Internacionales

Tras un nuevo escándalo, renuncia en Chile el Obispo encargado de investigar abusos

El obispo chileno Alejandro Goic, presentó su “renuncia indeclinable” al Consejo de Prevención de Abusos a menores, luego de que se conociera que no actuó frente a las denuncias por pedofilia de 14 sacerdotes que estaban a su cargo en la diócesis de Rancagua, según confirmó hoy la Conferencia Episcopal de Chile.
“He presentado mi renuncia indeclinable al Consejo. Necesito concentrar todas mis energías en la diócesis para esclarecer todos estos lamentables hechos, con mis hermanos sacerdotes, apoyando a todas las comunidades, en especial a las que más han sufrido y han quedado sin su párroco”, aseguró Goic en una entrevista con el diario chileno La Tercera.
Horas más tarde, en un documento, la Conferencia Episcopal confirmó su renuncia, la cual fue aceptada.
“Comprendemos que las actuales necesidades y dificultades que han ocurrido en la diócesis que pastorea han hecho necesaria esta determinación”, dice el texto. De todos modos, la Conferencia Episcopal resaltó “su constante esfuerzo y dedicación a la escucha y acogida de las víctimas de estos delitos y pecados”.
Goic, quien estaba a cargo del Consejo Nacional de Prevención de Abusos Sexuales a Menores de Edad de la Conferencia Episcopal de Chile, renunció como consecuencia de los casos de abusos a menores conocidos el viernes 18 a partir de una investigación del Canal 13. La denuncia fue difundida el mismo día que los obispos chilenos regresaron de una reunión con el Papa Francisco, en Roma, para tratar, precisamente, una serie de escándalos en la que sacerdotes aparecen acusados de abusos a menores.
La investigación mostró las denuncias de una ex agente de pastoral juvenil quien mantuvo con Goic cuatro encuentros para contarle sobre los abusos que cometían los curas de su diócesis. La joven aseguró que le entregó al obispo una lista con el nombre de 17 sacerdotes que supuestamente integraban una red, encabezada por alguien que se hacía llamar “la Abuela”. Las víctimas fueron chicos de entre 14 y 17 años.
En el reportaje con La Tercera, Goic, sostuvo que “estas actividades no eran conocidas y yo no fui capaz de darme cuenta, si es que hubo signos visibles. Hoy tengo que reconocer que en eso fui poco cuidadoso. Pero hay que decir con toda claridad: esto ocurre en algunos sacerdotes. Hay una gran mayoría que sigue cumpliendo su ministerio con fidelidad al Señor, con amor a la gente a la que sirven y con dedicación a su misión”.
El obispo precisó que los 14 sacerdotes denunciados fueron suspendido pero que sólo uno, Luis Rubio, párroco de Paredones, fue denunciado en la justicia por abuso de menores. Según Goic, los otros trece sacerdotes están siendo investigados por uso de dinero parroquial en gastos personales o por conductas impropias.
El escándalo en el obispado de Rancagua, ubicado a 100 kilómetros al sur de Chile, ocurre en medio de una crisis dentro de la Iglesia chilena, disparada por los abusos cometidos por el sacerdote Fernando Karadima. Por el supuesto encubrimiento, el Papa Francisco citó a todos los obispos chilenos a Roma quienes terminaron poniendo a disposición su renuncia.
Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados