

El gobierno nacional evalúa la eliminación del precio diferencial patagónico en los combustibles en el marco del ajuste para achicar el déficit fiscal. Con el correr de los años el beneficio se fue licuando y antes de fin de año quedaría sin efecto. La medida implicará un aumento en los precios de las naftas y gasoil, pero también tendrían un impacto directo en las tarifas del transporte.

En agosto de 1991, el gobierno nacional sancionó la Ley 23.996 que estableció un diferencial patagónico y benefició a los usuarios de las provincias de Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego con la exención del Impuesto de Transferencia a los Combustibles (ITC). Ello permitió que durante esa década la Patagonia sur tuviera una diferencia de casi el 50% en el valor de la nafta y el gasoil con el resto del país.

En 1998 el beneficio casi desapareció. Mientras que en 2015, por Ley 27.209 se restituyó ese beneficio y se sumó a las provincias de Neuquén, Río Negro y La Pampa y a las localidades de Carmen de Patagones, en Buenos Aires, y Malargüe, en Mendoza.

Según la página oficial del Ministerio de Energía, a precios del mes de julio y con relación a las naftas Premium, el diferencial del precio que se registra entre Comodoro Rivadavia, capital del petróleo y la Capital Federal en agosto del 2015 era del 21.58%. En julio del 2018 solo es del 11.79%.

Como puede apreciarse, el precio diferencial casi desapareció y, según afirman diversas fuentes, la reforma tributaria que impulsa el gobierno de Mauricio Macri próximamente podría hacer desaparecer definitivamente el precio diferencial patagónico en combustibles.

Variaciones por regiones

Tras los aumentos en Buenos Aires, en provincias del norte del país, la nafta vale más de $35, por lo que llenar el tanque cuesta al menos $1.700. Luego de los aumentos del último fin de semana, en los surtidores porteños el litro de nafta súper cuesta cerca de $29,60. Sin embargo, en el interior del país la variación del precio puede costar hasta un 18% más

En capitales provinciales como Resistencia, Formosa, Corrientes o Posadas el valor subió hasta $35,17, por lo que llenar un tanque cuesta cerca de $1.750.

En el noroeste argentino en cambio, la diferencia se achica a un 15% y en la región cuyana, hay una mayor variedad de precios ya que en algunos casos como en la provincia de Mendoza, se reduce a un 5%.

Por su parte, en provincias como San Juan, La Rioja o San Luis hay una diferencia de entre 13 y 15%. En Córdoba y Santa Fe, también un 13%. En La Plata, la diferencia es mucho menor, sólo un 2,5%. En la Patagonia, los precios son más baratos ya que desde 2015 tienen precios diferenciales.

Flete y carga impositiva

La suba del precio del combustible en el norte del país, se explicaría por el traslado que encarece el costo. Pero al respecto, el secretario de la Cámara de Empresarios de Combustible, Raúl Castellanos sostuvo que la diferencia de precios que existe entre la Capital Federal y el interior del país no tiene justificaciones económicas, porque no tiene que ver con el flete ni con la carga impositiva y se trata solo de “políticas comerciales de las compañías petroleras”.

“Nosotros los estacioneros no entendemos esa política comercial, porque no existe justificación para que haya una diferencia de precios del 12% entre la Ciudad de Buenos Aires y el resto del país”, expresó Castellanos.

Fracasó la sesión

Por falta de quorum fracasó la sesión especial del Senado de la Nación para tratar iniciativas parlamentarias que defiendan la zona austral y asignaciones familiares en la Patagonia, La senadora rionegrina Magdalena Odarda había dicho que “este teníamos la gran oportunidad de hacer un gran “Pataganazo” y señaló que “ya tuvimos el primer logro, cuando ANSES confirmó los diferenciales zonales de las asignaciones familiares”

Odarda reiteró su rechazo al modelo anti-patagónico de Cambiemos y expresó que “nos ha quitado los reembolsos por puertos patagónicos, el beneficio del impuesto al combustible, nos mintieron con el Plan Patagonia, frenaron obras públicas como la construcción de jardines de infantes, llevaron a una grave crisis a las universidades públicas, y ahora amenazan con eliminar el plus por zona austral a nuestros jubilados y jubiladas. No podemos mirar para otro lado, hay que denunciar esta mirada totalmente centralista y desde el Congreso debemos trabajar para defender cada uno de los derechos de nuestra Patagonia y su pueblo”.

Peligra subsidio al gas

En la pelea por el Presupuesto 2019, los gobernadores del PJ quieren saber dónde hará el Gobierno nacional el recorte de $200 mil millones.

Para el gobierno nacional, entre los rubros que evalúa recortar, se encuentra el subsidio al gas en la Patagonia ($7.000 millones). Otros renglones remiten a los subsidios en el país a la energía ($8.000 millones) y el transporte ($3.000 millones).

La quita de un aporte del estado nacional, sería de 7.000 millones de pesos al consumo de gas en Patagonia, tornaría insostenible la situación de los consumidores patagónicos, los que ya están recibiendo facturas, para muchos de ellos casi impagables.

El precio de los combustibles treparía otro 10% en septiembre

El poder adquisitivo continúa en baja, la capacidad de compra del combustible se redujo hasta un 25% desde hace dos años y medio. Además, la nafta argentina es la segunda más cara de la región.

El precio del combustible en la Argentina continúa aumentando por encima de la inflación general a partir de diferentes medidas que ha tomado el Ejecutivo que sirvieron para desregular los precios internos y anexar la evolución del valor del combustible a los precios de referencia de mercados externos.

Argentina es el segundo país con mayor costo de los combustibles al consumidor final, con un precio de u$s1,23 el litro de nafta. Detrás se ubican Chile, Brasil, Perú, Paraguay, Colombia, Bolivia, Ecuador y Venezuela. Sólo es superado por Uruguay.

El problema de los combustibles es un verdadero problema para la economía del país, ya que es un bien muy inelástico y la suba de precios no se resuelve con un sustituto generalizado: al tratarse de un insumo estratégico, la suba de las naftas y el gasoil repercute en toda la cadena productiva.

Otra de las cusas del aumento de los combustibles es la consecuencia de un modelo de liberalización tarifaria y flotación del tipo de cambio implementada por el gobierno donde los precios de los combustibles ya supera en 24 puntos a la inflación acumulada en los últimos dos años y medio.

Pero desde el informe realizado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda remarcan que el alza del costo de vida no es el único efecto negativo de la liberación del precio de los  combustibles: a pesar de la desregulación del mercado, la producción de petróleo disminuyó casi 9% desde 2016 respecto al período anterior. Y apunta que, todas las provincias, excepto Tierra del Fuego, vieron menguado su volumen de producción. Por eso, el informe remarca que en septiembre podría aumentar otro 10% el precio de las naftas

 

El Diario de Madryn

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados