Nacionales

El Gordo Valor quedó en libertad tras cumplir su última pena de cuatro años

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr
Luis “el Gordo” Valor, el ladrón de bancos y blindados más conocido del país, volvió a salir de prisión. Ayer, al mediodía, después de cumplir una pena de cuatro de años de cárcel, abandonó el penal de Urdampilleta, cerca de Bolívar. Actualmente, quien fue considerado en la década del 90 el enemigo público Nº 1, tiene 62 años, 34 de los cuales los pasó preso. La de ayer fue la sexta oportunidad en la que sale de prisión. Nancy Colazo, su pareja desde hace 30 años, y sus dos hijos lo esperaban fuera de la cárcel.
Según figura en su prontuario, comenzó a robar a los 18 años y pasó casi toda su vida dedicada al delito.
“Mi esposo no puede hablar. Firmó un contrato de exclusividad con una editorial y no puede decir nada. Discúlpeme”, expresó la mujer cuando el cronista la llamó por teléfono para obtener una declaración de Valor. Espera vivir de las ganancias del libro y de una película sobre su vida.
A diferencia de lo ocurrido en otras oportunidades, cuando fue beneficiado con la denominada ley del 2×1 o por libertades condicionales, en esta ocasión Valor no tuvo ningún beneficio; recuperó la libertad por haber agotado los cuatro años de prisión que le impuso un tribunal oral de San Martín por tenencia ilegal de arma de guerra.
El 6 de julio de 2014 había sido detenido luego de una persecución en la localidad bonaerense de Bella Vista, en el partido de San Miguel, cuando los uniformados que revisaron la Renault Kangoo gris en la que circulaba junto con un supuesto cómplice encontraron tres pistolas y municiones y un aparato de comunicaciones policial.
Valor denunció que había sido engañado y que el operativo había sido armado por la policía como venganza. Habían pasado solo 66 días desde que había salido de la cárcel, luego de cumplir una condena de siete años de prisión por el robo contra una casa del tradicional Olivos Golf Country, en la localidad de Pablo Nogués.
Un golpe sangriento
Si bien afirmó que nunca mató a nadie, en noviembre de 1999, Valor y seis cómplices, entre los que estaba su lugarteniente más conocido, Héctor Sosa Aguirre, alias Cacho o la Garza, fueron condenados a 20 años de cárcel por el homicidio del sargento de la policía bonaerense Claudio Calabrese, ocurrido el 19 de septiembre de 1994, durante un intento de asalto contra un camión blindado en La Reja.
Esa condena se unificó con otras sentencias por dos asaltos contra blindados y cinco contra bancos, además de la pena impuesta por fugarse del penal de Villa Devoto en 1994, pocos días antes del operativo contra el blindado en La Reja. Recibió entonces una condena unificada de 30 años de prisión.
El 29 de noviembre de 2007, sin embargo, un tribunal bonaerense aplicó la denominada ley del 2×1, que computaba doble cada día que un acusado pasaba detenido sin que estuviera firme la sentencia en su contra, licuó la pena y ordenó la libertad de Valor, a pesar de que había cumplido la mitad de la condena.
Cumpleaños en el tribunal
“¡Vamos a cantarle el ‘Feliz cumpleaños’ al Gordo!”, propuso a los gritos uno de los cómplices de Valor. Era el 15 de octubre de 1999 y el exjefe de la superbanda cumplía 46 años. Entre las sonrisas cómplices de sus abogados, todos comenzaron a cantar y a batir las palmas. El festejo duró unos segundos. Las risas y los cantos terminaron cuando el presidente del tribunal clavó su mirada en Valor, en la Garza Sosa y en los otros cinco imputados y los increpó: “Señores, esto no es un salón de fiestas”. Todos callaron. Diez días después, Valor y sus cómplices fueron condenados por el homicidio del sargento Calabrese.
Ese homicidio ocurrió pocos días después de que Valor y sus cómplices huyeron del penal de Villa Devoto. Su rostro mirando la cámara mientras se descolgaba del paredón de la cárcel sobre la calle Bermúdez ocupó los noticieros el 16 de septiembre de 1994.
Gastó todo el dinero que había obtenido en la época en la que asaltaba bancos y blindados en comprar silencios para poder mantenerse en la clandestinidad. Uno de sus cómplices, fallecido, le dijo a este cronista que la banda robaba para un sector policial, Luego de estar prófugo durante ocho meses, efectivos de la policía bonaerense lo detuvieron en Villa Lugano. Fue atrapado, pero esa fuga le permitió adoptar la figura de un mito en el mundo del hampa.
El exenemigo público N° 1
Una carrera criminal que empezó en 1975
Septiembre 1994: Fuga del penal de Devoto
Luis “Gordo” Valor protagonizó un audaz escape de la cárcel, acompañado por Hugo “La Garza” Sosa y otros tres compinches. La banda de Valor se había especializado en el robo a blindados y bancos durante los años 80
Mayo 1998: Primera condena
Tras ser recapturado, Valor recibió una pena de siete años de prisión por fugarse del presidio. Un año después sumaría una sentencia de 20 años de prisión por el asalto a un blindado en la localidad de La Reja, hecho en el que murieron dos delincuentes y un policía. En 2003 fue condenado a 24 años de prisión por el robo de dos blindados y sus sentencias fueron unificadas en una pena de 30 años
Diciembre 2007: Beneficios y capturas
La llamada ley del 2×1 permitió a Valor cumplir su pena al final de 2007. Volvió a ser detenido en agosto de 2009 tras un tiroteo en el Olivos Golf Club. Salió a comienzos de 2014 y en mayo de ese año fue detenido en San Miguel
La Nación
Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados