Nacionales

El gobierno fueguino planea declarar la emergencia en obesidad infantil

El gobierno de Tierra del Fuego planea enviar a la Legislatura un proyecto de Ley de Emergencia para controlar la obesidad infantil, con acciones sanitarias y educativas, luego de detectar que el 43,8 por ciento de los niños de entre 5 y 11 años de la provincia sufren de sobrepeso, una cifra que se ubicó entre las más altas del país.
El dato fue obtenido por el Programa de Salud Escolar (Prosane) de la provincia, que relevó a alumnos de primero a sexto grado de la escuela primaria durante 2017 y la comparación con períodos anteriores demuestra que no se trata de una excepción.
En 2014, el mismo índice trepó al 48,6%, superando a provincias como Neuquén (44,5%), Buenos Aires (41,3%) y a otros estados provinciales que tienen valores cercanos al 30%.
Según el Prosane, además, el 67% de los niños fueguinos no realiza la cantidad de actividad física recomendada y el 91% y el 78% no consume, respectivamente, la cantidad de frutas y verduras sugeridas.
“En otras provincias el problema es la desnutrición, nosotros no tenemos casos de desnutrición importantes: nuestro problema es la malnutrición”, reconoció hoy el ministro Salud provincial, Guillermo Ruckauf, en declaraciones a Radio Nacional.
El funcionario se refirió al trabajo conjunto que desarrolla su cartera con otras áreas para combatir el sobrepeso en los niños.
“El lugar se presta para el sedentarismo por las condiciones climáticas pero trabajamos con la Secretaria de Deportes para cambiar hábitos porque hay muchas actividades que se pueden hacer al aire libre o bajo techo”, añadió.
Ruckauf remarcó que en Tierra del Fuego “también tenemos que cambiar hábitos alimentarios. Se come mucho con la excusa del frío sin ningún fundamento”.
El gobierno fueguino presentó ayer durante la inauguración de unas “Jornadas de alimentación saludable y prevención de la obesidad” un anteproyecto de “ley de emergencia para el control integral de la obesidad infantil” que será elevado a la Legislatura por la propia gobernadora Rosana Bertone.
La iniciativa elaborada por un Comité de Obesidad Infantil que integran equipos técnicos de los ministerios de Salud y de Educación recibió el acompañamiento de autoridades nacionales.
El proyecto incluye medidas como la exclusión de productos ultraprocesados (azucarados, hipercalóricos y/o con alto contenido en sodio) en las líneas de cajas de los supermercados y su exhibición al alcance de los niños.
También propone regular los kioscos que funcionan dentro de las instituciones educativas, articular acciones con los responsables de los comedores escolares y asegurar el acceso a agua segura y gratuita.
Además, establece la inclusión de la educación alimentaria y el aumento de los estímulos de educación física en el diseño curricular provincial y el desarrollo de estrategias de información y comunicación que ayuden a la población a adoptar hábitos de consumo saludables.
La provincia se comprometería, por esta norma, a acompañar políticas nacionales para favorecer el “etiquetado frontal de los alimentos, para identificar claramente los productos procesados con alto contenido de sodio, grasas y azucares” y la regulación de la publicidad, evitando la promoción de alimentos no saludables.
Incluso se impulsarán políticas fiscales para estimular el mayor consumo de frutas y verduras y que desincentiven el consumo de bebidas azucaradas y otros productos comestibles altos en sodio, azúcar y grasas.
El anteproyecto de ley tomó como base datos estadísticos de la Encuesta Mundial de Salud Escolar (EMSE) y de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR 2013).
“Creemos que esta iniciativa es muy importante y nos permite compartir estándares de buena calidad, tanto en lo regulatorio para la prevención de las enfermedades crónicas, como para el acceso y calidad de los servicios de salud”, aseveró a Télam la jefa de la Dirección Nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles, Verónica Shoj.
La funcionaria, quien participó en Ushuaia de la presentación del proyecto, también mencionó que no se puede pensar en prevención de la obesidad infantil “sin la articulación entre áreas como salud, educación, desarrollo social y economía, porque todo lo que tiene que ver con una alimentación saludable excede ampliamente los servicios sanitarios”.
Por su parte, la directora de Promoción y Cobertura Universal de Salud de la provincia, Marcela Segovia, destacó que el aporte multidisciplinario permitirá desarrollar una ley “ambiciosa pero concreta” que servirá para “enfrentar este problema sanitario en el distrito”.
Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados