Internacionales

Las tarjetas de crédito empiezan a decirle adiós a las firmas

Desde hace casi una década, Doug Taylor, un gerente de ventas que viaja a menudo por trabajo, firma los recibos de tarjetas de crédito con el garabato de un perro moviendo la cola. Hasta ahora, ningún cajero ha rechazado su “firma” como inválida. “La mayoría de las veces se ríen”, dijo Taylor, de 44 años, que vive en Mobile, Alabama. “O lo miran y no se dan cuenta”.

Las redes de tarjetas de crédito finalmente están listas para reconocer lo que desde hace años es obvio para compradores y comerciantes: las firmas no son una forma útil de comprobar la identidad de alguien.

Más adelante este mes, cuatro de las redes más grandes (American Express, Discover, Mastercard y Visa) dejarán de exigirlas como requisito para completar las transacciones de la tarjeta.

La firma, una forma centenaria de verificar la identidad, se está extinguiendo rápidamente. Los cheques ya son un anacronismo. Cuando las firmas de tarjetas de crédito desaparezcan, las autenticaciones manuscritas quedan relegadas a algunas circunstancias especiales: sellar una operación grande como la compra de una casa, o lograr el autógrafo de algún famoso como un recuerdo, e incluso eso está siendo reemplazado por la selfie.

Las firmas de la tarjeta no se desvanecerán de la noche a la mañana. El cambio es opcional, lo que permite a los minoristas decidir si quieren dejar de juntar firmas.

Las nuevas reglas variarán en cada red de tarjetas.

Mastercard dice que hace años que quiere implementar este cambio, pero que decidió mantener las firmas hasta que las tarjetas con chips se volvieran comunes.

Las compañías de tarjetas, que cubren los costos de los gastos de tarjetas de crédito fraudulentas, comenzaron a agregar los microchips hace más de una década para reducir las pérdidas relacionadas con el fraude.

Los chips crean códigos únicos para cada transacción, lo que hace que las tarjetas sean mucho más difíciles de copiar.

Si bien son muy populares en Europa y Asia desde hace tiempo, solo despegaron en los Estados Unidos hace tres años, cuando las redes de tarjetas comenzaron a castigar a los comerciantes que todavía confiaban en la vieja tecnología de deslizar tarjetas.

En ese punto, las firmas se volvieron en gran medida irrelevantes para resolver las reclamaciones por fraude.

“La firma realmente ha agotado su vida útil”, dijo Linda Kirkpatrick, directora de desarrollo de negocios de Mastercard en Estados Unidos.

Una medida de casi 100 años

La tecnología tardó casi un siglo en superar el nombre garabateado a mano. La tarjeta de crédito se remonta a la década de 1920, cuando las tiendas comenzaron a emitir placas de metal en relieve con franjas de firma de papel que permitían a los clientes agregar compras a su libro mayor y liquidar la factura más tarde.

Treinta años más tarde, los bancos y las redes de comerciantes introdujeron tarjetas que funcionaban en una variedad de tiendas minoristas.

A fines de la década de 1950, un comprador podía salir de casa sin dinero en efectivo y comprar alimentos y nafta, y hasta inclusive pagar la cena, todo con una sola firma.

Mastercard dice que hace años que quiere implementar este cambio, pero que decidió mantener las firmas hasta que las tarjetas con chips se volvieran comunes.

Los investigadores analizaron los comprobantes de crédito firmados para determinar si los titulares de tarjetas estaban presentes cuando se realizaron las transacciones.

Se requirieron firmas en todas las compras; los comerciantes que no las recogían generalmente tenían que absorber las pérdidas si las transacciones eran disputadas.

Los minoristas también podrían ser considerados responsables si no se daban cuenta de que la firma en un recibo no coincidía con la que figuraba en el reverso de la tarjeta del cliente.

Luego, despegaron las compras online, lo que obligó a los emisores de tarjetas a encontrar nuevas formas de detectar y adjudicar el fraude. A medida que mejoraron sus sistemas forenses, las firmas se convirtieron en una reliquia.

Algunos comerciantes dudan en meterse con un proceso que los clientes han incorporado a su memoria muscular.

“Creo que se terminaron”, dijo Mark Horwedel, director ejecutivo de Merchant Advisory Group, un grupo comercial que representa a grandes minoristas de los EE.UU.

Horwedel dijo que estima que, para fin de año, el 75% de los miembros de su grupo habrán dejado de pedirles a sus clientes que firmen sus nombres en los recibos de tarjetas de crédito. Agilizar las líneas de pago es un poderoso incentivo, dijo.

Los minoristas más pequeños probablemente quedarán rezagados. ShopKeep y Square, dos populares sistemas de pago para pequeñas empresas, dijeron que no planean actualizar inmediatamente sus sistemas para permitir que los minoristas omitan firmas en todas las transacciones. (Actualmente, ambos permiten a los comerciantes desactivarlas en transacciones por debajo de los 25 dólares).

Los minoristas más pequeños probablemente quedarán rezagados.

Las nuevas reglas variarán en cada red de tarjetas. American Express está abandonando su requisito de firma a nivel mundial en todas sus tarjetas. Mastercard está terminando el requisito solo en los Estados Unidos y Canadá.

El cambio de Discover se aplica en esos países más México y el Caribe. Visa está haciendo que las firmas sean opcionales en toda América del Norte, pero solo para los minoristas con sistemas de pago que leen tarjetas con chip.

Algunos comerciantes dudan en meterse con un proceso que los clientes han incorporado a su memoria muscular. Mikiah Westbrooks, propietaria de Brix, un bar de vinos en Detroit, dijo que le preocupaba que saltarse las firmas afectara los consejos de sus trabajadores.

De tanto en tanto, también ha encontrado firmas útiles para combatir reclamos de fraude. Un cliente que impugnó una factura el verano pasado se retractó cuando presentó un recibo firmado.

“Estaban mintiendo, y yo tenía pruebas”, dijo Westbrooks.

Fuente: Clarín.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados