Internacionales

En 4 gráficos: así es el dramático operativo de rescate de los niños de Tailandia que paraliza al mundo

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr
Ocho de los doce niños tailandeses atrapados en la cueva de Tham Luang fueron rescatados después de pasar dos semanas en el interior de la gruta del norte de Tailandia. Trece buzos profesionales completaron el trayecto junto a los niños, que recorrieron 3,2 kilómetros para salir de la cueva. El resto del equipo de fútbol y su entrenador permanecen dentro esperando a la segunda tanda. Se esperan más en las próximas horas.
Los extraviados recibieron alimentos, sábanas y clases de buceo en los días previos al inicio del rescate. El proceso se está haciendo de la siguiente manera: los buzos profesionales recorren los 3,2 kilómetros de ida que separan el campamento base del lugar en el que están encaramados los menores. A continuación, cada niño rescatado es equipado correctamente y escoltado por dos o tres buzos en su viaje de vuelta. Por suerte para todos, la operación se está resolviendo con mayor agilidad porque hay tramos en los que pudieron caminar por los pasillos estrechos del interior de la gruta. Las lluvias monzónicas no están siendo tan agresivas como apuntaron los pronósticos, por lo que el trayecto no tuvo que ser exclusivamente bajo el agua. Estas son las cuatro herramientas esenciales que están utilizando los rescatistas para llevar a tierra firme a los niños.
Los cuatro niños que salieron de Tham Luang en la primera tanda el domingo se abrazaron con los buzos que les salvaron la vida, tal y como contó The Guardian desde el lugar de los hechos. Acto seguido, se dirigieron a un hospital de la provincia de Chiang Rai para recibir atención médica. Estuvieron atrapados prácticamente durante una quincena en una cueva oscura, angosta y embarrada. El lunes se reanudó la actividad y salieron otros cuatro.
Esta es una reproducción ilustrativa de cómo está siendo el transporte por las tripas de la gruta tailandesa, de acuerdo a la BBC.
El tiempo corre en contra del resto del grupo, puesto que la lluvia es una incógnita y el recorrido es complicado. Un socorrista, ex marine tailandés, falleció el viernes dentro de la cueva después de quedarse sin oxígeno en el tanque. Para prevenir un desastre parecido, el equipo de rescate dejó bombonas en puntos específicos del camino en caso de que suceda algo parecido. Los niños rescatados permanecen por el momento en cuarentena en el hospital mientras se llevan a cabo las exploraciones médicas con el objetivo de evitar cualquier tipo de riesgo de infección.
Infobae – Gráficos de Tomás Orihuela
Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados